22 de septiembre de 2014

Todos los grupos del Congreso español se unen para respaldar a Santos y el proceso de paz

Todos los grupos del Congreso español se unen para respaldar a Santos y el proceso de paz
PRESIDENCIA COLOMBIA

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

Todos los grupos parlamentarios del Congreso español han suscrito una proposición no de ley de apoyo al proceso de paz en Colombia y de reconocimiento a la labor que está llevando a cabo el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, impulsor de las conversaciones que arrancaron en octubre de 2012.

El objetivo de ese texto conjunto, que recoge Europa Press, es que la Cámara Baja inste al Gobierno a "seguir apoyando decididamente los Diálogo de Paz" y a mantener aquellas iniciativas que contribuyan al éxito de las negociaciones así como la culminación del proceso de paz.

En este contexto, todos los grupos de la Cámara piden al Ejecutivo que "muestre su firme compromiso con el pueblo y el Gobierno de Colombia, para garantizar el éxito en la construcción de la paz" en un escenario "postconflicto".

Estas negociaciones con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se inició hace casi dos años, primero en Oslo y luego en La Habana --Noruega y Cuba son garantes del proceso-- y, desde el comienzo, Santos intentó diferenciarlo de anteriores negociaciones estableciendo nuevas pautas.

LAS VÍCTIMAS, EN EL CENTRO

Entre ellos, se limitó el número de actores invitados a la mesa de diálogo participando exclusivamente las comisiones de negociación y los dos países como mediadores. También se creó un marco legal para la implementación de los posibles acuerdos y se puso por primera vez a las víctimas en el centro de las negociaciones.

Así, en 2011 se aprobó la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, reconociendo el derecho a la verdad y a reparación de las más de cinco millones de víctimas del conflicto y, de forma muy relevante, a las que se cuentan entre los agentes del Estado.

Los grupos del Congreso subrayan que, aunque se han alcanzado acuerdos parciales relevantes en puntos como el desarrollo agrario, el narcotráfico o la participación de las FARC como movimiento político capaz de canalizar demandas sociales, ahora está abierta la negociación sobre los derechos de las víctimas y la forma de cómo se llevará a cabo la reparación a las mismas y también continúa pendiente el punto sobre el fin del conflicto.

"Son temas que siguen estando encima de la mesa y se les debe encontrar una solución y un punto de acuerdo que lleve a la culminación del proceso", argumentan, incidiendo además en que es preciso lograr un "entorno político favorable para poder afrontar los desafíos que deriven de la implantación de los compromisos" así como "el respaldo internacional" en el que quieren que participe España.