22 de marzo de 2007

Costa Rica.- Un proyecto de ley prevé cobrar a los extranjeros una tasa para financiar la salud y la educación

SAN JOSÉ, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los extranjeros en Costa Rica tendrán que pagar una tasa para financiar los servicios sanitario y de educación, si se aprueba un proyecto de reforma a la Ley de Migración, informó hoy el ministro de Seguridad costarricense, Fernando Berrocal.

"Esto servirá para materializar el principio de solidaridad, así las personas con diferentes estados migratorios contribuirán con el Estado costarricense a través de una suma bastante razonable que le representaría al país unos 18 millones de dólares al año", indicó el Ministro en una rueda de prensa.

El director de Migración, Mario Zamora, explicó que la tasa que los extranjeros deberán pagar será de 25 dólares (18,66 euros) anuales para los residentes y cinco dólares (3,7 euros) para los que se encuentren en otras condiciones de migración.

"Unas 400.000 personas estarían en capacidad para pagar el primero y unas 200.000 personas el segundo. Nos quedarían alrededor de 300.000 que están en condición ilegal pero que se buscará incorporarlas al sistema", acotó Zamora.

Otro de los aspectos que se prevé en la reforma de la Ley de Migración, la cual entró en vigor en agosto de 2006, es que los extranjeros podrán realizar trámites migratorios en Costa Rica, ya que antes debían hacerlos en los consulados de sus países de origen.

"Eso le representará a algunos un ahorro hasta por 300 dólares, contra apenas 25 dólares que además irían a salud y educación", indicó Zamora.

Además, en el proyecto de ley se prevé la incorporación del delito de trata de personas, que estaría castigado con penas de cárcel de entre 10 y 16 años y además el delito de tráfico de influencias en el tema migratorio.

"Con esto podremos tener capacidad de reacción ante esos delitos al contar con figuras penales perfectamente esclarecidas", dijo Berrocal.

El proyecto será enviado en los próximos días a la Asamblea Legislativa (Congreso) de Costa Rica, donde el ministro de Seguridad espera que se encuentre un "consenso político para disponer de un instrumento legal" en el asunto de migración.

Costa Rica es el país centroamericano que recibe un mayor número de inmigrantes y residentes y el grupo más numeroso procede del país vecino, Nicaragua.