2 de junio de 2007

Colombia.- Sarkozy pidió a Uribe la liberación del 'canciller' de las FARC en el marco del canje de presos, según prensa

BOGOTA, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

La decisión del presidente colombiano, Álvaro Uribe, de poner en libertad al 'canciller' de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Granda, obedece a una petición expresa del nuevo presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien quiere utilizar este "gesto" de Bogotá para lograr el respaldo del G-8, según informa 'El Tiempo'.

Según el periódico, los dos dirigentes han mantenido tres conversaciones telefónicas desde que Uribe anunció el pasado 11 de mayo su plan de liberar a guerrilleros de las FARC a cambio de la puesta en libertad de las personas secuestradas por estos, entre ellas la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, de nacionalidad franco-colombiana.

La primera de ellas se produzco antes de que Sarkozy tomara posesión de su cargo el 16 de mayo, después de que el plan presentado por Uribe suscitara su interés. En esta conversación, según las fuentes consultadas por el diario, el presidente francés preguntó a su homólogo colombiano si sus intenciones eran "serias".

De ser así, Sarkozy indicó a Uribe que esto le serviría a él para retomar el tema de Ingrid Betancourt, que lleva más de cinco años secuestrada, y al presidente colombiano para conseguir el respaldo del G-8 en el tema del intercambio humanitario. La fecha del 7 de junio fijada por Uribe como la tope para la excarcelación de los guerrilleros se debe, añade 'El Tiempo', a que ese mismo día tiene lugar la cumbre del G-8 y Sarkozy quiere presentar a sus miembros un "gesto humanitario" de Bogotá para lograr su respaldo.

LIBERACION DE GRANDA

La segunda llamada de Sarkozy a Uribe se produjo el 25 de mayo y el objeto principal de la misma fue confirmar que el plan iba en serio y a continuación pedir al presidente colombiano la liberación de Rodrigo Granda, según fuentes conocedoras de la conversación. La hermana de Betancourt, Astrid Betancourt, también indicó: "tengo entendido que lo de Granda ha sido a solicitud de Francia".

La respuesta de Uribe fue que la única condición es que Granda y todos los liberados no vuelvan a delinquir. Sin embargo, en el caso del 'canciller' de las FARC existe el problema de que está reclamado por Paraguay por el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, hija del ex presidente Raúl Cubas.

Ante esta petición, prosigue 'El Tiempo', Uribe envió al comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, a hablar con Granda en la cárcel, pero éste se mostró reacio a aceptar la propuesta e insistió en la necesidad de un despeje de Florida y Pradera, algo que el presidente colombiano rechaza.

Tras el primer contacto fallido, Uribe se decidió a llamar el lunes a Sarkozy para contarle la situación y el presidente francés le insistió en la necesidad de que Granda sea liberado, explica el diario, precisando que el presidente colombiano, que incluso llegó a plantear el indulto, envió de nuevo a Restrepo a hablar con el guerrillero, si bien sus asesores le indicaron que el indulto no es posible.

En este segundo encuentro, Granda dejó abierta la posibilidad de un entendimiento con el Gobierno y dijo que consultará la oferta de Uribe para que se convierta en una especie de portavoz del acuerdo humanitario. No obstante, dejó claro que no aceptará las condiciones impuestas por Bogotá para la excarcelación.