5 de diciembre de 2006

Costa Rica/EEUU:- Oscar Arias critica a EEUU por reanudar, hace 10 años, la venta de armas avanzadas a América Latina

WASHINGTON, 5 Dic. (EP/AP) -

El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, declaró hoy que Estados Unidos cometió un error cuando en la década pasada levantó la prohibición de venderle armas avanzadas a los países de América Latina, ya que según éste, con ellos se reabrió una nueva carrera armamentística en Sudamérica.

El presidente dicho país del istmo --Premio Nobel de La Paz en 1987-- se encuentra en Washington en visita oficial. Arias dijo que personalmente pidió al entonces presidente estadounidense, Bill Clinton, que "no levantara la proscripción de venta de armas sofisticadas a países latinoamericanos", pero aún así el gobernante demócrata tomó la decisión en 1997.

La prohibición fue decretada a fines de los años 70 por el presidente también demócrata Jimmy Carter, quien había hecho de los derechos humanos la columna vertebral de su política exterior.

Pero, según Arias, los grandes fabricantes como Lockheed Martin que tenía ofertas de compra de Chile, ejercieron una "gran presión" sobre el Gobierno y el Congreso que terminaron cediendo para acabar con la proscripción de dos décadas.

"Se abrió así la puerta para iniciar una nueva carrera armamentista que ha llevado a varios países a comprar más y más armas", señaló Arias tras una presentación que realizó ante los embajadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Chile compró una flotilla de aviones de combate F-16, por unos 600 millones de dólares y Perú también hizo lo propio con aviones MiG-29 por 350 millones. Más recientemente, Venezuela ha iniciado compras de armas en Rusia, China y Ucrania por unos 5.000 millones de dólares.

Arias, premio Nobel de la Paz 1987 y que actualmente promueve iniciativas para el desarrollo y desarme, consideró sin embargo como "muy difícil que un país como Colombia pueda disminuir sus gastos militares cuando está asediado por la guerrilla y narcotráfico".

Pero calificó las compras venezolanas como "preocupantes" y dijo que no sabía si el presidente Hugo Chávez aceptaría su solicitud para no continuar armándose. "La mejor manera de perpetuar la pobreza en el mundo es gastando en armas", dijo.

En su intervención en la OEA, Arias dijo que desde los atentados terroristas en Estados Unidos en el 2001 se han añadido al gasto militar mundial unos 200.000 millones de dólares.

Pero indicó que "no hay un solo indicio" de que con ese aumento "se le esté deparando al mundo un nivel superior de seguridad y un mayor disfrute de los derechos humanos".

En América Latina, Arias dijo que los gastos militares fueron de casi 24.000 millones de dólares, un aumento del 25 por ciento con relación a la última década, lo que indicaba que la región "ha iniciado una nueva carrera armamentista, pese a que nunca ha sido más democrática y, a que prácticamente no ha visto conflictos militares entre países en el último siglo".

Arias está en Washington en visita de tres días. Mañana tiene prevista una reunión con el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, en la Casa Blanca.