22 de noviembre de 2007

Crónica Colombia.- Álvaro Uribe 'cesa' a Hugo Chávez como mediador en un acuerdo humanitario con las FARC

Nicolás Sarkozy y familiares de rehenes de la guerrilla piden al gobierno colombiano que Chávez retome las negociaciones

BOGOTÁ, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, canceló la mediación del presidente venezolano, Hugo Chávez, y de la senadora Piedad Córdoba para la consecución de un intercambio humanitario de presos por rehenes con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El mandatario anunció su decisión el miércoles por la noche (madrugada del jueves en España), después de que los facilitadores se comunicaran por teléfono con el jefe del Ejército colombiano, Mario Montoya, para pedirle información sobre los secuestrados.

"El presidente de la República (de Colombia) da por terminada la facilitación de la senadora Piedad Córdoba y la mediación del presidente Hugo Chávez, a quienes agradece la ayuda que estaban prestando", señaló el comunicado oficial leído en los medios de comunicación colombianos.

La decisión se produjo al parecer porque al gobierno de Colombia le molestó la llamada que Chávez y Córdoba realizaron al general Montoya a pesar de que Uribe le había advertido a su colega venezolano durante la pasada Cumbre iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno celebrada hace dos semanas en Santiago de Chile que no se comunicara con los altos cargos militares colombianos.

Tras conocer la llamada, Uribe realizó varias consultas con asesores y militares tras lo cual a las 22:00 horas (04:00 hora española) emitió su decisión. Una vez conocida la decisión la senadora Piedad Córdoba mostró su desacuerdo con Uribe.

Según fuentes del gobierno colombiano Piedad Córdoba pudo haber llamado al general Montoya cuando se encontraba en Cuba con Hugo Chávez, donde hicieron escala para visitar al jefe del Estado cubano, Fidel Castro, a su vuelta del viaje por Oriente Próximo y Europa. Cuando Córdoba tenía al alto militar al otro lado del teléfono, inmediatamente le pasó a Chávez.

Una vez concluida la conversación, el general Montoya se dirigió a la Casa de Nariño, para comunicarle el hecho al presidente Uribe, quien durante la pasada Cumbre había advertido en tono de broma a su colega venezolano "Hugo: no me llames a los generales, porque se me vuelven chavistas".

AGRADECIDOS A CHÁVEZ.

Mediante el Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, el Ejecutivo colombiano agradeció las gestiones realizadas por el presidente del gobierno venezolano, Hugo Chávez, para lograr el acuerdo humanitario, pero añadió que en este momento el gobierno no se plantea buscar nuevos facilitadores internacionales.

"A partir de este momento y por instrucciones directas que he recibido del presidente de la República tomo la coordinación y el control de todas las gestiones que se puedan adelantar para liberar a los secuestrados...lo haremos de forma discreta", declaró Restrepo.

En rueda de prensa en el Palacio de Gobierno, Restrepo indicó que las gestiones venezolanas con las FARC no afectan al proceso de acercamientos que realiza el Ejecutivo del presidente, Álvaro Uribe, con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

El Alto Comisionado reconoció que las gestiones de Bogotá y Caracas cometieron errores como la alta exposición a los medios de comunicación sin reservas, durante los intentos por lograr que las FARC liberen a los secuestrados a cambio de la puesta en libertad de una cantidad de guerrilleros que están presos en cárceles.

Por otra parte, Restrepo agregó que durante este jueves habló por teléfono con el ministro de Asuntos Exteriores venezolano, Nicolás Maduro, para exponerle la decisión que Uribe tomó el miércoles por la noche, cuando se decidió poner punto y final a las gestiones de Chávez y la senadora Piedad Córdoba.

"Entendemos el gran compromiso del presidente Chávez...hemos reiterado hoy el agradecimiento al presidente" venezolano, dijo el comisionado ratificando de inmediato la causa alegada para la suspensión de los contactos directos entre Chávez y mandos militares colombianos.

La decisión de Uribe se produce dos días después de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, se entrevistara en París con el jefe del Estado galo, Nicolas Sarkozy, para hablar de las gestiones iniciadas para lograr la liberación de secuestrados entre los que figura la ex candidata presidencial de nacionalidad colombo-francesa Ingrid Betancourt.

El mandatario venezolano llegó a Francia sin una prueba de que Betancourt sigue viva, pese a las expectativas generadas, pero entregó a Sarkozy una carta del líder de las FARC, Manuel Marulanda, alias 'Tirofijo', en la que la guerrilla se compromete a entregar esta prueba antes de fin de año.

NICOLÁS SARKOZY PIDE QUE CHÁVEZ CONTINÚE CON LAS GESTIONES.

Desde París, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, deseó hoy que su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, reconsidere su decisión y mantenga al venezolano Hugo Chávez como mediador ante la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), según declaró hoy en rueda de prensa el portavoz del Elíseo, David Martinon.

El Elíseo sigue pensando que el presidente Chávez es "la mejor oportunidad" para liberar a Ingrid Betancourt, la ex candidata presidencial de origen colombiano nacionalizada francesa secuestrada por la guerrilla en 2002, y al resto de los rehenes que están en manos de las FARC.

Martinon admitió, no obstante, que el encuentro mantenido el pasado martes en París por el presidente Sarkozy y su homólogo venezolano, que giró básicamente en torno a la suerte de Betancourt, fue "incompleto" e "insatisfactorio" porque Chávez no aportó pruebas de que está viva. "A pesar de todo --dijo-- ha habido avances".

Francia reiteró, pues, su apoyo a la mediación de Chávez y desea que se retome el diálogo entre el presidente Uribe y el mandatario venezolano porque, según Martinon, Chávez es un "elemento clave" del éxito de la mediación.

Por último, el portavoz presidencial informó de que el embajador francés en Bogotá, que se encuentra actualmente en París, regresará en breve a la capital colombiana con una carta del presidente Sarkozy dirigida a Uribe. Aunque no adelantó el contenido de la misiva, señaló que Sarkozy "desea que Uribe reconsidere su decisión".

REACCIÓN.

La Federación Internacional de Comités de apoyo a Ingrid Betancourt recibió hoy con "decepción" la noticia. "No hay palabras para expresar con exactitud la decepción que tenemos", declaró a Europa Press el portavoz de la Federación, Hervé Marro, que lamentó también que Uribe haya optado por "volver a su línea de mano dura sin hacer caso al dolor de las familias".

A su juicio, Uribe tiene la posibilidad de ser un "ejemplo" para el mundo entero pero "no quiere asumir ese papel". "No puedo entender que Álvaro Uribe quiera ridiculizarse así en el escenario internacional", agregó.

Ahora, además de confiar en que la presión internacional haga virar la posición del presidente colombiano, el comité de apoyo "pone sus esperanzas en las manos" del presidente francés, Nicolas Sarkozy. "Hasta ahora únicamente él ha podido asegurarnos una línea recta y fija", dijo Marro.

El comité recuerda, por otra parte, que la mediación liderada por Chávez era apoyada no sólo por Francia sino por otros muchos países como Brasil, Chile, China, Estados Unidos, Uruguay, Argentina, Suiza y hasta España.

Así, toda la familia de la Betancourt, quien fue secuestrada en 2002 por las FARC, reafirmó su total confianza en el presidente Chávez, que logró, dicen, "avances significativos" para que hoy se pueda esperar una liberación de Betancourt y del resto de los rehenes. "No hay en este momento ninguna alternativa aceptable a esta mediación y pedimos con insistencia al presidente Uribe reconsiderar su decisión, mostrando así que es él y no sus generales quien dirige el país", recalcó el comité de apoyo.