7 de agosto de 2006

Crónica Colombia.- Alvaro Uribe jura como presidente reelecto de Colombia en una Bogotá blindada contra las FARC

Alrededor de 400.000 soldados y policías fueron desplegados por todo el país para neutralizar posibles acciones hostiles de las FARC

BOGOTA, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente colombiano Alvaro Uribe, reelecto el pasado 28 de mayo con el contundente respaldo de unos 7,3 millones de sufragios, tomó hoy lunes posesión del cargo durante una solemne ceremonia celebrada en del Capitolio Nacional. Asistieron al evento, rodeado de estrictas medidas de seguridad ante posibles atentados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón y los presidentes de una decena de países de la región. Grandes ausencias fueron, entre otras, las de los presidentes de Cuba, Venezuela, Bolivia, Brasil, Argentina o Uruguay. Tampoco acudió la esperada secretaria de Estado norteamericana, Condolezza Rice.

Además del hecho histórico de la reelección inmediata mediante votación popular del presidente Uribe, también por primera vez en la historia del país una mujer entregó la banda y tomó el juramento al presidente del país, la presidenta del Senado, Dilian Francisca Toro.

Los actos de posesión se realizaron en medio de una vigilancia extrema en el centro de Bogotá, donde 10 anillos de seguridad y 60 puestos de control aún velan por la integridad del mandatario y los invitados especiales.

Alrededor de 400.000 soldados y policías fueron desplegados por todo el país para toma de posesión del reelecto presidente Uribe, que coincidió hoy con la conmemoración de la histórica Batalla de Boyacá. Este operativo busca neutralizar posibles acciones hostiles de grupos guerrilleros, particularmente de las FARC, que se han mostrado muy activas en los últimos días.

Así el país, Bogotá se blindó hoy contra eventuales ataques de las FARC. Desde el fin de semana, miembros de las fuerzas del orden realizaron operativos de control de armas y documentos en retenes en donde paraban autobuses y automóviles al azar.

Tanquetas militares aparecieron el domingo en varios puntos de la capital colombiana con soldados armados con metralletas, mientras transeúntes y automóviles pasaban a su alrededor. También se apostaron francotiradores en varios puntos de los cerros orientales de Bogotá para vigilar el centro histórico, donde hoy lunes se cumplen los actos oficiales de posesión de Uribe.

ASISTENTES Y GRANDES AUSENCIAS

Entre los asistentes a la ceremonia se encuentran los presidentes de Chile, Michelle Bachelet; de Perú, Alan García; de Ecuador, Alfredo Palacio; de Costa Rica, Oscar Arias; de El Salvador, Elías Antonio Saca; de Guatemala, Oscar Berger; de Honduras, Manuel Zelaya; de Nicaragua, Oscar Bolaño; de Panamá, Vicente Torrijos, y de Paraguay, Nicanor Duarte Frutos.

También acudió al acto el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, quien a su llegada a Colombia expresó su satisfacción por estar nuevamente en suelo colombiano para participar en lo que calificó como "un acto de afirmación democrática" y poder transmitir al Gobierno colombiano el apoyo de España "en este nuevo período democrático y un saludo personal a todo el pueblo colombiano".

Grandes ausencias fueron las del líder cubano Fidel Castro, quien se encuentra convaleciente tras someterse a una operación quirúrgica y fue sustituido por su vicepresidente, Carlos Lage; la del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien canceló su asistencia a la ceremonia sin dar explicaciones y envió en su lugar al vicepresidente, José Vicente Rangel.

Faltó asimismo la secretaria de Estado norteamericana, Condolezza Rice, quien anunció hace semanas su comparecencia en el acto y que finalmente envió en su lugar al secretario de Comercio de Estados Unidos, Carlos Gutiérrez.

Tampoco estuvieron presentes el presidente de Argentina, Néstor Kirchner, representado por su vicepresidente Daniel Scioli; el mandatario boliviano, Evo Morales, por quien acudió su vicepresidente, Alvaro Marcelo García, ni el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez. En sustitución del brasileño Luis Ignacio 'Lula' da Silva asistió a la toma de posesión de Uribe la primera dama de ese país, Marisa Leticia 'Lula' da Silva.

EL COMBATE A LAS FARC

En su segundo mandato, el gran reto de Uribe será el de continuar con la lucha contra la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarios de Colombia(FARC), que siempre fue su lema de campaña.

Sin embargo, según la prensa local, deberá responder "con hechos" para lograr neutralizar a la primera guerrilla de Colombia, que aunque fue replegada durante los primeros cuatro años de su Gobierno, durante los últimos días ha demostrado seguir fuerte en el país.

Las FARC han activado diversos coches bomba, atacado patrullas, ocupado dos poblaciones en el Tolima, bloqueado carreteras y otras acciones extremas durante los últimos días.

No obstante, el ministro de Interior y de Justicia de Colombia, Sabas Pretelt de la Vega, asegura que los guerrilleros buscan "perturbar la imagen internacional de Colombia, ejecutando acciones terroristas contra la población civil, para demostrar un poderío que no tienen".

REFORMAS FINACIERAS Y SOCIALES, LOS RETOS

Mientras tanto, en el plano económico, Uribe parece haber aprobado el examen del primer mandato. Ahora pretende ordenar las finanzas del país a través de reformas legales, la principal de las cuales es un cambio estructura en el tema tributario.

Según cifras del propio Gobierno colombiano, el Producto Interno Bruto (PIB) del país creció un 5% entre 2004 y 2005. El año pasado, las exportaciones superaron los 20.000 millones de dólares, la inflación es baja y el peso se mantiene fuerte.

Si logra fortalecer las finanzas, deberá entrar a trabajar en el tema social, pues aun persiste la enorme desigualdad y los elevados índices de pobreza e indigencia, mientras que el desempleo, que aunque está a la baja, afecta a casi 2,3 millones personas.

El sector sanitario, con graves problemas financieros; la educación, que tiene altos niveles de deserción por parte de los alumnos y las obras de beneficio comunitario, deberán estar a la orden del día en el nuevo mandato.También las obras públicas serán vitales para modernizar al país y ponerlo a tono con los retos del Gobierno de internacionalizar su economía.