31 de enero de 2019

¿Cómo consigue Maduro mantener de su lado a los militares?

¿Cómo consigue Maduro mantener de su lado a los militares?
TWITTER / @NICOLASMADURO

   CARACAS, 31 Ene. (Notimérica) -

   Desde que el pasado 23 de enero el jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, se autoproclamase presidente interino del país, el opositor ha insistido en repetidas ocasiones en la necesidad de tener de su lado a los militares para "poder consumar el cambio de Gobierno que aparte a Nicolás Maduro del poder y dirija al pueblo venezolano hacia unas elecciones libres".

   Guaidó ya cuenta con el apoyo de gran parte de la comunidad internacional. Estados Unidos, Canadá, la mayoría de los países latinoamericanos --integrados en el Grupo de Lima-- y, desde hoy, el Parlamento Europeo, ya han ratificado al líder opositor, pero sin el apoyo del aparato militar los expertos consideran que "será difícil apartar a Maduro del poder".

   Tras la autoproclamación, la respuesta de la cúpula militar no se hizo esperar. "Los soldados de la patria no aceptamos a un presidente impuesto a la sombra de oscuros intereses ni autoproclamado al margen de la ley. La FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) defiende nuestra Constitución y es garante de la soberanía nacional", expresaba el general y ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, tal y como apunta BBC Mundo.

   Sin embargo, el propio Guaidó confesó en una columna publicada en The New York Times que se había reunido con militares y funcionarios de seguridad "a través de canales clandestinos", así como que les había ofrecido "una amnistía para aquellos que no hayan cometido crímenes de lesa humanidad".

   "El retiro del apoyo militar a Maduro es decisivo para el cambio de Gobierno y la mayoría de los efectivos militares y de las fuerzas de seguridad sabe que las actuales penurias son insostenibles", añadía en la columna.

   Pero entonces, ¿cómo consigue Maduro mantener de su lado a los militares?

INCENTIVOS A LA LEALTAD

   Para el analista principal del centro de investigaciones International Crisis Group, Phil Gunson, con la llegada al poder del fallecido Hugo Chávez los militares venezolanos "salieron de los cuarteles para ocupar posiciones de mando en otras áreas".

   "Antes los uniformados estaban más o menos confinados en las barracas, pero Chávez los dejó salir y les dio acceso a puestos en el gabinete, así como al control de bancos y otros servicios financieros", explica Gunson a la BBC.

   En la misma línea, la directora de la ONG venezolana Control Ciudadano, Rocío San Miguel, apunta que una de las vías que ha utilizado tradicionalmente el 'chavismo' para asegurarse el respaldo de los militares son "los incentivos a la lealtad".

   "Es una ruta que ya había adelantado Chávez desde su ascenso al poder y que significó, en primer lugar, incorporar a los militares en actividades de la burocracia, en las que se manejan enormes cantidades de dinero. Es un mecanismo que se ha perfeccionado en el Gobierno de Maduro, quien lo plasmó muy claramente con el aumento de ministros en el gabinete", asegura San Miguel en una entrevista concedida al mismo medio.

   Pero lo sorprendente es que, tal y como explica la directora de Control Ciudadano, "a los militares ya no les interesan los cargos burocráticos porque en los ministerios ya no hay dinero".

   Con este panorama, "la línea política de los incentivos económicos a la lealtad empezó a gestionarse a través de tres líneas vinculadas a la burocracia: la petrolera estatal PDVSA, que la dirige un general de la Guardia Nacional; la estatal minera Camimpeg, que está bajo un general del Ejército; y la administración de la Gran Misión Abastecimiento Soberano (GMAS), que la dirige directamente el ministro de Defensa", destaca la trabajadora.

CASTIGO A QUIENES PIENSAN DIFERENTE

   De acuerdo con las declaraciones de San Miguel, "los militares venezolanos están sometidos a la vigilancia del aparato de inteligencia y contrainteligencia que se usa para detectar a quienes tienen alguna actitud contraria a la revolución chavista, quienes luego sufren las consecuencias".

   Según cálculos de Control Ciudadano, entre 2018 y 2019 ha habido unos 180 militares que han sido privados de su libertad por razones políticas. Tal y como reconoce la directora de la ONG, "Maduro privó de libertad a muchos efectivos, la mayor parte de ellos por delitos políticos e incluso el año pasado llegó a un hecho inédito que fue degradar y expulsar de la FANB a oficiales de comando por delitos políticos". "En el pasado, las degradaciones solamente ocurrían por casos de drogas", apunta en un intento de visibilizar el cambio de rumbo.

LA CÚPULA

   Para la experta, la FANB se ha convertido en los últimos años en "el aparato militar de la revolución" mientras que para Gunson "simplemente algunos militares quieren que se mantengan las cosas como están porque están obteniendo beneficios". Con especial interés, dice el analista, a los militares de alto rango, ya que estos últimos "no solo están haciendo dinero, sino que también están en situaciones muy comprometedoras".

   "Si tu oficial es corrupto y tus cuerpos de inteligencia se mantienen informados sobre quién está robando, entonces construyes grandes expedientes sobre cada individuo, lo que hace muy difícil para ellos cambiar de bando", afirma Gunson.

   Así mismo, el analista considera que entre los militares hay casos de "funcionarios implicados en violaciones de derechos humanos que tienen miedo de ir presos si el Gobierno cae".

   Por último, San Miguel considera que el problema principal es que es "el 97 por ciento de la FANB está afectada de la misma manera que el resto de la sociedad, pero es ese 3 por ciento restante el que tiene acceso a enormes fuentes de recursos económicos por distintas vías, legales e ilegales".

Para leer más