17 de febrero de 2011

Colombia.- Piedad Córdoba asegura "no hubo mala fe" por parte de las FARC en el proceso de liberaciones

BOGOTÁ, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

La ex senadora colombiana Piedad Córdoba ha asegurado este jueves que "no hubo mala fe" por parte de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ante la fallida liberación de dos uniformados por un supuesto error sobre la información del lugar donde serían entregados.

El mayor Guillermo Solórzano y el cabo Salín Sanmiguel debieron ser liberados el pasado domingo en un punto de la selva sur de Colombia, pero el operativo humanitario finalmente fracasó y no fue sino hasta el miércoles que ambos uniformados regresaron a sus hogares.

El Gobierno de Juan Manuel Santos argumenta que la guerrilla entregó unas coordenadas falsas, mientras que Córdoba --líder de este proceso-- apunta a la existencia de "dificultades" de diversa naturaleza.

"Esto no se puede resumir tan a la ligera. No hubo mala fe de nadie", ha aseverado Córdoba en declaraciones a la emisora local RCN, al revelar que el miércoles estuvieron tentados a suspender el operativo por las condiciones climáticas.

En este sentido, Córdoba ha desvelado que tiene en su poder un mensaje del comandante en jefe de las FARC, Alfonso Cano, en el que agradece "estas acciones" de liberación y propone "analizar elementos nuevos para la pacificación" de Colombia.

Asimismo, la ex senadora ha anunciado que la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) también ha manifestado su interés de "integrarse a un posible proceso" de paz, aunque no ha revelado más detalles sobre las intenciones de este grupo armado.

PROBLEMAS EN LA LIBERACIÓN

Córdoba ha explicado los problemas que tuvieron en el desarrollo del operativo de liberación de Solórzano y Sanmiguel llevado a cabo el miércoles en el sur de Colombia. Según ha dicho, los secuestrados fueron trasladados en coche y no en helicóptero por las dificultades climáticas.

Los pilotos del helicóptero prestado por Brasil "intentaron muchas veces aterrizar en ese terreno difícil y al ver que no podíamos, decidimos hacerlo en la montaña, con tan buena suerte que encontramos un campesino indígena que nos prestó el celular para comunicarnos con la Cruz Roja", ha indicado.

La misión humanitaria tuvo que finalmente alquilar una camioneta para llegar al lugar donde estaban los dos rehenes con los guerrilleros y, posteriormente, regresar al sitio donde había aterrizado el helicóptero que los trasladó hasta la ciudad de Cali, en el departamento de Valle del Cauca.

La entrega de estos dos rehenes ha puesto fin a la misión humanitaria que comenzó el pasado 9 de febrero, en la que han sido liberados el concejal de San José del Guaviare Marcos Baquero; su colega de Garzón de Huila José Armando Acuña; el infante de Marina Henry López Martínez y el patrullero Carlos Alberto Ocampo.

Córdoba enviará a Santos un informe con los detalles "de todo lo que pasó en estas liberaciones y en otras anteriores" en las que ha participado en los últimos tres años que han permitido que 19 rehenes regresaran a sus hogares, algunos de ellos, tras seis y hasta 12 años de cautiverio.

Por último, la ex senado ha insistido en la necesidad de iniciar un proceso de paz, propuesta que ha sido rechazada en repetidas ocasiones por el Gobierno de Santos. "Lo importante no es liberar a cuenta gotas, sino pensar en un proceso de paz que nos saque de esta guerra vergonzosa que vivimos", ha expresado.

Las FARC todavía mantienen en su poder a 16 policías y soldados, algunos de ellos desde hace más de 13 años, a los que pretenden intercambiar por guerrilleros presos en las cárceles de Colombia y Estados Unidos en un eventual canje humanitario.

El Gobierno, en cambio, ha dejado claro de que no dialogará con lo rebeldes hasta que no libere a los "más de cien" secuestrados, entre los que se cuentan uniformados, políticos, activistas y civiles.