4 de abril de 2012

Colombia.- La Policía pide a las FARC y el ELN que entregue los cuerpos de dos uniformados que murieron en cautiverio

BOGOTÁ, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha pedido este miércoles a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) los cuerpos de los agentes Luis Hernando Peña Bonilla y Carlos Herman Guaqués, quienes fueron secuestrados por esos grupos armados y que habrían muerto en cautiverio hace ya unos años.

Peña Bonilla fue secuestrado en noviembre de 1998 durante la toma de la base de Mitú, capital del departamento de Vaupés. Uno de los uniformados liberados en julio de 2008 durante la llamada 'Operación Jaque' comentó que Peña sufría trastornos mentales, lo que habría sido motivo suficiente para que el ahora fallecido jefe militar de las FARC Víctor Julio Suárez Rojas, alias 'Mono Jojoy', ordenara su asesinato.

Aunque el Gobierno ha mantenido la prudencia en este asunto, el Ministerio de Defensa de Colombia decidió ascender a Peña Bonilla a subcomisario. La familia ha pedido en reiteradas ocasiones a las FARC que confirmen si el oficial realmente fue ejecutado. Las últimas pruebas de vida fueron entregadas en 2002.

Según investigaciones de la Inteligencia colombiana, Carlos Herman Guaqués habría muerto hace un par de años por razones desconocidas cuando estaba en un campamento del ELN, sin embargo, esta información no ha podido ser confirmada.

"Lo mínimo que esperamos es que los terroristas devuelvan los cadáveres de los policías que fueron asesinados en cautiverio y por eso nuestra exigencia vehemente", ha expresado el jefe de la Policía de Colombia, Óscar Naranjo, en declaraciones a la prensa.

Las FARC liberaron el pasado lunes a los últimos diez uniformados que tenía en su poder desde hace más de trece años en una histórica operación humanitaria, gesto con el que pretenden ratificar el anuncio del pasado febrero cuando se comprometieron a poner fin a esta práctica que ha caracterizado durante décadas ese grupo armado.

"Nosotros no descansaremos hasta encontrar sus cuerpos y regresarlos al seno de sus familia para que puedan descansar en paz", ha asegurado Naranjo, tras la misa de acción de gracias por la liberación de un grupo de secuestrados