22 de abril de 2015

Condenan al ex director de Petrobras que destapó el escándalo de corrupción

BRASILIA, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ex director de Abastecimiento de Petrobras Paulo Roberto Costa ha sido condenado a siete años y seis meses de cárcel, a pesar de su colaboración con la justicia brasileña para destapar el escándalo de corrupción en la empresa pública.

El juez Sergio Moro ha condenado a Costa por los delitos de asociación criminal y blanqueo de capitales por desviar el dinero de la compañía estatal destinado a la construcción de la Refinería Abreu e Lima (RNEST) en Pernambuco.

Aunque ha recibido siete años y seis meses de prisión, Costa no cumplirá esta pena, ya que se le descontará el tiempo que ha pasado recluido durante el desarrollo del proceso judicial y desde que fue detenido, hace un año.

Costa no ha conseguido eludir el fallo de la justicia a pesar de que, desde que su nombre apareció entre los principales implicados en la 'Operación Lava Jato', ha ayudado a los investigadores proporcionando nombres y cifras.

El ex director de Abastecimiento había solicitado un acuerdo judicial para reducir su condena por señalar a importantes políticos en ejercicio, que incluyen miembros del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), pero Moro se negó.

Además de Costa, ha sido condenado el cambista Alberto Yusef, que ha recibido una sentencia de nueve años y dos meses de prisión. Sin embargo, Moro ha accedido a otorgarle una pena reducida de tres años por declararse culpable y ayudar a recuperar el dinero.

Moro también ha condenado a otras seis personas, entre ellas varios empresarios brasileños, con penas de entre once y diez días de cárcel por delitos similares, según ha informado el periódico brasileño 'Estado'.

'OPERACIÓN LAVA JATO'

En la 'Operación Lava Jato' se investiga una red de pagos y sobornos para adjudicar contratos de Petrobras con la que se habrían desviado hasta 10.000 millones de reales (3.051 millones de euros), de acuerdo con la Policía Federal.

Este escándalo salpica directamente a varios miembros del PT y a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que estuvo al mando de Petrobras mientras se gestaba esta trama corrupta, aunque dice desconocer los hechos.

Casi cien personas han sido imputadas por delitos de corrupción, entre las que se encuentran ex altos cargos de Petrobras y empresarios de la construcción y decenas de políticos, incluidos diputados y senadores en activo.