17 de septiembre de 2007

Crónica Brasil.- Zapatero y Lula dejan patente su buena sintonía y abogan por estrechar aún más su alianza estratégica

Los empresarios españoles aceptan la invitación de Lula para sumarse a su programa de aceleración del crecimiento

MADRID, 17 Sep. (EUIROPA PRESS) -

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, dejaron hoy patente la buena sintonía que existe entre ambos, con ocasión de su visita a nuestro país, en la que los dos abogaron por estrechar aún más la alianza estratégica entre Madrid y Brasilia. El mandatario brasileño aprovechó para invitar a las empresas españolas a participar en su Programa de Aceleración del Crecimiento, ofrecimiento ampliamente respaldado por los empresarios.

"Lula es el presidente de una de las mayores democracias del mundo, un símbolo y un ejemplo para la comunidad internacional, para muchas naciones emergentes que están decididos a dejar atrás la pobreza", afirmó Zapatero en la rueda de prensa conjunta al término de la reunión de trabajo y el encuentro con los empresarios. "Mi simpatía personal y afinidad con el presidente Lula es evidente. Te aprecio y te admiro", subrayó.

Por eso, el jefe del Ejecutivo abogó por estrechar "aún más" la cooperación entre ambos países, más allá de la declaración de Brasilia de 2005, tras resaltar que Brasil es el primer socio económico y comercial de España en América Latina. "Queremos y podemos avanzar en nuestros vínculos económicos, para lo que impulsaremos proyectos conjuntos en las áreas de agricultura, tecnología, biomedicina, fármacos, fuentes de energía renovable o los biocombustibles", añadió Zapatero.

Ambos dijeron partir de una idea común y es que el desarrollo de Iberoamérica sólo es posible a través de la educación, de la inversión en formación, de la investigación, del refuerzo de la equidad y de la cohesión social. Así, reafirmaron los valores compartidos en lo que concierne el fortalecimiento de la democracia, el respeto a los Derechos Humanos, la defensa de la paz, y la promoción del desarrollo con justicia social.

"Brasil es una de las grandes naciones del siglo XXI y Lula será uno de los grandes presidentes del siglo XXI. El camino para conseguirlo pasa en buena medida por Europa, por una asociación estratégica con la Unión Europea", prosiguió Zapatero, quien confió en que Mercosur, bloque del que forma parte Brasil, confirme pronto su relación privilegiada con los Veintisiete. "España va a trabajar en ello", insistió.

MULTILATERALISMO Y REFORMA DE LA ONU

En otro momento, Zapatero volvió a destacar el gran impulso dado por Lula en Brasil para que el español sea una asignatura obligatoria en los colegios de secundaria, tras lo cual recordó que Brasil es el país del mundo con el mayor número de sedes del Instituto Cervantes.

En el plano internacional hicieron énfasis en el mutuo compromiso con el diálogo entre civilizaciones y el fortalecimiento del multilateralismo, y defendieron la necesidad de reformar la Organización de Naciones Unidas (ONU), ante lo cual abogaron por completar el proceso de revitalización de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad.

Así, los presidentes reafirmaron su convicción de que sólo con un sistema internacional "eficaz, legítimo y representativo" se podrá hacer frente a los desafíos globales existentes. Además, coincidieron en la importancia del diálogo y la negociación como instrumentos básicos para el mantenimiento de la paz y las relaciones de amistad y de cooperación, y el progreso social y económico de las naciones.

Durante la rueda de prensa, el presidente Lula confirmó que participará en la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que tendrá lugar el próximo mes de noviembre en Santiago de Chile, que en esta nueva edición tendrá como eje central de las conversaciones la cohesión social.

INTEGRACION REGIONAL

"Creo que Sudamérica y América Latina pasan por un momento excepcional", señaló Lula da Silva, para quien las diferencias que hay entre los países de la región son normales. "Hay gente que piensa que tenemos que pelearnos con (el presidente de Venezuela, Hugo) Chávez. Yo quiero traer a Chávez a Mercosur y apenas falta que nuestro Congreso lo apruebe para que pueda entrar", subrayó.

Asimismo, insistió en la necesidad de seguir trabajando por la integración de los países latinoamericanos, para lo cual volvió a pedir la ayuda de España y de sus empresarios para contribuir con sus inversiones a las necesarias obras de infraestructura que, según dijo, "son justamente la base de toda integración".

Por otro lado, Lula da Silva dijo que su país tiene mucho que aprender de España en materia de turismo. De hecho, ambos mandatarios mostraron su satisfacción por el incremento del flujo de turistas entre los dos países y expresaron la disposición de implementar el Protocolo de Cooperación en Materia de Turismo y el Acuerdo de Cooperación sobre Cesión de Tecnología Turística.

Al término de la reunión de trabajo se firmaron cuatro acuerdos bilaterales sobre la regulación de las actividades económicas de personal diplomático en los respectivos países, el canje de los carnés de conducir, otro relativo al funcionamiento de los centros culturales y un memorando de entendimiento sobre festivales culturales para la realización de semanas culturales en los respectivos países.

EMPRESAS ESPAÑOLAS ACEPTAN LA INVITACION

Posteriormente, los presidentes se reunieron con un nutrido grupo de empresarios españoles con fuertes inversiones en Brasil, quienes confirmaron a Lula su intención de participar activamente con sus inversiones en el Programa de Aceleramiento del Crecimiento, que prevé de aquí a 2010 inversiones por un total de 250.000 millones de dólares (casi 180.000 millones de euros) en distintos sectores.

En el encuentro estuvieron presentes más de medio centenar de empresarios españoles con fuertes inversiones en Brasil, entre los que destacan César Alierta (Telefónica); Emilio Botín (Santander); Antonio Brufau (Repsol YPF); Francisco González (BBVA); Manuel Pizarro (Endesa) o José Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola), Florentino Pérez (ACS) o Salvador Gabarró (Gas Natural), entre otros.

César Alierta recordó que Telefónica es la principal empresa europea con inversiones en Brasil, del orden de los 31.000 millones de dólares, aseguró ver con optimismo los avances en materia económica, donde está presente desde hace diez años, y anunció inversiones por 7.000 millones de dólares hasta 2010. Por su parte, Emilio Botín elogió las cifras macroeconómicas brasileñas que han convertido al país en una referencia en la región. "Lula nos ha enseñado que el éxito también puede ser latinoamericano", indicó.

Los mismos elogios llegaron de Antoni Brufau, para quien el programa de aceleración del crecimiento es un ejemplo de lo que pueden lograr los países con "transparencia, profesionalidad y seguridad jurídica", ante lo cual dijo que Repsol YPF responderá positivamente a la invitación del presidente. También expresaron su interés de acompañar a Lula los titulares de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, y de Gas Natural, Salvador Gabarró, quienes reforzaron su apuesta por Brasil