27 de agosto de 2007

Colombia.- El número dos de las FARC asegura que están dispuestos a participar en un gobierno progresista en Colombia

Raúl Reyes mostró su admiración por los cambios políticos que vive América Latina, en especial Ecuador, Bolivia y Argentina

BUENOS AIRES, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

El comandante Raúl Reyes, número dos de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aseguró hoy estarían dispuestos a formar parte de un gobierno progresista o socialdemócrata en Colombia y admitió que las FARC disponen de movimientos políticos en la clandestinidad que operan por todo el país. Así lo indicó Reyes en la segunda parte de una entrevista que ayer comenzó a publicar el diario argentino 'Clarín'.

El número dos de las FARC mostró su admiración a los procesos políticos en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina. Reyes destacó el "avance sustancial" del gobierno del presidente argentino Néstor Kirchner "luego de la debacle en que se encontraba ese pueblo por el neoliberalismo de Carlos Saúl Menem".

Sobre los procesos de reforma que están experimentando Ecuador, con el presidente Rafael Correa y Bolivia, con el presidente Evo Morales, Reyes dijo que las FARC los ven "con mucha simpatía".

El comandante de las FARC, que recibió al periodista de 'Clarín' en un campamento habilitado para la ocasión, explicó que la guerrilla no tiene un brazo político armado ya que, de tenerlo, el Estado se dedicaría a asesinarla, a masacrarla "como hizo el Estado con la Unión Patriótica de los años 80". Sin embargo admitió que tienen "organizaciones políticas en la clandestinidad". "Es el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, que tiene presencia en todo el país", declaró Reyes.

El número dos de las FARC añadió que, además de la citada agrupación, cuentan con el Partido Comunista Clandestino, un "partido que como su nombre lo indica, no aparece por ningún lado".

Reyes tuvo tiempo para valorar el gobierno de Venezuela, donde, señaló el número dos de las FARC, "vemos a un gobierno revolucionario, que quiere llegar al socialismo, un gobierno apoyado por la inmensa mayoría que también dispone de muchísimos recursos y que sabe administrar bien". "Todavía le falta desarrollar mucho a favor de su pueblo, eso es cierto, y seguro que pensando en eso es que Chávez considera vital continuar muchos mas años dentro del gobierno", manifestó.

ESPERANZAS

El número dos de las FARC aseguró que tiene "toda la confianza" de que pueden llegar al poder, pero que lo que pretenden antes de eso es conseguir en Colombia una apertura "que tiene que darse mediante la conformación de un nuevo gobierno que quiera la paz con justicia social". Para ello, señaló la necesidad de un gobierno "pluralista, patriótico, democrático, que se comprometa con la paz, con la defensa de la soberanía, con la independencia, que no extradite más colombianos" y que respete la dignidad de su pueblo.

"Nosotros exigimos la renuncia del gobierno de Uribe por ilegítimo, por corrupto, por ser el responsable de la narco-parapolítica. Y hemos pensado que debe ser reemplazado por una coalición para conformar un gobierno pluralista, patriótico y democrático, que se comprometa con la verdadera paz. Un gobierno así puede servir también en Colombia, como por ejemplo un gobierno del Polo Democrático Alternativo", reivindicó Reyes.

El comandante de las FARC (de ideología marxista-leninista) dijo que aunque Polo Democrático es un partido socialdemócrata, sin embargo tiene una fuerza política de masas, con la que las FARC podría colaborar. "Pensamos que si con un gobierno de estos se pueden abrir espacios de participación que beneficien a la población, pues ése es uno de los objetivos que tenemos", indicó.

Reyes respondió a la pregunta de qué es el socialismo para las FARC e indicó que el socialismo "debe eliminar la explotación del hombre por el hombre" y que debe "garantizarle a la población el derecho a la vida, al trabajo, a la salud, a la educación, a la vivienda".

Por otra parte, el número dos de las FARC negó cualquier vínculo con el narcotráfico. "Somos una organización revolucionaria, no delincuentes comunes ni terroristas", aunque reconoció que cobran impuesto revolucionario a los intermediarios del narcotráfico y de otros sectores y aseguró que las denuncias del Gobierno en ese sentido contra la guerrilla son "las falacias de las que habla el régimen".

Reyes finalizó recordando su tesis de que las FARC no iniciaron la guerra, sino que esta se desató porque una "elite avara y opresora" les forzó.