25 de octubre de 2015

Crece la expectativa ante un posible balotaje en Argentina tras el cierre de urnas

BUENOS AIRES, 25 Oct. (Reuters/Notimérica) -

Las elecciones presidenciales en Argentina han cerrado sus mesas electorales de este domingo tras una jornada tranquila en la que la salida histórica de la presidencia de la segunda del matrimonio de los Kirchner del poder, Cristina Fernández, y la incógnita sobre si habrá una segunda vuelta han marcado los comicios presidenciales.

El oficialista Daniel Scioli ha liderado con una amplia ventaja las elecciones presidenciales del domingo en Argentina, de acuerdo con medios locales, pero podría tener que disputar un balotaje con su rival de centroderecha Mauricio Macri.

Aunque cuatro canales de TV no difundieron cifras porque la ley argentina lo impide, aseguraron que Scioli, el candidato del peronismo oficialista que promete ajustes graduales, encabezaba sus sondeos a boca de urna. En segundo lugar se ubicaba Macri y en tercero el peronista disidente Sergio Massa.

Tanto Macri, que es alcalde de la ciudad de Buenos Aires, como el diputado Massa prometen reducir impuestos muy cuestionados por la clase media y terminar con fuertes restricciones a los mercados -en especial en el cambiario- y al comercio exterior. Se espera que Macri lo haga más abruptamente.

Pese a que los tres principales contendientes tienen muchas diferencias ideológicas, sus propuestas no son tan distintas: todo indica que el país girará hacia políticas económicas más amigables con los mercados tras 12 años de peronismo de centroizquierda, intentando mantener los logros sociales.

Aunque se encuentra cerca según los sondeos, no está asegurado que Scioli obtenga los 40 puntos porcentuales -con una diferencia de 10 sobre su rival- que necesita para consagrarse presidente en la primera vuelta. Si no lo logra, deberá ir a un balotaje previsto para el 22 de noviembre.

"Hay balotaje según nuestros datos en base a boca de urna", dijo Marcos Peña, jefe de campaña de Macri, a los periodistas poco después de que cerraran las urnas.

Una posibilidad más remota es que Scioli supere los 45 puntos porcentuales para consagrarse automáticamente presidente.

El final podría quedar abierto el domingo si el resultado se define por décimas, a la espera de un escrutinio definitivo que podría tardar más de cinco días.

"La responsabilidad de todo lo que pase en el escrutinio es del Gobierno nacional", dijo Macri después de votar. "Los argentinos no vamos a aceptar de vuelta que pase nada del orden de lo que vivimos con Tucumán", agregó, aludiendo a una reciente elección provincial con irregularidades que acabó en una pelea judicial sobre la legitimidad del resultado.

Se espera que los primeros resultados del recuento provisional estén disponibles después de las 23 horas (hora local).