3 de febrero de 2016

Colombia prohíbe portar armas de fuego en todo su territorio durante 2016

Colombia prohíbe portar armas de fuego en todo su territorio durante 2016
PIXABAY

   BOGOTÁ, 3 Feb. (Notimérica) -

   Colombia, uno de los países con mayor índice de violencia de toda Iberoamérica, ha aprobado esta semana un decreto que prohíbe el porte de armas en el país durante todo 2016.

   El gobierno de Juan Manuel Santos ha seguido los pasos de otros países como Brasil, que en 2003 aprobó una ley que prohibió el porte de armas de forma permanente, aunque en ese caso no resultó muy efectiva y el último reporte de las Naciones Unidas advirtió de que las muertes con armas de fuego alcanzaron las cifras más altas de su historia en 2012. Esa es la razón por la que el gobierno colombiano ha adoptado medidas más restrictivas que su vecino.

   Anteriormente en Colombia ya se habían aprobado algunas prohibiciones que limitaban la tenencia y porte de armas, pero eran menos prolongadas en el tiempo y no se implantaron a nivel nacional, sino de manera provincial. Por ejemplo en Bogotá, donde las autoridades ya habían implementado restricciones de este tipo entre el pasado 23 de diciembre y el 31 de enero.

   Según ha recogido 'El Comercio', Santos, al hacer un balance de esta medida y antes de que se abriera el plazo para su vigencia, indicó que "los resultados que nos ha dado la policía en cantidad de vidas que se han ahorrado por esta decisión es positiva".

   El pasado 20 de enero se registró una reducción del 13 por ciento en casos de homicidio, 146 muertes violentas menos que el año pasado. En este sentido, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, explicó que esta medida ha permitido abordar dos temas importantes: por un lado, los homicidios por peleas con armas de fuego, en muchos casos legales; y por otro, controlar las armas ilegales que circulan por las calles, facilitando el trabajo de las fuerzas de seguridad.

   Esta medida presenta una autorización de posesión de armas por cada 53 habitantes; es decir, habrá permisos de porte para 500.000 armas y de tenencia para 400.000.

   Este decreto que prohíbe el porte de armas producirá que todos los permisos sean de tenencia, ya no podrán llevarse por la calle ni en sitios públicos, únicamente dentro de las propiedades. No obstante, la ley contempla algunas excepciones como en empresas de vigilancia, esquemas de seguridad del sector público y ciudadanos que demuestren que necesitan, por seguridad, portar un arma. Estos últimos deberán solicitar permisos especiales.

   ARMAS ILEGALES

   Identificar el armamento ilegal que existe en Colombia es muy importante, ya que se estima que en este país puede haber 2,5 millones de armas al margen de la ley, según ha indicado el Centro de Estudios para Análisis de Conflictos (CEAC). Esta cifra incluye aquellas armas que están en manos de guerrilla, grupos paramilitares, bandas criminales y otros grupos ilegales.

   Según el director de CERAC, Jorge Restrepo, entre un 97 y un 98 por ciento son armas de fuego cortas y de puño, como pistolas, revólveres o fabricadas de forma artesanal, las armas largas como las metralletas, suelen estar en manos de la guerrilla.

   HOMICIDIOS POR ARMAS DE FUEGO

   Más del 80 por ciento de las víctimas de violencia del país mueren por un arma de fuego. Ante esta situación, Restrepo explicó que "hay profesionales de la violencia armada que utilizan las armas de manera muy eficiente" y añadió que "conocemos un arma que se utilizó 27 veces en homicidios antes de que fuera incautada".

   El gobierno confía en que esta medida dará resultados visibles a lo largo del año, ya que las previsiones se centran en la reducción del homicidio por arma de fuego de al menos un 20 por ciento.

   En los últimos 20 años la tasa de homicidios en Colombia pasó de 65 a 25, por cada cien mil habitantes, pero esto no es significativo ya que el país se encuentra por encima de promedio del continente.

   En el marco del proceso de paz que está viviendo el país con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), este decreto de prohibición podría ayudar a garantizar la seguridad de los guerrilleros, compromiso que el Estado deberá asumir según lo acordado en Cuba.