18 de octubre de 2012

Colombia.- La ONU afronta con "esperanza desmesurada" y "optimismo moderado" el proceso de paz

BOGOTÁ, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

El coordinador del Sistema de Naciones Unidas en Colombia, Bruno Moro, ha indicado que la organización internacional afronta con una "esperanza desmesurada" y un "optimismo moderado" el diálogo de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En declaraciones a Caracol Radio, Moro ha explicado que la ONU ha depositado "esperanzas desmesuradas" en el proceso de paz porque "desea" que sirva para poner fin al conflicto armado que asuela al país iberoamericano desde hace más de medio siglo.

Si bien, ha considerado que el optimismo debe ser "moderado", ya que los anteriores procesos de paz también fueron recibidos con gran expectación y finalmente no fueron capaces de colmar los anhelos del pueblo colombiano y de la comunidad internacional.

Además, el coordinador de la ONU en Colombia ha destacado el valor de las partes para sentarse en la mesa de negociaciones, al tiempo que ha subrayado que deben abordar como tema prioritario la restitución de tierras.

Las conversaciones del Gobierno y de las FARC han comenzado este miércoles en Oslo, dos días después de lo previsto, debido a que su llegada a la capital noruega se retrasó por problemas climatológicos, logísticos y jurídicos.

Al parecer, los jefes de las delegaciones gubernamental y guerrillera, Humberto de la Calle e 'Iván Márquez', respectivamente, se han reunido a puerta cerrada en las afueras de Oslo, sin que se conozca la ubicación exacta, para acordar la forma y el contenido del diálogo de paz.

El jueves, ambas delegaciones ofrecerán una rueda de prensa para hacer el anuncio formal del inicio del diálogo de paz. Según el protocolo establecido, se leerá un comunicado conjunto y después comparecerán de forma sucesiva el Gobierno y las FARC, para que sus representantes no coincidan ante los medios de comunicación.

Una semana después del arranque oficial del proceso de paz, las negociaciones se trasladarán a La Habana, donde un total de 30 colaboradores por cada una de las partes negociarán de forma ininterrumpida hasta un máximo de ocho meses, ya que es el límite temporal que se ha dado el Gobierno para conseguir resultados.