21 de febrero de 2006

Colombia.- Víctimas colombianas piden a España dejar de "alimentar la guerra" y retirar apoyos a Justicia y Paz de Uribe

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La colombiana Brígida Gonzáles, miembro de la comunidad de paz de San José de Apartadó, en el departamento de Antioquia, pidió hoy al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que no siga "alimentado la guerra" que sufre desde hace décadas su país y que retire su apoyo a la Ley de Justicia y Paz del presidente colombiano, Alvaro Uribe.

Gonzáles, madre de dos niñas que fueron asesinadas en algunas de las matanzas perpetradas por el Ejército, los paramilitares y la guerrilla en su comunidad, comenzó hoy en España una gira por varios países europeos con el objetivo de seguir denunciando las masacres cometidas contra la población civil en Colombia.

Esta mañana ofreció una rueda de prensa en el Congreso junto a la diputada de Izquierda Unida (IU), Isaura Navarro, y Gonzalo Franco, miembro de la ONG Acompaz, en la que recordó que desde que se formó la comunidad de paz de San José de Apartadó hace nueve años han sido asesinados 175 de sus miembros.

Hoy se cumple el primer aniversario de la masacre de ocho personas --tres menores de edad--, cometida por el Ejército en esa comunidad, una experiencia de resistencia civil que cuenta con el apoyo de la Iglesia, agencias de la ONU y ONG colombianas e internacionales, que se declara neutral frente a todos los actores del conflicto armado.

Para Gonzáles, es "deplorable y vergonzoso" que países como España hayan ofrecido su respaldo político y económico al Gobierno de Alvaro Uribe para la aplicación de la Ley de Justicia y Paz --el marco legal para desmovilizar a los grupos armados ilegales--. "Es deplorable que se apoyen gobiernos con actitudes dictadoriales", denunció.

En este sentido, aseguró que el supuesto plan de desmovilización y reinserción de los grupos paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) es una "farsa" en la que no creen ya que, a su juicio, la estructura paramilitar "sigue intacta y se mueve a través de la fuerza pública".

"SIGUEN HACIENDO DE LAS SUYAS"

"Mientras el presidente Uribe quiere hablarnos de paz, Ejército y paramilitares siguen haciendo de las suyas", insistió Gonzáles, que consideró que la paz "no se construye con las armas". "La paz se construye con garantías, mejorando las condiciones de la población civil, y respetando la vida, que es lo esencial", subrayó.

Asimismo, lanzó duras críticas contra el Plan Patriota, del que dijo que no es más que un "plan de exterminio" creada por el Gobierno con el pretexto de acabar con el narcotráfico y la guerrilla. Sin embargo, denunció Gonzáles, "se trata de una gran mentira porque lo que están haciendo es acabar con los campesinos".

Brígida Gonzáles tiene claro que comunidades de paz como la de San José de Apartadó son una "piedra en el zapato" para el presidente Uribe porque siguen denunciando ante la comunidad internacional las violaciones sistemáticas de Derechos Humanos contra los civiles. "Y pese a los muertos que hemos puesto no nos vamos a callar", advirtió.

Por eso, pidió a la comunidad internacional que siga denunciando las atrocidades que están ocurriendo en Colombia. "Si no fuera por esa cooperación y solidaridad ya habrían acabado con nosotros, pero la voz internacional ha hecho que (el Gobierno) pare un poco la arremetida contra la población civil", sentenció.

Por su parte, la diputada Navarro aprovechó la ocasión para volver a denunciar la "connivencia" que existe entre el Ejército colombiano y los grupos paramilitares, y criticar tanto al anterior Gobierno del PP como al actual del PSOE, "que se dice progresista", por apoyar a Uribe en una ley, Justicia y Paz, que se basa en la impunidad.