25 de agosto de 2015

Colombia/Venezuela.- Colombia pide no usar el cierre de la frontera con fines electorales

Defenderá a los colombianos con "firmeza" frente a la creciente xenofobia

BOGOTÁ, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

Colombia ha pedido este martes no usar con fines electorales el cierre de la frontera ordenado por Venezuela, justo cuando ambos países se encaminan a procesos de votación, al tiempo que ha advertido de que no le faltará "firmeza" para "defender" a los colombianos.

"Hacemos un llamado a la dirigencia política de ambas naciones para que no caigan en la tentación facilista de utilizar la compleja situación que vivimos para pescar en río revuelto con el fin de obtener beneficios electorales cuando nos acercamos a elecciones", han dicho los ministerios de Interior y Exteriores colombianos en un comunicado conjunto.

El Ejecutivo de Juan Manuel Santos ha considerado "inaceptable" que "se intente aprovechar la situación que hoy se vive en la frontera y el dolor de tantos colombianos (que viven en territorio venezolano) para conseguir réditos políticos".

Para la Casa de Nariño "es desafortunado dedicarse a buscar culpables de lo que está pasando" porque "la agresividad que oímos de lado y lado de la frontera no ayuda para nada a resolver la difícil situación" en la línea limítrofe.

A este respecto, ha sostenido que "la actitud de violencia verbal afecta severamente a las poblaciones del Táchira y Norte de Santander (estados fronterizos), que son las primeras afectadas por la situación generada".

Además, ha rechazado "los adjetivos y las descalificaciones personales en contra del ex presidente colombiano Álvaro Uribe", al que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha vuelto a señalar como 'cerebro' del caos fronterizo.

"TODA LA FIRMEZA"

Bogotá también ha criticado las masivas deportaciones que Venezuela ha iniciado desde el cierre fronterizo. De los cinco millones de colombianos que viven en el país vecino, casi un millar han sido repatriados estos días mientras que cientos han huido voluntariamente.

Para ellos, Colombia ha creado una Mesa Humanitaria Unificada cuyo objetivo es "monitorear la situación que se registra en la frontera y lo que sucede con los colombianos afectados por las medidas aplicadas por el Gobierno de Venezuela".

El Gabinete de Juan Manuel Santos ha expresado asimismo su "preocupación e inconformidad por las denuncias sobre atropellos sufridos por colombianos en Venezuela". "Los señalamientos personalizados solo generan sentimientos xenófobos que no benefician en nada a los habitantes de los dos países", ha advertido.

"No nos falta ni nos faltará firmeza para defender a todos nuestros connacionales, donde quiera que su seguridad se vea amenazada o sus derechos fundamentales violentados", ha dicho Colombia, aunque matizando que "esa firmeza requiere la sabiduría y la prudencia de la diplomacia".

VOLUNTAD DE DIÁLOGO

Así las cosas, Bogotá ha afirmado que "no es cerrando la frontera ni deportando colombianos como vamos a resolver los problemas de estas zonas". "El camino del diálogo, especialmente en momentos como este, es el más responsable", ha subrayado.

Las autoridades colombianas han defendido que "es a través de la cooperación, y no de la confrontación, que lograremos de manera conjunta combatir con éxito fenómenos como el de contrabando, que afecta por igual a ambas naciones".

"Reiteramos la importancia de buscar mecanismos conjuntos para superar la problemática que se vive en la frontera (...) Debemos canalizar todos nuestros esfuerzos mirando hacia adelante y teniendo en cuenta que el respeto debe primar en esta búsqueda de soluciones", ha sentenciado.

CRISIS BILATERAL

La tensión entre Colombia y Venezuela se ha disparado desde el pasado miércoles por al ataque que tres miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) sufrieron por parte de "paramilitares" desde el lado colombiano.

En respuesta, Maduro ordenó el jueves el cierre de los pasos fronterizos de San Antonio del Táchira y Ureña durante 72 horas, pero el domingo lo renovó y declaró el estado de excepción en algunos municipios de la línea limítrofe.

El inquilino del Palacio de Miraflores ha ordenado igualmente "tomar medidas extraordinarias" para "extirpar la raíz criminal en la frontera" que pasan, principalmente, por mantener "al máximo nivel" la presencia policial y militar en la zona.

El líder 'chavista' ha achacado este aumento de la violencia al incesante flujo de colombianos a Venezuela, algunos de los cuales "vienen huyendo de la guerra", si bien otros "han traído el fenómeno del tráfico de drogas".

"Un éxodo como este solo es comparado con lo que está pasando ahorita en África y Asia hacia Europa y sabemos que vienen huyendo del terrorismo, de la guerra, de la miseria", ha sostenido, en declaraciones recogidas por Noticias 24.

Maduro ha recordado que Venezuela "es un país del tercer mundo que también está intentando superar la pobreza", por lo que ha llegado "al punto límite del éxodo que puede aguantar". "Hay que hacer un plan especial humanitario y pido apoyo internacional", ha dicho.