24 de enero de 2011

Costa Rica pide a la UE asumir un papel "más proactivo"

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Laura Chinchilla espera que la Unión Europea tenga un papel "más proactivo" en la disputa diplomática que mantiene con Nicaragua, originada por la presencia de militares de ese país en territorio costarricense y por los "graves daños" ambientales que ha causado el dragado de un río que comparten ambas naciones.

El ministro de Exteriores de Costa Rica, René Castro, ha asegurado que ese país ha "tenido un apoyo importante" de parte de la gran mayoría de los gobiernos de la región, pero ha confesado que esperaban una "posición más explicita" dada la magnitud del conflicto.

"Nos parece que órganos como la Unión Europea que han sido líderes y han promovido la existencia de órganos regionales y de esfuerzos de coordinación (...) podrían haber sido más proactivos en esas discusiones regionales", ha señalado.

Castro ha ofrecido una rueda de prensa en la sede de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) en Madrid en la que ha expuesto la versión del Gobierno de Chinchilla sobre la disputa con Nicaragua, mostrando mapas y fotografías de la presencia de uniformados en su territorio.

El conflicto estalló el pasado 21 de octubre cuando San José denunció la incursión de militares de Nicaragua en su territorio, lo cual ha sido negado por el Gobierno de Daniel Ortega. La Organización de Estados Americanos (OEA) se pronunció a favor de Costa Rica, pero Managua no acató la resolución.

Ante este panorama, el Gobierno de Chinchilla decidió presentar una demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, que podría emitir una sentencia en un plazo superior a tres años, según sus estimaciones.

Sin embargo, San José espera que la CIJ dé a conocer "próximamente" algunas medidas cautelares que ordenen a Nicaragua retirar las tropas de la zona fronteriza, la principal preocupación de Costa Rica, uno de los ocho países de la región que no tiene Ejército desde hace más de 60 años.

Castro espera que ahora que el conflicto "subió a niveles globales como la CIJ", los 27 y otros organismos multilaterales desempeñen un papel más relevante. "Creemos que la Unión Europea tiene una serie de ejemplos importantes de fronteras que operan con cooperación internacional muy buena", ha indicado.

Así, ha mencionado el caso de España y Gibraltar que han manejado el tema territorial con "una eficacia importante que añoramos en otras latitudes".

En este contexto, Castro ha revelado que durante el encuentro que sostuvo el fin de semana en Madrid con la ministra de Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, habló de la posibilidad de que España forme parte del grupo de amigos, que ahora integra Guatemala y México, que sirven de mediadores en la disputa.

"Nosotros hemos dicho que queremos invitar a España" por haber sido el país que "financió el establecimiento de los humedales entre los dos países, el que hizo los estudios técnicos y el que tuvo cooperantes en la zona", ha recordado el canciller.

DAÑOS AMBIENTALES

Castro ha dejado claro en su intervención que entre Costa Rica y Nicaragua "no hay una disputa limítrofe", porque esos problemas se resolvieron en 1898 cuando la frontera "fue claramente establecida". "Lo que estamos es enfrentando intervención militar", ha alertado.

La versión de un conflicto territorial ha sido el "argumento post-facto" de Managua "para justificar una invasión armada" y para llevar adelante "proyectos faraónicos" en la frontera, como un canal interoceánico "competitivo con el de Panamá" y un programa hidroeléctrico que desviaría aguas del mar Caribe al Océano Pacífico, ha señalado el canciller.

Nicaragua además ha procedido a la construcción de "un canal artificial" para unir al río San Juan con la Laguna de Los Portillos --o Harbord Head-- pasando por suelo costarricense, lo que ha sido visto por San José como una violación a su soberanía.

Los trabajos de dragado del río San Juan para construir el canal, que Costa Rica ha bautizado como Caño Pastora, se están realizando "sin ingeniería, sin estudios de impacto ambiental y sin ningún tipo análisis de su impacto en los humedales" que hay en esa zona natural que comparten ambos países.

Para Castro estas obras, que han sufrido modificaciones con respecto al proyecto original, son un "ecocidio" porque están provocando "un daño ambiental tremendo y evidente y cuya verdadera escala aún no se dimensiona".

El Gobierno de Chinchilla ha dejado en manos de la CIJ la solución a este conflicto y ha aclarado que solo actuará en el marco del derecho internacional. "Mientras tanto esperaremos con toda la paciencia del caso y respirando hondo", ha expresado.

Sin embargo, Castro ha advertido de que en caso de que Nicaragua no acate las medidas cautelares que podría dar a conocer La Haya, entonces recurrirán al Consejo de Seguridad de la ONU que, "como organismo especializado, con un mandato de la Corte podría actuar".

SIN EJÉRCITO

A pesar de esta experiencia, Costa Rica se mantiene firme en su idea de continuar sin Ejército y no armarse. "Eso no es una posibilidad porque es una decisión legal, económica, cultural", ha enfatizado Castro.

No obstante, el canciller ha confesado que tanto Costa Rica como los otros siete países del continente que no tienen Ejército --cinco islas del Caribe, Haití y Panamá-- se han planteado la posibilidad de crear una Policía de Frontera "moderna" que esté dotada de "instrumentos legales en los organismos multilaterales como la OEA, mucho más actualizados a los tiempos y vamos a trabajar en esa dirección".