3 de mayo de 2006

Crónica Bolivia.- Zapatero dice que la nacionalización de Morales es un "problema puntual" a solucionar en 180 días

El Gobierno enviará una delegación técnico-política encabezada por Bernardino León para analizar el decreto y buscar soluciones

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que la nacionalización de los hidrocarburos decretada este lunes por Evo Morales en Bolivia es un "problema puntual" para cuya solución tienen "180 días de plazo", período en el que las transnacionales --entre ellas la hispano-argentina Repsol YPF-- deberán firmar nuevos contratos que se ciñan a la normativa vigente. Zapatero negó que la decisión de Morales sea el "varapalo" denunciado por el PP y aclaró que el Gobierno no tomará represalias contra Bolivia. "Vamos a hablar, que es lo que hay que hacer", sentenció.

Respecto al papel de España frente a la nacionalización del gas y el petróleo en Bolivia, Zapatero subrayó que Bolivia es un país de la comunidad latinoamericana y que "la guía" que marcará desde su Ejecutivo es "el esfuerzo político y diplomático".

Reconoció que la decisión del Ejecutivo boliviano estaba en "el programa electoral" de Morales y que el Gobierno español era "consciente" de ello. "Otra cuestión distinta es el momento o la característica en que se iba a hacer la nacionalización", comentó.

En cualquier caso, según dijo, "en absoluto" este tema afectará a la ayuda oficial al desarrollo española a Bolivia. "La gente que necesita educación y salidas va a tener siempre a España al lado más allá del conflicto", remarcó, recordando que el "pueblo de Bolivia tiene muchas necesidades".

Además, confirmó que su Ejecutivo está en contacto con las empresas españolas con intereses en el país andino, entre ellas Repsol YPF, que reclaman que se mantenga la "línea de apoyo e intermediación" con los gobiernos.

A juicio de Zapatero, lo "primero" es "escuchar" al Gobierno de Bolivia para ver "la posición de oferta con las empresas" y concretamente con Repsol YPF, para saber "cuál es la condición de socio de la que hablamos". Subrayó que existe "interés" en que energéticas como Repsol puedan hacer un "trabajo" que sea "beneficioso" para las propias compañías españolas, pero también para el país.

El jefe del Ejecutivo consideró "previsible" que converse con el presidente boliviano. A este respecto, recordó que la próxima semana se celebrará en Viena la Cumbre UE-América Latina Caribe y que en ella tendrá oportunidad de hablar "con todos o casi todos".

REUNIONES MINISTERIALES Y CON EMPRESARIOS

Para analizar el tema de la nacionalización de los hidrocarburos se reunieron esta tarde los secretarios de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León; Economía, David Vegara; y Comercio y Turismo, Pedro Mejía, en el Palacio de la Moncloa. Este encuentro estaba previsto para ayer, pero no se pudo celebrar, según informaron a Europa Press fuentes del Ministerio de Exteriores, que rehusaron precisar más detalles sobre lo tratado en la cita.

Siguiendo las directrices del Ejecutivo de Zapatero, próximamente se reunirá en La Paz el secretario de Estado de Comercio, Pedro Mejía, con representantes de las diferentes empresas españolas presentes en Bolivia, no solo energéticas sino de todos los sectores, según informaron a Europa Press fuentes del Ministerio de Industria, Turismo Y Comercio. Entre las más destacadas se encuentran Repsol-YPF, Red Eléctrica de España, CLH, Iberdrola, Telefónica, Unión Fenosa, o Abertis, con mayor o menor presencia.

DELEGACION TECNICO-POLITICA A BOLIVIA

Además, según confirmó hoy el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, España enviará a La Paz próximamente una delegación técnico-política conformada por responsables de los ministerios de Exteriores, Comercio y Energía, para evaluar el decreto de nacionalización y encontrar soluciones. La delegación estará encabezada por el secretario de Estado español de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica, Bernardino León, según informaron fuentes diplomáticas españolas.

La iniciativa surgió, comentó Moratinos, del propio Morales durante la conversación telefónica que mantuvieron anoche. El ministro español manifestó al mandatario boliviano su "preocupación" por el nuevo proceso que vive la nación andina y sus repercusiones en las empresas españolas allí.

La voluntad del presidente Evo Morales es "de establecer y mantener un diálogo" con las empresas de hidrocarburos extranjeras, en particular con la hispano-argentina Repsol YPF, "para encontrar una solución que sea satisfactoria a ambas partes", dijo Moratinos.

Por su parte, el ministro español transmitió a Morales "la firmeza y preocupación" con la que afronta el Ejecutivo español su anuncio de nacionalización de los yacimientos de hidrocarburos, aunque "al mismo tiempo" la voluntad de encontrar una solución.

LAS ACLARACIONES DE MORALES

Mientras en Bolivia, el presidente Evo Morales aclaraba en sus primeras entrevistas con la prensa tras promulgar el decreto de nacionalización, que está dispuesto a dialogar con las transnacionales sobre el proceso de nacionalización. Además, desmintió que Bolivia vaya a confiscar los activos de las empresas trasnacionales petroleras con el decreto de nacionalización.

No obstante, Morales advirtió de que "no modificará" el decreto 28.701 por el que ordenó la nacionalización y recordó que, tras la promulgación de la norma, "se abre un periodo de 180 días" en el que las empresas deberán adecuarse a las disposiciones del decreto. "Las que no se amolden deberán irse de Bolivia", sentenció.

Morales garantizó a las transnacionales que habrá "nuevos contratos" siempre que quieran negociarlos y que se subordinen a las leyes bolivianas. "Si quieren invertir, podrán seguir invirtiendo, pero bajo control estricto del Estado Nacional", anotó.

En referencia expresa a la petrolera hispano argentina Repsol-YPF y a la brasileña Petrobrás, principales afectadas por el decreto que ordena la nacionalización, el presidente Morales reconoció que ambas "quieren dialogar y negociar, y serán bienvenidas".

"Se negociará con esas empresas, respetando las normas bolivianas", insistió el presidente boliviano, quien reconoció haber conversado con Moratinos pero "no haber tenido la oportunidad" de conversar con el presidente Rodríguez Zapatero.

Morales confirmó también que ayer habló por teléfono sobre la situación con su homólogo brasileño, Luis Ignacio 'Lula' da Silva, con quien --dijo Morales-- se reunirá "en cualquier momento" para aclarar las dudas sobre la nacionalización y para asegurarle, como hizo ante la prensa, que Brasil tiene el suministro de gas boliviano garantizado.

También garantizó el suministro de gas a Argentina, aunque no refirió que haya mantenido contacto alguno con el Ejecutivo de Néstor Kirchner. Sin embargo, ambos mandatarios se encontrarán mañana jueves en Puerto Iguazú (Argentina), junto a 'Lula' y Hugo Chávez, para hablar de la integración energética de Sudamérica.

EL PAPEL DE HUGO CHAVEZ

A pesar de que Morales aseguró que ni Hugo Chávez ni Fidel Castro en nada han "influido o asesorado" en el proceso, el presidente de Venezuela viajó hoy a La Paz para analizar con Morales todas las implicaciones de su decreto de nacionalización.

"Nos hemos manejado en total reserva", afirmó Morales en una entrevista a CNN en español, recogida por Europa Press, en la que aclaró que el decreto fue diseñado por él personalmente, junto a un equipo técnico que trabajó durante un mes y medio, y que tuvo "mucho cuidado" para evitar "filtraciones" a las empresas extranjeras.

Al insistir en que tanto la fecha como el contenido del decreto supremo 28.701 --dado a conocer el pasado 1 de mayo coincidiendo con el Día Internacional del Trabajo-- fue producto de una decisión "absolutamente soberana" de su país, y que ni Castro ni Chávez "tenían conocimiento de su determinación".