22 de agosto de 2012

Correa critica que Londres se negara a entregar a Pinochet y ahora obligue a Ecuador a extraditar a Assange

Correa critica que Londres se negara a entregar a Pinochet y ahora obligue a Ecuador a extraditar a Assange
LUKE MACGREGOR / REUTERS

   QUITO, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha criticado este miércoles que Reino Unido se negara hace más de diez años a entregar a España al exdictador chileno Augusto Pinochet, acusado de crímenes contra la humanidad, pero que ahora pretenda obligar a Ecuador a extraditar al fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien está siendo investigado por delitos sexuales en Suecia.

   Correa ha lamentado que "mientras a un criminal como Augusto Pinochet se negó su extradición a España por motivos humanitarios" con el fundador de Wikileaks "se dice ahora que se tiene la obligación de extraditarle".

   El Gobierno de Correa decidió la semana pasada conceder asilo diplomático a Assange, quien desde el pasado 19 de junio se encuentra refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres. Sin embargo, Reino Unido se niega a entregarle un salvoconducto para que pueda trasladarse al aeropuerto y abandonar el país.

   Ante esta situación, Correa ha descartado la posibilidad de conceder un cargo diplomático a Assange para que pueda salir de la legación y ha insistido en que estudiará otras acciones legales para lograr que el fundador de Wikileaks viaje a Quito.

   En este sentido, ha reiterado su intención de conversar con las autoridades británicas para buscar una solución a este conflicto, pero esto no supondrá de ninguna manera una negociación. "Continuamos abiertos al diálogo pero no a negociaciones porque nosotros negociamos bananas o rosas, pero jamás los Derechos Humanos", ha dejado claro.

   Una vez más, Correa ha explicado que en ningún momento ha interferido para que Assange no responda ante la justicia sueca por las investigaciones de abuso sexual que comenzaron poco después de que estallara el escándalo de Wikileaks.

   "Lo que nosotros esperamos es que no se le extradite a otro país, hablemos claro, Estados Unidos, o que se le conceda el salvoconducto para salir de la embajada", ha destacado en una rueda de prensa con corresponsales extranjeros.