30 de marzo de 2007

Colombia.- Uribe ordena al ministro de Exteriores que no polemice en público sobre la relación con Ecuador

BOGOTÁ, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, ordenó hoy al ministro de Exteriores, Fernando Araújo, que no polemice en público sobre la relación bilateral con Ecuador, después de que anoche afirmara que sentía que Ecuador estaba siendo hostil frente a Colombia, porque solamente había encontrado quejas por parte del Gobierno ecuatoriano desde que asumió el cargo el pasado febrero.

A este respecto, Uribe aseguró que el Ejecutivo colombiano quiere "realmente encontrar en Ecuador una actitud más amistosa hacia Colombia", según informa el diario local 'El Espectador'.

Araújo hizo pública su queja horas antes de que Ecuador anunciara la entrega inmediata a Colombia de una nota de protesta por un nuevo incidente registrado el pasado 22 de marzo en la frontera común.

El Gobierno ecuatoriano denunció que militares colombianos violaron su soberanía al efectuar una "incursión momentánea" dentro de una operación en la que murieron dos ecuatorianos, según Quito, o dos presuntos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), según Bogotá.

En Colombia "somos muy firmes en nuestra posición de respaldo al Ejército colombiano, de respaldo a las acciones, de respeto al Ecuador", señaló Araújo en declaraciones a los medios de comunicación.

"Pero, naturalmente, también exigimos respeto a nuestras acciones, respeto a nuestros problemas", agregó el ministro, quien el pasado 31 de diciembre se fugó del campamento guerrillero donde permanecía secuestrado desde finales del año 2000.

Además, exigió que no se produzcan injerencias en los asuntos colombianos porque no pueden "permitir que las acciones de defensa del Ejército" en su territorio "sean tergiversadas y sean empleadas de manera equivocada en otro contexto".

Los combates que originaron el nuevo incidente con Ecuador "se produjeron en territorio colombiano", insistió Araújo, al tiempo que señaló que el Gobierno de Álvaro Uribe confía en los informes que le han presentado las Fuerzas Militares.