1 de julio de 2007

Crónica Colombia.- Unos 24.000 colombianos fueron secuestrados en los últimos 10 años, 3.143 aún permanecen cautivos

Desde 1996 las guerrillas obtuvieron cerca de 1.480 millones de euros en concepto en rescates

BOGOTÁ, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 24.000 personas fueron secuestradas en la última década en Colombia y, a día de hoy, 3.143 permanecen en cautividad y bajo el poder de distintos grupos ilegales, entre los que destacan las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Colombia tiene, además, el deshonroso primer puesto mundial en número de menores de edad secuestrados que se eleva a 2.700 desde 1996. De los 24.000 cautivos, 1.269 fallecieron mientras estaban privados de libertad --incluidos los 11 diputados del departamento del Valle del Cauca que estaban en poder de las FARC asesinados recientemente--, según un reportaje de investigación elaborado por el diario colombiano 'El Tiempo'. Otra de las estadísticas en las que Colombia ostenta una de las primeras posiciones es la del número de días en las que un ser humano ha permanecido en cautividad. Esto se debe al caso del sargento del Ejército, Pablo Emilio Moncayo, que lleva 3.479 días, es decir, nueve años y medio, secuestrado.

Emmanuel, hijo de la también secuestrada Clara Rojas, nació hace cinco años en cautiverio y vino al mundo tras ser asistida su madre en el parto por miembros de las FARC. Con ellos permanece la ex candidata a la presidencia de Colombia, Íngrid Betancourt.

La sobrecogedora estadística indica que en los últimos 10 años, 6.772 personas fueron secuestradas a manos de las FARC, 5.389 por el ELN, las AUC, por su parte, reaptaron a 1.163 colombianos y otros 5.105 fueron privados de libertad sin que se conozca la autoría de sus captores.

Por colectivos el más afectado por los secuestros de grupos ilegales fue el de los comerciantes, con 2.769 personas, seguido del de los conductores, que asistió al secuestro de 916 de sus miembros. Por su parte, 740 agricultores fueron privados de libertad, seguidos de los 503 estudiantes, los 454 políticos y las 431 amas de casa. Asimismo figuran otros 428 desaparecidos sin que se conozca qué grupo los mantiene bajo su jurisdicción.

De los numerosos 24.000 secuestrados, 4.422 fueron rescatados con vida en operaciones de las Fuerzas de seguridad colombianas. Sin embargo, determinadas acciones que buscaban la liberación de estos seres humanos fracasaron y por ello varios de los familiares de los que aún permanecen en cautiverio han pedido en numerosas ocasiones al gobierno de la nación que evite estas acciones por el riesgo que implican.

En operativos fracasados murieron por ejemplo el gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria, los exministros Gilberto Echeverri o Consuelo Araújo o Diana, hija del ex presidente Julio César Turbay.

Por el contrario, gracias a acciones militares programadas por el Estado se logró la liberación del hoy vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, la ex ministra Maruja Pachón o el ex presidente Andrés Pastrana. Los tres fueron captados por el fallecido narcotraficante jefe del cártel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria.

Con mayor éxito, lograron huir por sus propios medios el actual ministro de Asuntos Exteriores colombiano, Fernando Araújo, el cual llevaba seis años en poder de las FARC, y que fue nombrado en su cargo mes y medio después de comenzar a disfrutar de su nueva libertad o el subintendente de la policía John Frank Pinchao quien logró escapar de las FARC pocos días después que Araújo, tras permanecer nueve años en cautividad.

El Ejército Popular de Liberación (EPL) devolvió el cadáver del ganadero Julio Calderón en 1997 solo después de que en 1997 sus hijos entregaran al citado grupo una importante cantidad de dinero, unos guantes de plástico y dos bolsas negras de basura para el cadáver de su padre.

El primer secuestro que se conoce en Colombia data del 31 de enero de 1933, cuando una niña de tres años de edad, Elisa Eder, hija de un industrial fue raptada. El padre, Harol Eder entregó 50.000 pesos de la época para recuperarla. Tres décadas después el industrial fue asesinado cuando trataban de secuestrarle.

El empresario japonés Chikao Muramatsu fue secuestrado por ex policías que en 2001 le vendieron a las FARC por un total de 30 millones de pesos colombianos. Esta guerrilla solicitó después a la familia del nipón un rescate de 25 millones de dólares (18,5 millones de euros), considerado el rescate más alto de la historia del país, que solo sirvió para que finalmente su cuerpo apareciera tirado en una cuneta.

El ELN, por su parte secuestró en 1989 a monseñor Jesús Emilio Jaramillo, que entonces contaba con 70 años de edad, y pocas horas después fue asesinado a tiros. Diez años después, la misma guerrilla entró en una iglesia de Cali y raptó a 180 personas y un mes más tarde, secuestró a los 46 ocupantes de un avión que viajaba de Bucaramanga a Bogotá.

REACCIÓN POPULAR

El próximo jueves, 11 años después de las seis multitudinarias manifestaciones que pedían 'ya no más' secuestros, está convocada una marcha nacional para exigir a los delincuentes y a las guerrillas que cesen en su estrategia de privar a personas de su libertad. Se estima que con los secuestros la guerrilla logró, en las dos últimas décadas, más de 2.000 millones de dólares (casi 1.480 millones de euros).

A pesar de que sólo en 2007 se registraron 184 secuestros en sus primeros seis meses, el año con mayor índice de raptos fue 2001, cuando se produjeron 3.532, seguido del año 2000 donde se contabilizaron 3.211 raptos.

La tendencia de este delito, calificado de lesa humanidad, va en descenso desde 2001, durante el primer mandato presidencial de Álvaro Uribe. Ya en 2002 los casos bajaron a 2.882 víctimas directas y en 2006 la cifra dio como resultado 687 plagios, según 'Fodelibertad'. Por otra parte, sólo en el pasado murieron 30 personas mientras permanecían privadas de libertad.