7 de diciembre de 2006

Crónica Corrupción.- El 69% de los ciudadanos cree que los Gobiernos no son eficaces en la lucha contra la corrupción

Los partidos políticos son considerados la institución más corrupta, según el Barómetro Global de la Corrupción

MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

La mayoría de los ciudadanos tiene una mala opinión de los esfuerzos que sus Gobiernos destinan a la lucha contra la corrupción, un mal que afecta de manera importante a la vida personal, económica y política de las personas, según revela el Barómetro Global de la Corrupción 2006 elaborado por Transparencia Internacional, que sitúa a los partidos políticos como las instituciones más corruptas, a juicio de los encuestados, y a los policías como los que más sobornos reciben.

El Barómetro 2006, una encuesta de opinión pública que realiza Gallup Internacional bajo encargo de Transparencia Internacional (TI), muestra el alcance de la corrupción desde el punto de vista de los ciudadanos comunes de 62 países de todo el mundo, "una buena radiografía" del estado de la cuestión en cada uno de las naciones evaluadas, explicó el presidente de Transparencia Internacional España, Jesús Lizcano.

Según la encuesta, el 69% de los entrevistados consideró que sus Gobiernos no son eficaces ante esta lucha, que no hacen lo más mínimo por erradicarla o que, en realidad, fomentan la corrupción. Sólo un 22% consideró que las acciones de sus Gobiernos son "eficaces" o "muy eficaces".

Por regiones, el 42% de los europeos y el 50% de los norteamericanos creen que sus Gobiernos no son eficiaces, mientras un 19% de los norteamericanos, un 15% de los asiáticos y un 23% de los latinoamericanos consideran que sus dirigentes, en realidad, fomentan la corrupción. Sin embargo, muchos de los encuestados africanos se mostraron más positivos. En el caso de Nigeria, el 52% de los encuestados consideraron que su Gobierno es "muy eficaz" o "eficaz" en la lucha contra la corrupción.

SOBORNOS

El Barómetro también preguntó a los encuestados por los sobornos que habían pagado vinculados a los servicios públicos, obteniendo como resultado que la Policía es la institución que más sobornos recibe en todo el mundo. El 17% de las personas que recurrió al pago de dinero a cambio de la obtención de servicios lo hizo a la Policía.

Según Transparencia Internacional, la mayor parte de la gente que paga sobornos son víctimas de la corrupción, ya que "frecuentemente los pagos para acelerar las gestiones o los sobornos ilegales son el único modo para acceder a servicios a los que tienen derecho por ley, o la única forma de evitar obstáculos administrativos o disputas legales con las administraciones".

En Latinoamérica, por ejemplo, cerca de uno de cada tres encuestados que tuvo contacto con la Policía terminó pagando un soborno. "Los ciudadanos dependen de la Policía para que los proteja, y de los jueces y el poder judicial para que castigue a los delincuentes. Cuando sus guardianes están en venta, hay quienes pierdenla fe y hay quienes toman la justicia en sus propias manos", consideró la presidenta de TI, Huguette Labelle.

En el pago de sobornos, Africa es el país que sale peor parado, ya que el 36% de los encuestados reconocieron haber efectuado algún pago de este tipo. La cifra es especialmente alarmante en Marruecos, donde llega al 60%, y Camerún, con el 57%. En el otro lado se sitúan Europa y Norteamérica, donde sólo el 2% de los ciudadanos reconocieron haber pagado sobornos.

POLÍTICOS, LOS MAS CORRUPTOS

Sin embargo, pese a estar a la cabeza en el cobro de sobornos, la Policía, en general, no ostenta el título de institución más corrupta. Según el Barómetro, los ciudadanos encuestados consideraron que los partidos políticos son la institución más afectada por la corrupción, seguida de los Parlamentos o el poder legislativo y el sector empresarial.

No obstante, las diferentes regiones apuntan consideraciones particulares. Así, en Africa la peor nota la obtiene la Policía, un 4,6 en una escala del 1 al 5, en el que el 5 es la peor nota posible. Los nigerianos, en concreto, dieron un 4,9 a esta institución. Mientras, en el sureste de Europa, son los servicios médicos y el sistema judicial y legal los que salen peor parados, con una puntuación del 4,1.

Por su parte, la Unión Europa y el resto de países de Europa occidental otorgaron de manera casi unánime la peor puntuación a los partidos políticos, con una media de 3,7. Diverge Noruega, que suspende con una nota más baja al sector privado (3,5) que a los políticos (3,0).

IMPACTO

Para la presidenta de TI, la corrupción "tiene repercusiones espectaculares sobre la vida de las personas". Para la elaboración de este informe, la organización también preguntó a los encuestados hasta qué punto la corrupción afecta a su vida personal, económica y política.

Las conclusiones obtenidas apuntan a que la vida política es el área que se cree más afectado por la corrupción, mientras que el porcentaje de encuestados que considera que la corrupción influye en su vida personal o familiar fluctúa mucho entre regiones.

Así, mientras que un 22% de los europoeos se sienten personalmente muy afectados, entre los africanos el porcentaje sube hasta el 70%. En Bolivia, Kenia, Nigeria, Filipinas, Corea del Sur y Turquía, más del 70% de los encuestados aseguraron que la corrupción influye mucho en su vida personal y familiar.

PROBLEMA GLOBAL

Según el presidente de la división española de la ONG, la corrupción es un "problema internacional y global, que se tiene que abordar de manera global", mediante pactos y sinergias entre los países.

En este sentido, Transparencia Internacional sostiene que la Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción, junto a los resultados mostrados por este estudio, "proporciona a los Gobiernos una orientación clara y ámbitos concretos de mejora para corregir las preocupaciones que los ciudadanos han expresado tanta claridad en el Barómetro".