28 de mayo de 2013

La OEA celebra el acuerdo entre Gobierno y FARC por ser un "paso positivo" hacia el fin del conflicto

WASHINGTON, 28 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, ha celebrado el acuerdo alcanzado el pasado domingo entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) sobre desarrollo agrario y rural al considerar que es "un paso positivo" hacia el fin del conflicto.

"El secretario general saluda el acuerdo sobre el tema agrario alcanzado por el Gobierno de Colombia y las FARC", ha informado la organización regional en un comunicado.

El líder hemisférico ha considerado que este acuerdo "constituye un paso positivo en el proceso por alcanzar la paz en Colombia después de varias décadas de conflicto en este país".

Así, "ha expresado su esperanza de que este primer acuerdo abra camino a otros acuerdos sustantivos sobre los demás puntos aún pendientes en la agenda de negociaciones".

El Gobierno y las FARC anunciaron ayer la firma de un acuerdo sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda temática del diálogo de paz y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota su lucha armada.

Según explicaron las partes en un comunicado conjunto, incluye cuestiones como el acceso y uso de la tierra, gestión de las tierras improductivas, formalización de la propiedad, frontera agrícola, lucha contra la pobreza y el hambre o protección de las zonas de reserva.

"Busca que el mayor número de habitantes sin tierra o con tierra insuficiente pueda acceder a ella mediante la creación de un fondo de tierras para la paz", dijeron. Además, se crean mecanismos para solucionar conflictos de uso y una jurisdicción agraria para la protección de los derechos de propiedad con prevalencia del fin común.

También establece que debe acompañarse a los campesinos con planes de vivienda, agua potable, asistencia técnica, educación, adecuación de tierras, infraestructura y recuperación de suelos. "Busca que se reviertan los efectos del conflicto y se restituyan las víctimas del despojo y desplazamiento forzado", señalaron.

Este acuerdo "es el inicio de transformaciones radicales de la realidad rural y agraria de Colombia con equidad y democracia. Está centrado en la gente, en el pequeño productor", subrayaron ambas delegaciones.

Gobierno y guerrilla explicaron que en estos seis meses de negociaciones han abordado más cuestiones aparte de la rural y agraria, por lo que ahora avanzarán "con mayor celeridad en la búsqueda de acuerdos".

Está previsto que el próximo 11 de junio las dos delegaciones vuelvan a encontrarse para iniciar el décimo ciclo del diálogo de paz, en el que abordarán ya el segundo punto de la agenda: la participación en política.

Desde el pasado 8 de octubre en Oslo y 19 de noviembre en La Habana el Gobierno y las FARC negocian una agenda temática de cinco puntos para poner fin a más de medio siglo de conflicto armado.