21 de abril de 2006

Crónica Bolivia.- El Gobierno Morales supera sin problemas una jornada nacional de paros con escasa participación

Al Ejecutivo de Morales le queda ahora enfrentarse a los ultimátums que Santa Cruz y Tarija fijaron para que cumpla con sus demandas

LA PAZ, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Evo Morales superó sin problemas la jornada de paros y manifestaciones convocada para hoy viernes a nivel nacional por la Central Obrera Boliviana (COB). Los manifestantes, que exigían el cumplimiento de la denominada 'Agenda de Octubre', echaron en falta el respaldo de colectivos como la Central Obrera Regional (COR) de El Alto, la Federación Departamental de Fabriles, los maestros urbanos y los sindicatos de La Paz, quienes se negaran a secundar la medida por "apresurada". Al Ejecutivo del Movimiento Al Socialismo (MAS) le queda ahora enfrentar los ultimátums que líderes regionales de Santa Cruz y Tarija fijaron para que cumpla sus demandas.

El paro de la COB, es un rotundo y absoluto fracaso, afirmó hoy el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, quien indicó que solo una pequeña parte de los trabajadores acataron la convocatoria efectuada por Jaime Solares, líder de la mencionada confederación.

Rada aseguró que, según informaciones del Ministerio de Salud, "sólo un 30% de los trabajadores de ese sector, ha paralizado su actividades" hoy. Además, el trabajo de los maestros en la Paz es "prácticamente normal" y sólo un pequeño número de establecimientos suspendieron sus labores, agregó.

En el caso de los campesinos, Rada dijo que las actividades son "totalmente normales" y que, en estos momentos, "no hay bloqueos u otras medidas que tradicionalmente utiliza este sector", a pesar de los llamados que hicieron líderes como Felipe Quispe y Alejo Veliz en Cochabamba, para acatar la convocatoria al paro.

En consecuencia, el ministro dijo que es "evidente que el pueblo ha dado la espalda a la convocatoria al paro" ya que, "como el Gobierno dijo en varias oportunidades, no había razón para una medida de este tipo", según informaciones de la agencia oficial ABI.

En este sentido, lamentó que los dirigentes de la COB no comprendan que, con este tipo de decisiones apresuradas, "dañan la imagen de la Central Obrera Boliviana y debilitan la entidad matriz de los trabajadores".

COB, PARO "AUNQUE SEAMOS POCOS"

Sin embargo, decisión de mantener el paro se tomó anoche, después de que diferentes líderes regionales analizaran los tres meses de Morales el el poder y concluyeran diciendo que en el Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) "no existe la decisión de concretar los cambios estructurales" para nacionalizar los hidrocarburos sin indemnización y con confiscación; de recuperar las empresas petroleras para el Estado boliviano ni de garantizar un salario mínimo de 1.500 bolivianos (unos 152 euros)" a todos los ciudadanos.

"Aunque seamos pocos vamos a marchar exigiendo el cumplimiento de la Agenda de Octubre", aseguró el dirigente de la COB, Jaime Solares, quien criticó la decisión del magisterio urbano de abandonar a último momento la movilización tras concretar un acuerdo con el Gobierno.

Según Solares, la Confederación de Padres de Familia, los trabajadores en Salud y otras organizaciones acatarán disciplinadamente el paro nacional de 24 horas. Además, aseguró que la marcha será pacífica y que irá en contra "de un Gobierno que está empezando a traicionar la agenda de octubre de 2003".

UNA MANIFESTACION ILEGAL

Al conocer la decisión de la COB, el viceministro boliviano de Trabajo, Miguel Ángel Albarracín, lamentó la "apresurada" medida, a la que calificó de "ilegal, porque no tiene un sustento que la justifique". Además, resaltó que el paro "no tendrá el respaldo de la ciudadanía y la mayoría de las organizaciones afiliadas al ente matriz de los trabajadores".

La autoridad demandó a Solares iniciar un diálogo sincero para encontrar soluciones a sus demandas en la medida de las posibilidades económicas del Tesoro General de la Nación (TGN). "El paro de 24 horas no se justifica para nada porque no tiene fundamento", indicó.

"Uno va a la lucha cuando se agotan todos los mecanismos de diálogo, en este caso con Jaime Solares no tenemos el honor de habernos sentado a discutir su pliego de peticiones a ser respondida este viernes, por lo que lanzarse a una movilización es un exceso e irresponsabilidad", explicó.

EL RECHAZO A LA CONVOCATORIA

La Central Obrera Regional (COR) de El Alto, la Federación Departamental de Fabriles, los maestros urbanos y los gremiales de la ciudad de La Paz confirmaron que no acatarían el paro nacional movilizado de 24 horas convocado por la Central Obrera Boliviana porque consideraban que la medida era "apresurada".

El ejecutivo de la COR alteña, Edgar Patana, explicó que la decisión fue asumida por las organizaciones afiliadas a esa entidad matriz porque consideran que es muy prematuro iniciar medidas de presión a tres meses de iniciado la nueva administración de gobierno.

El secretario de organización de la Federación Departamental de Gremiales del Comercio Minorista de La Paz, Darío Ibáñez, manifestó también que no acatarían el paro porque consideraban muy prematuro iniciar medidas de presión a tres meses de un gobierno que tiene el propósito de aplicar un cambio que beneficien a los bolivianos.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores Fabriles de La Paz, Francisco Quispe, manifestó que no acatarían la convocatoria de la COB porque es oportunista, "ya que ni en un año se va a poder atender las demandas en su totalidad porque los gobiernos neoliberales han dejado el país sin recursos".

Asimismo, el ejecutivo de la Confederación de Trabajadores de Educación Urbana de Bolivia, Jaime Rocha, dijo que no participarían en el paro porque el Gobierno reconoció que no podría atender todas sus demandas, excepto en lo económico, antes de junio próximo.

ENFRENTAR ULTIMATUMS

Superado este bache, al Gobierno Morales le queda ahora decidir cómo comportarse ante los ultimátums lanzados por líderes regionales de los departamento de Santa Cruz y Tarija, que esperarán hasta fin de mes para que el Ejecutivo del MAS "cumpla" sus exigencias antes de tomar actitudes más beligerantes al respecto.

Entre las demandas de los líderes de Tarija, que lanzaron hoy viernes su ultimátum, se encuentran mejorar las carreteras de la zona, que el Ejecutivo Morales haga efectiva la norma que permitiría al departamento exportar gas y que el Gobierno rechace que el Chaco se convierta en el décimo departamento del país.

"Le estamos dando un plazo al Gobierno de 10 días para que cumpla el acuerdo por Tarija y tome la decisión de trabajar por Tarija. (El problema) se originó porque el Gobierno, el 15 de abril, ha venido con las manos vacías y ellos han incumplido el acuerdo", sostuvo el vicepresidente del Comité Cívico chapaco, Amílcar Taboada, quien anticipó que, si no reciben respuesta, tomarán "medidas de hecho".

Por el momento, el presidente boliviano ofrece diálogo, ya sea en La Paz, Santa Cruz o en alguna provincia, pero "sin someterse a ultimátums"."Ojalá podamos llegar a consensos sobre temas específicos como el tema de ítems; expresar que se hacen muchos esfuerzos en el tema de salud y educación", manifestó el mandatario, quien reconoció también que son "justas" las reivindicaciones de estos colectivos.