11 de octubre de 2006

Colombia.- 'Simón Trinidad' se enfrenta a juicio en EEUU por el secuestro de tres estadounidenses y terrorismo

BOGOTÁ, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El más alto dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) capturado hasta ahora, Ricardo Palmera, que fue extraditado a finales de 2004 a Estados Unidos, se enfrenta a un juicio con la justicia de aquel país por conspiración para secuestrar a tres ciudadanos estadounidenses, quienes fueron contratados con el fin de realizar tareas contra el narcotráfico.

El juicio comenzó ayer martes, sin embargo, según informa hoy el diario colombiano 'El Espectador' la corte del Distrito de Columbia lo aplazó porque faltan 16 evaluaciones a 12 jurados que serán los encargados de dictar el veredicto. Así lo anunció ayer el abogado de 'Simon Trinidad', Bob Tucker. Oficialmente el anuncio será entregado por el juez Tom Hogan, quien lleva el caso.

Palmera, alias Simón Trinidad, fue extraditado a finales del 2004 después de su captura en el vecino Ecuador. Ahora tendrá que comparecer ante una corte federal en Washington bajo los cargos de prestar apoyo material a una organización terrorista y conspirar en el secuestro de los estadounidenses, que fue ejecutado por la guerrilla de las FARC.

Según recoge la prensa local, algunos analistas destacaron la decisión del Gobierno estadounidense de utilizar una estrategia legal usualmente aplicada en casos contra la mafia, ya que al rebelde colombiano se lo acusa de conspirar en crímenes que no cometió directamente.

El caso dificulta aún más los esfuerzos que están realizando las FARC y el Gobierno para establecer conversaciones para organizar un intercambio de prisioneros.

Las FARC exigen la liberación de todos sus presos, entre ellos Palmera, a cambio de la liberación de 62 rehenes, entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y los tres contratistas estadounidenses por quienes Palmera se enfrenta al cargo de secuestro.

"Espero que esto (el juicio) presione a las FARC. Por otra parte, me preocupa que puedan tomar venganza en contra de los estadounidenses", señaló Jo Rosano, madre de Marc Gonsalves, uno de los norteamericanos secuestrados. Rosano planea viajar desde Connecticut a Washington para presenciar al menos una parte del juicio.

"Este caso es un experimento por parte del Departamento de Justicia para juzgar a un insurgente extranjero utilizando leyes comunes contra conspiraciones criminales", dijo Paul Wolf, un abogado que se especializa en derecho internacional y que ha seguido el caso.

Por el simple hecho de ser miembro de las FARC, Palmera será juzgado como conspirador en todos los crímenes que se le imputan a ese grupo guerrillero, explicó.

La principal acusación contra Palmera es derribar un avión en el que viajaba el grupo que realizaba una misión antinarcóticos en el sur de Colombia. Además, se le imputa conspirar en el secuestro de los tres contratistas estadounidenses: Tomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves que siguen aún en manos del grupo guerrillero. También se le acusa de la muerte de Thomas Janis y del sargento colombiano Luis Alcides Cruz.

En caso de resultar culpable en el juicio, Palmera podría enfrentarse a la pena de muerte, sin embargo, gracias al acuerdo de extradición entre Colombia y los Estados Unidos, solo podrá cumplir una pena máxima de 30 años de cárcel puesto que la pena capital no existe en Colombia.

Palmera, miembro de una familia adinerada de la costa caribeña colombiana, llegó a ser uno de los guerrilleros más conocidos del país antes de ser capturado en Ecuador en el 2004. Fue uno de los negociadores rebeldes en el último proceso de paz.

Las FARC se autodenominan como el grupo guerrillero más antiguo del mundo y desde hace medio siglo intentan imponer un régimen de izquierda en el país por la vía armada.