4 de enero de 2006

Crónica Bolivia.- El Gobierno condona la mayor parte de los 120 millones de deuda de Bolivia por educación

Morales dice que nacionalizará los recursos naturales, pero sin que ello equivalga a confiscar o expulsar a las compañías como Repsol-YPF

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el Rey Juan Carlos recibieron hoy al presidente electo de Bolivia, Evo Morales, en el marco de la visita oficial de 36 horas que realiza el líder aymara dentro de la gira internacional que comenzó ayer en Venezuela y que le llevará a Bruselas y a París, además de Sudáfrica, China y Brasil. En esta ocasión, el viaje tiene un marcado perfil económico, materializado en un almuerzo de trabajo en la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), al que asistieron representantes de Repsol YPF y una veintena de empresas españolas con intereses en el país andino.

Durante la reunión en el Palacio de la Moncloa, Zapatero anunció al dirigente cocalero su compromiso político de condonar la mayor parte de los 120 millones de dólares (casi 99 millones de euros) en deuda externa que tiene Bolivia con España en la actualidad por programas de educación, según informó Morales en la rueda de prensa que ofreció tras el encuentro.

El líder aymara reiteró la necesidad de que el Estado boliviano tenga a las empresas privadas extranjeras como "socios y no como patrones", por lo que aseguró que su Gobierno ejercerá el derecho de propiedad sobre los recursos naturales del país andino sin que ello equivalga a confiscar o expulsar a las compañías con intereses estratégicos en Bolivia, como es el caso de Repsol-YPF, Iberdrola o Red Eléctrica de España.

Ante la inquietud expresada por las empresas españolas sobre la seguridad jurídica de sus inversiones en Bolivia, Morales respondió que él mismo apuesta por dicha seguridad jurídica siempre y cuando garantice el que haya "justicia social", y expresó de nuevo las líneas generales de su anunciada política de nacionalización de los hidrocarburos.

Asimismo, el líder indígena admitió que cualquier empresa tiene "todo el derecho a recuperar su inversión y tener derecho a la ganancia", pero siempre que haya "principios de equilibrio" con los que el Estado boliviano "se beneficie al igual que la empresa que invierte".

En este sentido, se mostró "convencido" de que es importante tanto la inversión pública como la privada extranjera, y anunció el deseo de Repsol-YPF de invertir más dinero en la industrialización de Bolivia. Por ello, miembros de su Gobierno y de la compañía española discutirán a partir de ahora los aspectos técnicos de dicha inversión. "Repito, necesitamos socios, no patronos. Vamos a garantizar la inversión y sobre todo la propiedad del país", insistió.

Morales invitó a Zapatero a asistir a su toma de posesión en La Paz del próximo 22 de enero, a lo que Zapatero respondió que será el Príncipe de Asturias, don Felipe, quien encabece la delegación española. En cualquier caso, se comprometió a visitar Bolivia en un futuro "cuando la agenda se lo permita", según explicó el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda.

Moraleda confirmó el compromiso del Gobierno de condonar por programas de educación una "parte sustancial" de la deuda externa que tiene el país andino con España, en lo que supone la "primera plasmación" del anuncio que Zapatero hizo en la Cumbre Iberoamericana de Salamanca en octubre de ampliar los programas de condonación de deuda por educación a más países del continente americano. Por el momento se han beneficiado ya de decisiones similares países como Ecuador, Nicaragua, Honduras, Guatemala y Uruguay.

AGENDA APRETADA

El mandatario electo inició a las 11:30 horas con el ministro de Asuntos Exteriores y de Comunicación, Miguel Ángel Moratinos, su apretada agenda de encuentros en Madrid con motivo de su visita de 36 horas a España, después de su primera escala en Venezuela.

En este contexto, Moratinos expresó Morales el deseo español de ampliar la presencia empresarial y las inversiones españolas en Bolivia bajo su mandato que se inicia el próximo 22 de enero, según informó la Dirección General de Comunicación Exterior en un comunicado.

En el transcurso de la reunión, el jefe de la Diplomacia mostró el apoyo de España al "fortalecimiento de la estabilidad política, económica y social" de Bolivia, y reiteró la "voluntad y disposición" de nuestro país a "intensificar las relaciones bilaterales en ámbitos de interés mutuo".

Acto seguido, Morales se reunió con el ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Montilla, quien aseguró que la llegada al Gobierno de Bolivia del dirigente indígena supondrá "un cierto cambio de las reglas del juego" aunque recalcó que el presidente electo boliviano es "consciente" de la necesidad de inversiones extranjeras en su país.

MAYOR PRESENCIA EN BOLIVIA

Morales mantuvo además un almuerzo en la sede de CEOE, al que asistieron representantes de Repsol YPF y una veintena de empresas españolas con intereses en el país andino. Así, el vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Enrique de Aldama, le expresó el deseo de los empresarios españoles de tener una mayor presencia en proyectos de infraestructuras en Bolivia que refuercen la "ya importante cooperación" que existe en la actualidad en el terreno energético.

En su discurso inicial, De Aldama indicó que los empresarios españoles manifiestan al nuevo mandatario boliviano su "interés por potenciar la cooperación tecnológica e industrial entre empresas españolas y bolivianas, muy especialmente en el campo de la pequeñas y medianas empresas".

Asimismo, subrayó la importancia que la CEOE concede "a una mayor presencia de empresas españolas en proyectos de infraestructura en Bolivia que refuercen la ya importante cooperación que mantenemos en el campo energético".

El vicepresidente de la CEOE reiteró a Morales la "mejor disposición" de los empresarios españoles para colaborar con su Gobierno "en el desarrollo de la cooperación empresarial entre ambos países".

Por ello, expresaron su disposición a colaborar con el líder indígena "para aprovechar la dilatada experiencia de la empresa española en Latinoamérica en apoyo al mayor desarrollo posible de su país".

Posteriormente, Morales se entrevistó con el ex presidente Felipe González en el hotel donde se aloja el dirigente indígena y conversaron sobre la situación que se vive en Bolivia tras las elecciones del pasado 18 de diciembre.

Antes de acudir a la cita con Zapatero, el líder aymara se reunió con el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, quien ofreció Morales el apoyo de la SEGIB a su futuro gobierno en los ámbitos de la lucha contra la pobreza, la gobernabilidad democrática así como el fortalecimiento institucional.

AUDIENCIA EN LA ZARZUELA

Tras el encuentro con el presidente español, la intensa jornada de Morales concluyó en el Palacio de la Zarzuela con el recibimiento de Su Majestad el Rey Juan Carlos, quien estuvo acompañado por el ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Este encuentro permitió al monarca hablar con el próximo mandatario boliviano antes de su toma de posesión. El Rey siempre ha ofrecido una audiencia de carácter privado a cada presidente electo iberoamericano que ha visitado España antes de asumir el cargo del que salió elegido en unas elecciones, recordó la citada fuente.