15 de agosto de 2006

Crónica Colombia.- Los 'paras' dicen que el proceso atraviesa una "gravísima crisis" y rechazan la Ley de Justicia y Paz

El presidente Uribe advierte que extraditará a los desmovilizados de las AUC que no se atengan a la citada ley

BOGOTA, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

El desmovilizado comandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), alias 'Ernesto Baez', considera que el proceso de negociación con el Gobierno de Alvaro Uribe se enfrenta a una "gravísima crisis", tras conocerse el fallo de la Corte Constitucional sobre la Ley de Justicia y Paz. Estas declaraciones tienen lugar poco después de que el presidente asegurara que extraditará a los paramilitares que no se atengan a la citada ley.

"Actualmente las condiciones de la ley de Justicia y Paz son muy distintas a las que contemplaba antes del 18 de mayo", explicó el desmovilizado jefe paramilitar, para quien en esa norma hay vacíos "enormes" que sólo son subsanables con una nueva ley, o a través de una Asamblea Constituyente.

"El proceso está en gravísima crisis, hemos guardado prudencia, y no hemos querido alarmar al país, pero la crisis es muy grave y el ministro del Interior lo hizo ver con sus declaraciones", añadió Baez en declaraciones a la emisora local Radio Caracol, recogidas por Europa Press.

"HERRAMIENTA DE GUERRA"

Asimismo, el ex jefe paramilitar indicó que rechazan el mecanismo del decreto, propuesto por el Gobierno para reglamentar la ley de Justicia y Paz, "porque no tiene la misma fuerza de la ley", tras considerar que la ley de Uribe "es más una herramienta de guerra que de paz".

En este punto, Báez indicó que los paramilitares desmovilizados le manifestaron al ministro del Interior su disposición para acudir ante los tribunales de justicia, mientras que el Gobierno de Uribe continúa con la exploración de caminos para superar la crisis que vive el proceso.

"Los desmovilizados de las Autodefensas Unidas de Colombia estamos dispuestos a cumplir con los requerimientos de la justicia, incluso algunos ex comandantes como Salvatore Mancuso han estado asistiendo cuando los requiere la fiscalía", precisó Baez, que ha comparecido ante la justicia en varias oportunidades en las últimas semanas.

AUMENTO DE LA PRESENCIA GUERRILLERA

Por otro lado, denunció que la guerrilla se ha fortalecido en las zonas abandonadas por las AUC tras su desmovilización. "Es realmente muy preocupante la llegada de grupos guerrilleros a las regiones que fueron abandonadas por las autodefensas luego de su desmovilización", añadió.

"Las fuerzas armadas no le están contando al presidente Uribe lo que está ocurriendo en las regiones, con la llegada de la guerrilla a varias zonas del país, e las que se han incrementado el secuestro, la extorsión y los asesinatos", sostuvo Baez, que dijo que las denuncias han sido concretas desde el momento en que se desmovilizaron.

También reconoció la gravedad del rearme de algunos paramilitares, e indicó que gran parte de lo que se denuncia es cierto. "Es perverso que ciertos organismos de seguridad digan que esos grupos delincuenciales se han conformado a expensas de los desmovilizados jefes paramilitares", insistió.

REUNION "URGENTE"

Por todos estos motivos y ante la gravedad de la situación, Baez pidió una reunión "urgente" con el ministro de Defensa para entregarle la información que tienen sobre la situación de orden publico en las zonas donde se desmovilizaron las Autodefensas, sobre todo en el sur de Bolívar.

Las declaraciones de Ernesto Baez tienen lugar después de que el presidente Uribe pidió a los desmovilizados de las Autodefensas ponerse de inmediato a disposición de los magistrados y aceptar los centros de reclusión, o de lo contrario perderán los beneficios jurídicos y podrían incluso ser extraditados.

Así, el primer mandatario afirmó que los desmovilizados, que por sus delitos deban ponerse a disposición de las salas de los magistrados recientemente creadas, tendrán que hacerlo sin dilación, y ubicarse de inmediato en sitios de reclusión dignos, así sean temporales mientras se decide sus lugares definitivos de reclusión.

EXTRADICION

De hecho, el presidente Uribe exigió a los paramilitares acatar la ley de Justicia y Paz, creada para enjuiciar a quienes se acogieron a un proceso de paz, y dijo que en caso contrario autorizará que sean extraditados aquellos requeridos por la justicia internacional por sus crímenes.

El Constitucional estableció que los únicos sitios para purgar penas son cárceles nacionales, eliminando una ventaja que permitía a los paramilitares hacerlo en otros lugares. "Los beneficiarios de la suspensión condicionada del envío en extradición deben acatar estas determinaciones. En caso contrario, perderán el beneficio", aclaró.

Uno de los alicientes para que los paramilitares desmovilizados participaran en el proceso de paz fue la oferta de que no serían extraditados a Estados Unidos, en donde la mayoría de comandantes enfrentan procesos por narcotráfico. Más de 30.000 paramilitares depusieron las armas.