2 de abril de 2006

Colombia.- La Organización Indígena de Colombia denuncia la muerte de dos profesores a manos de las FARC

BOGOTA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Organización Indígena de Colombia (ONIC) denunció hoy la muerte de dos profesores indígenas de la comunidad Wanaan a manos de presuntos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en sendos incidentes acaecidos entre el jueves y el viernes en el departamento del Chocó.

"Mientras en Bogotá desde hace tres días se viene trabajando con autoridades indígenas, jueces y magistrados de diferentes partes de Colombia, sobre cómo coordinar la justicia ordinaria y la jurisdicción especial indígena, las FARC asesinaron a dos profesores indígenas Wanaan en el Chocó", comunicó la ONIC.

Según un comunicado de esta organización, los indígenas asesinados fueron Arselio Peñas y John Osorio, que ejercían la docencia en la comunidad Unión Wanaan.

"Peñas fue sacado de la comunidad el jueves por la mañana mientras daba clase y miembros de esta misma comunidad lo encontraron asesinado por la tarde", denunciaron.

Por su parte, Osorio "fue sacado el viernes en la noche de la embarcación en la que se desplazaba desde el municipio de Istmina hacia la comunidad, y apareció muerto este sábado en la mañana".

Esta noticia se produce después de que al menos cinco guerrilleros de las FARC muriesen este sábado en varios combates con el Ejército en una región al noroeste de Colombia, según reportó el sábado un informe castrense.

Uno de los enfrentamientos se produjo en el departamento de Antioquia donde murieron tres insurgentes de las FARC a quienes se les decomiso armamento de guerra y un radio de comunicaciones.

Entre los insurgentes muertos aparece Miguel Angel Castro, alias 'Richard', segundo comandante de un frente de guerra de las FARC en la región del Urabá, acusado por las autoridades del asesinato de más de 160 personas y múltiples secuestros.

El boletín militar también dio cuenta de otro combate en la misma zona rural del Chocó, provincia vecina de Panamá, en el que murieron otros dos insurrectos, esta vez del Ejército de Liberación Nacional (ELN), guerrilla en diálogo con el Gobierno colombiano.

Los ilegales, incluida una mujer, cayeron cuando cobraban una extorsión de 10 millones de pesos (unos 4.400 dólares) en el sitio Animas del Medio, a unos 300 kilómetros al oeste de Bogotá.