16 de enero de 2007

Colombia/Venezuela.- Uribe afirma que no hablará sobre socialismo con el presidente venezolano Hugo Chávez

BOGOTÁ, 16 Ene. (EP/AP) -

El presidente Álvaro Uribe declaró este lunes que no polemizará con el presidente venezolano Hugo Chávez ni comentará sobre el "socialismo para el siglo 21" pero aseguró que Colombia está haciendo "lo contrario: privatizar o reformar empresas estatales".

"No puedo entrar en discusiones con gobierno alguno, tengo que representar los intereses de Colombia y por eso debo tener mucha prudencia", dijo Uribe en una entrevista en radio Caracol sobre los planes de Chávez de nacionalizar servicios de energía, comunicaciones y la explotación petrolífera en la zona del Orinoco.

En cambio, el mandatario dijo que hablaría de las 300 empresas estatales que durante su primer periodo presidencial reformó, privatizó o eliminó "sin desmantelar el Estado, convirtiéndolas en empresas trasparentes, dándoles capacidad de inversión y sustrayéndolas del clientelismo".

Uribe afirmó que Telecom -empresa de telecomunicaciones de la que vendieron un 51% a Telefónica de España en momentos en que estaba en quiebra- se encuentra recuperada, en plena expansión y modernización.

Una de las empresas que Chávez anunció que será nacionalizada es la CANTV, que tiene las mismas funciones de Telecom en Colombia.

El gobernante indicó que "en vez de desmantelar el Estado en telecomunicaciones hicimos una reforma en donde la empresa se ha recuperado muchísimo y no corremos el riesgo de tener un Estado monopólico, ineficiente, quebrado que inicialmente solo le sirve a burocracias políticas o sindicales".

Uribe dijo que Colombia tiene un modelo económico fundamentado en la Constitución que impone una función social a la propiedad privada y fomenta la inversión de capitales nacionales y extranjeros para desarrollar del país.

Uribe, que habló por teléfono mientras viajaba a Quito para asistir al acto de posesión del presidente Rafael Correa, tampoco se refirió a las críticas que le formuló el presidente Chávez por fumigar con glifosato los cultivos de coca en la frontera con el Ecuador y su anuncio de que tampoco lo permitiría si Colombia intenta fumigar en la frontera con Venezuela.

El mandatario reiteró que la destrucción de los cultivos ilícitos en la zona fronteriza es un imperativo pues es necesario quitarle a la guerrilla la financiación que obtiene con el narcotráfico.

Los roces entre Ecuador y Colombia por las fumigaciones persisten, al extremo que el embajador del vecino país no ha retornado a Bogotá después de haber sido llamado a consultas por su gobierno, en represalia por la determinación de reanudar la erradicación de cocales en la zona de frontera.

Uribe y Correa sostuvieron una reunión en Managua para tratar el tema y alcanzaron algunos acuerdos preliminares, aunque continúan las molestias en Ecuador.