6 de octubre de 2007

Costa Rica.- El ex presidente Rafael Ángel Calderón irá a juicio por malversación y corrupción agravada

SAN JOSÉ, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente costarricense Rafael Ángel Calderón irá finalmente a juicio junto a otros siete imputados por el caso CCSS-Fischel que recoge acusaciones de malversación de fondos públicos y corrupción agravada, según informa el diario 'La Nación'.

La jueza penal Mercedes Muñoz Campos ordenó ayer la apertura a juicio de la causa contra Calderón, según confirmó el jefe de prensa del Poder Judicial, Fabián Barrantes, quien también informó de que el expediente se enviará ahora al Tribunal Penal para que fije la fecha del juicio.

En una resolución de 60 páginas, la jueza rechazó todas las alegaciones que presentaron los abogados defensores desde el 13 de agosto pasado, cuando se inició la audiencia preliminar. Esa audiencia fue una etapa intermedia en la que Muñoz debía decidir si el caso debía someterse a juicio o no.

La jueza Muñoz también aceptó como válida en su resolución toda la prueba local e internacional aportada por el Ministerio Público (fiscalía) como parte de la acusación.

Además de Calderón, presidente entre 1990 y 1994, irán a juicio el ex presidente de la Corporación Fischel, Walter Reiche; el ex presidente de la CCSS, Eliseo Vargas; el ex directivo, Gerardo Bolaños; el ex gerente de modernización, Juan Carlos Sánchez y los ex ejecutivos de Fischel, Marvin Barrantes y Olman Valverde.

A todos ellos se les acusa de dos delitos de peculado y dos de corrupción agravada por la compra y posterior ampliación de la compra de equipo médico para la CCSS por valor de 39,5 millones de dólares (27,9 millones de euros). Los equipos se negociaron con el consorcio finlandés Instrumentarium Medko Medical.

También se les atribuye otro delito de corrupción agravada por el plan para la aprobación de una ley que permitió el otorgamiento de un crédito por 32 millones de dólares (22,6 millones de euros) por parte del Gobierno finlandés.

Además está acusado Rándall Vargas Pérez, quien laboraba como abogado de la Corporación Fischel. Vargas, junto con Reiche, está acusado de destrucción de documentos y falsedad ideológica. La acusación de la Fiscalía afirma que Calderón y Reiche idearon un "plan delictivo" para permitir la compra de los equipos finlandeses.

"Lo anterior a cambio de la promesa del otorgamiento de retribuciones económicas ilegales sin importar la utilidad y necesidad del equipo adquirido con fondos públicos", dice la acusación.

El Ministerio Público puso la acusación en conocimiento de los acusados, la Procuraduría General de la República y la CCSS, el 16 de marzo anterior.

El caso CCSS-Fischel se inició en abril del 2004, cuando una investigación de 'La Nación' reveló que el ex presidente de la CCSS, Eliseo Vargas, vivía en una casa en Valle del Sol, Santa Anta, comprada por la Corporación Fischel.

La investigación también demostró que Vargas, cuando fue diputado, impulsó y logró que se aprobara, en tan solo tres días, una ley que permitió el otorgamiento de un crédito finlandés para la compra de 32 millones de dólares en equipos médicos para la CCSS.

La Corporación Fischel, cuyo presidente, Walter Reiche, pagó la casa de Vargas, era la representante del consorcio vendedor de los equipos: Instrumentarium Medko Medical. Tras la apertura de cuentas en Costa Rica y en el exterior, la Fiscalía encontró prueba de los giros a Calderón y a Gerardo Bolaños.