3 de diciembre de 2006

Crónica Chile (2).- Pinochet: el hombre de confianza de Allende que lideró el golpe de Estadogolpe de Estado

Protagonizó una de las dictaduras más largas del Cono Sur, que causó 3.500 desaparecidos y 10.000 muertos por violaciones a DDHH

SANTIAGO, 3 Dic. (de la corresponsal de EUROPA PRESS ClaudiaRiquelme) -

Cuando el general Carlos Prats decidió dejar su cargo de comandante en jefe del Ejército, en agosto de 1973, buscando con su renuncia aminorar la grave crisis política que vivía Chile, pensó inmediatamente en que su sucesor no podía ser otro que el general Augusto Pinochet, a quien consideraba un colaborador leal y constitucionalista.

Esa reflexión fue compartida por el presidente Salvador Allende, quien, según algunos de sus biógrafos, estuvo preocupado hasta el último momento del 11 de septiembre de 1973, cuando se quitó la vida en medio del bombardeo a La Moneda, sede del Poder Ejecutivo, de la suerte que había corrido Pinochet. Hasta que se dio cuenta de que él era quien lideraba el Golpe de Estado.

Treinta y cuatro años después, Pinochet, quien hoy se encuentra al borde de la muerte tras sufrir un infarto al miocardio y un edema pulmonar, está procesado por el asesinato de general Carlos Prats, quien murió junto a su esposa producto de un atentado con bomba cometido en Buenos Aires, en 1974.

Augusto José Ramón Pinochet Ugarte, quien fue comandante en jefe del Ejército chileno durante 25 años y quien ostentó los cargos de jefe supremo de la Nación y senador vitalicio en el Parlamento chileno, lideró la junta militar que protagonizó una de las más extensas dictaduras militares del Cono Sur, y que, según han consignado estudios locales y de organismos internacionales, dejó más de 3.500 detenidos desaparecidos, 10.000 muertos por violaciones a los derechos humanos y al menos 300 mil víctimas de torturas y otros actos ilegítimos.

En "el final de sus días", como él mismo definió el período actual la semana pasada, cuando cumplió 91 años, el ex dictador Augusto Pinochet enfrenta siete desafueros y casi 300 querellas en su contra por casos de violaciones a los derechos humanos. Según las leyes chilenas, estos casos no mueren con Pinochet, sino que seguirán siendo investigados por los tribunales.

CARRERA MILITAR

Augusto Pinochet Ugarte nació en la ciudad de Valparaíso, ubicada a 120 kilómetros al oeste de Santiago, el 25 de noviembre de 1915. Tras ingresar en 1933 en la Escuela Militar y cumplir sus primeros destinos militares, en enero de 1943 contrae matrimonio con Lucía Hiriart Rodríguez, con quien tuvo cinco hijos. Hoy, su esposa e hijos están procesados, junto a él, por el fraude al Fisco cometido con las millonarias cuentas secretas que mantuvo durante décadas en el Banco Riggs de Estados Unidos.

En 1951 obtiene el título de oficial de Estado Mayor y se traslada a la Escuela Militar. En 1956 debe abandonar sus estudios en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile para participar en una misión militar en Quito, donde permanece tres años y medio.

En 1968 es nombrado jefe del Estado Mayor de la II División de Ejército, en Santiago, y a fines de año es ascendido a general de Brigada. En enero de 1971 asciende a general de división y es nombrado comandante de la guarnición de Ejército de Santiago. Posteriormente, a principios de 1972, es nombrado jefe del Estado Mayor General del Ejército. El 23 de agosto de 1973 es nombrado por Allende comandante en jefe del Ejército, en reemplazo del general Prats.

EL GOLPE DE ESTADO

El 11 de septiembre de 1973, Pinochet lidera el golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende, tras lo cual es nombrado jefe de la Junta de Gobierno que integraban el comandante en jefe de la Armada, almirante José Toribio Merino; el comandante en jefe de la Fuerza Aérea, general Gustavo Leigh, y el general director de la policía militarizada chilena, general César Mendoza.

La Junta Militar asume el control del país, suprimiendo y asumiendo las labores de los poderes Legislativo y Judicial, bajo el compromiso de "restaurar la institucionalidad nacional quebrantada".

En lo que ha sido considerado como el período más negro de la historia de Chile, el golpe de Estado da paso a la dictadura en la que Pinochet inició una profunda transformación y reforma administrativa del Estado chileno, que se plasmó en la Constitución de 1980, aprobada por los chilenos en condiciones de represión y que sigue cuestionada en la actualidad.

Tras estabilizar la economía del país, la Junta Militar impone duras reformas económicas que generan extremas condiciones de pobreza nunca antes vistas en Chile. Con todo, y con el apoyo de un equipo de economistas de la Universidad de Chicago que integraron los gabinetes ministeriales de Pinochet, el dictador logró hacer repuntar la economía chilena con medidas que incluso han sido mantenidas 34 años después por los gobiernos de centro izquierda que sucedieron a la dictadura.

Paralelamente, y sin el conocimiento de la mayoría de los chilenos debido al control de los medios informativos y al régimen del terror, se crean los organismos represivos del régimen, como la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), integrados por miembros de las Fuerzas Armadas chilenas, que reprimieron a sangre y fuego a los opositores a la dictadura y, además, formaron parte de la Operación Cóndor, destinada a reprimir a los militantes de izquierda del Cono Sur.

En 1978, Chile se enfrenta a una delicada situación limítrofe con Argentina por las Islas Picton y Lenox, ubicadas en la zona austral. Al borde de una guerra, ambos países deciden pedir al mediación del Papa Juan Pablo II, ante quien, ambas naciones firman el Tratado de Paz y Amistad en 1984.

En septiembre del año 1986, a tres años de que comenzaran las primeras protestas políticas masivas en Chile, en contra del régimen dictatorial, Pinochet sale con vida del único atentado ocurrido en su contra durante los 17 años de su gobierno de facto, cuando el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, brazo armado del Partido Comunista, lo encierra en una emboscada en la zona precordillerana de la capital chilena. Sin embargo, los errores cometidos por los francotiradores, la pericia de su chófer y el blindaje del Mercedes Benz en el que viajaba salvaron su vida.

DERROTA EN LAS URNAS

En 1988, debido a la agitación política que genera su dictadura, decide convocar un plebiscito el 5 de octubre, en el cual los chilenos debían decidir si querían elecciones libres al año siguiente o continuar con el gobierno de Pinochet, quien se presentó como candidato único de esa alternativa.

Por abrumadora mayoría, el ex dictador fue derrotado en las urnas. Al año siguiente, una coalición de partidos de centro izquierda, liderada por el demócrata cristiano Patricio Aylwin, devolvió la democracia a Chile. Pinochet deja el Ejército el 10 de marzo de 1998, cuando es nombrado comandante en jefe benemérito. Al día siguiente asume el cargo de senador vitalicio.

En octubre de 1998, mientras se encontraba de visita privada en Londres, donde acudió a operarse de una dolencia ósea, fueretenido en un hospital y luego en una residencia-cárcel, debido a las acciones del juez Baltasar Garzón, quien inició un acción en su contra ante la Audiencia Nacional Española y pidió su extradición al Reino Unido por crímenes contra la Humanidad.

Pinochet estuvo 503 días preso en Londres, desde donde salió después de que, en medio de largas tensiones que revolvieron el espectro político nacional y del exterior, el Gobierno británico lo liberase "por clemencia", debido a su avanzada edad y mal estado de salud. El ex dictador, sin embargo, quien salió en silla de ruedas de Inglaterra, bajó caminando del avión que lo devolvió a Santiago de Chile.

A su regreso, intentó retomar su cargo de senador vitalicio, al que debió renunciar tres años después, alegando demencia subcortical leve, para eludir la acción de la justicia.