17 de agosto de 2007

Colombia.- Piedad Córdoba acepta trabajar por el acuerdo humanitario porque "se trata de la vida de mucha gente"

BOGOTA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

La senadora colombiana Piedad Córdoba aceptó la solicitud del presidente, Alvaro Uribe, de servir como facilitadora de un intercambio humanitario ante la guerrilla de las FARC porque, según dijo, "se trata de la vida de mucha gente" que está secuestrada.

Córdoba se reunió ayer en Caracas con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y reveló que el gobernante considera que el "tema es delicado", ante lo cual llamó a Uribe para informarse de todos los pormenores y las circunstancias que rodean todo este proceso.

Ambos jefes de Estado "quedaron de hablar posteriormente, en una visita muy rápida a Colombia en los próximos días", explicó Córdoba, que aceptó recibir a las víctimas y a los familiares de los secuestrados el pròximo lunes.

Hablaron sobre el supuesto traslado de la ex candidata Ongrid Betancourt a Venezuela, donde sería liberada. "Es una información que realmente no tiene ningún asidero. Ni el presidente Chávez, ni el presidente Uribe tiene idea de dónde salió esa noticia", agregó.

Por su parte, tras su encuentro con la congresista colombiana, Chávez manifestó a Córdoba su total disposición de ayudarle para el "éxito" de sus gestiones en busca de un acuerdo con las FARC para el canje de secuestrados por guerrilleros presos.

La parlamentaria expresó que espera que la cooperación venezolana sea entendida por las FARC "como un gesto importante de un gobierno amigo, cercano", según informa la emisora local RCN, de la que se hace eco Europa Press.

Hugo Chávez y Piedad Córdoba se reunieron en el Palacio de Miraflores, sede del Gobierno, para hablar el tema humanitario y del rol facilitador de Venezuela, que comparte con Colombia 2.219 kilómetros de frontera terrestre.

Uribe autorizó el pasado miércoles a la senadora opositora para que gestione con las FARC un acuerdo para el canje humanitario, mientras Chávez anunció que este lunes recibirá a un grupo de familiares de los secuestrados.