20 de octubre de 2015

Correa y diputado opositor se retan a golpes para resolver diferencias

Cargando el vídeo....

QUITO, 20 Oct. (Notimérica) -

Como si se tratara de un duelo de honor, o de un ajuste de cuentas de un típico wéstern del Viejo Oeste estadounidense, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, y el diputado de la Asamblea Nacional y líder de Izquierda Democrática, Andrés Páez, se han retado a golpes para resolver sus diferencias.

El guante fue lanzado por el mandatario ecuatoriano quien, en su tradicional enlace ciudadano de los sábados, y a propósito de un mensaje en Twitter de Páez sobre los últimos accidentes sufridos por helicóperos Dhruv, dijo que si tan buenos eran "¿por qué Correa nunca los utilizó para movilizarse en ellos?".

Cargando el vídeo....

Este comentario enfureció al presidente del Ecuador, quien retó al asambleísta Andrés Páez a resolver sus problemas "como se arreglaban las cosas antes en mi barrio".

"Si tiene un problema conmigo este canalla, sabe donde encontrarme y arreglamos cualquier problema", dijo Correa, quien instó a Páez a que no utilice su condición de asambleísta. "Sabe donde encontrarme, o que diga donde nos encontramos y arreglamos nuestros problemas uno a uno. Pero verán que va a hacer de esto un escándalo y nunca me va a responder, porque además de canalla es un cobarde", sentenció.

Cargando el vídeo....

El reto fue recogido por Páez, quien en un mensaje publicado en las redes sociales dijo que acepta "el desafío", aunque dijo que el país hubiera esperado que el presidente le invitara a debatir "como corresponde entre personas civilizadas".

Tras rechazar que sea "pillastre, tipejo y canalla", tal y como lo calificó Correa, o "mentiroso y demente", el asambleista dijo que eso lo es "quien se cree emperador, quien habla de 'Ecuador país de paz' mientras reta a puñetes a un legislador".

Tras ironizar sobre que la única oferta de campaña cumplida por Correa es "tratarle a correazos al pueblo ecuatoriano", Páez dijo que aunque no cree que "retarse a golpes" sea lo apropiado entre políticos, ya que el mandatario "se cree tan machito", necesita un “estate quieto”, y que por fin "alguien le enfrente también en ese plano para darle una lección".

"PONGA DÍA Y HORA".

Páez afirmó que es por esas razones por las que acepta el reto de Correa, al que pidió que ponga "lugar, día y hora, y ahí estaré para complacerle". "Si no lo hace, me veré obligado a hacerlo yo", advirtió.

A continuación, se ofreció a "pagar las curaciones" del mandatario y también "la terapia donde el psiquiatra para que le resuelva el trauma y le instituya nuevamente como el tesorito de palabra sagrada de esta robolución", ironizó.

Eso sí. Puso dos condiciones: La primera, que "antes del combate" ambos debatan ante los medios de comunicación del país "incluidos los que usted controla", sobre los "grandes problemas" del Ecuador y las salidas a la crisis, "especialmente para mantener la dolarización".

La segunda condición, que el presidente ecuatoriano asista a la cita "sin sus 300 guardaespaldas", ya que quiere comprobar "si tiene el valor de ir solo, como lo haré yo, para vernos cara a cara". "De mi parte le ofrezco un combate, limpio, espero que usted no se ampare en aruñazos ni carterazos", concluye.