8 de octubre de 2007

Crónica C.Rica.- Por una ventaja de casi 51.000 votos, Costa Rica da el 'Sí' al TLC con EEUU, Centroamérica y Dominicana

Los opositores al CAFTA exigen el "recuento exhaustivo" de los votos y evitan reconocer el resultado electoral

SAN JOSÉ, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los costarricenses refrendaron ayer el tratado de libre comercio que habían firmado en mayo de 2004 con Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (CAFTA) con un 60 por ciento de participación que otorgó una ligera ventaja al 'Sí' con 782.014 votos frente a los 732.984 votantes que rechazaron el acuerdo comercial, dato oficial con el 95 por ciento de los datos escrutados. El presidente, Óscar Arias, llamó a la unidad del pueblo y a aceptar "pacíficamente" lo que decidió la mayoría. Por su parte, los opositores al CAFTA no reconocieron el resultado y exigieron un nuevo recuento exhaustivo de las papeletas.

La jornada del primer referéndum celebrado en la historia del país se caracterizó por la alta participación, que superó el 60 por ciento, y por la tranquilidad a lo largo de las 12 horas que permanecieron abiertos los colegios electorales, a pesar de la fuerte polarización social en torno a la cuestión que se vivió en las semanas previas a la votación de este domingo. El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Luis Antonio Sobrado, resaltó la actitud cívica de los ciudadanos que fueron "diputados por un día".

De los 4,2 millones de costarricenses, 2,6 millones fueron convocados a la votación. Entre ellos figuraban 35.259 extranjeros nacionalizados, sobre todo nicaragüenses, salvadoreños y colombianos, quienes respondieron 'Sí' o 'No' a la pregunta:"¿Aprueba usted el Tratado de Libre Comercio República Dominicana, Centroamérica-Estados Unidos?".

La última encuesta que fue publicada el pasado miércoles por el diario 'Al Día' reflejaba una clara ventaja del 'No' frente al 'Sí' aunque el número de indecisos superaba el 13 por ciento. Según el estudio que realizó la empresa Demoscopía a una muestra de 1.215 personas y un margen de error de 2,8 por ciento, el 39,8 por ciento de los costarricenses optó por el 'No' al TLC y un 36,1 por ciento optó por el 'Sí'. El 13,3 por ciento se manifestó indeciso, mientras que el 7,7 por ciento dijo que no iría a votar este domingo 7 de octubre.

El portavoz de la campaña por el 'No', Eugenio Trejos, llamó -- durante su discurso de 30 minutos-- a la calma a los contrarios al TLC a quienes dijo que no desesperaran porque aún hay que esperar a "contar todos y cada uno de los votos". "No vamos a permitir que uno solo de estos votos nos sea usurpado", señaló Trejos.

Por su parte, el ex candidato presidencial, Ottón Solís, evitó manifestarse sobre el resultado y anunció que exigirán al TSE un pronunciamiento sobre las presuntas "anomalías" cometidas durante el proceso, entre las que denunció que tanto el Gobierno de Arias como los dirigentes de la campaña por el 'Sí' violaron la tregua electoral que prohíbe divulgar cualquier tipo de propaganda las 72 horas anteriores a la consulta popular.

"El pueblo ha hablado, el pueblo se ha manifestado, vamos a hacerlo todo de cara al pueblo de Costa Rica. Tengan tranquilidad, amigos", manifestó Trejos.

Con la misma línea conciliadora, aunque exultante por el resultado afirmativo del referéndum, el presidente y Premio Nobel del la Paz realizó un llamamiento a la unidad nacional y a aceptar "pacíficamente lo que ha dicho la mayoría".

Arias destacó que con el apoyo al tratado comercial "desaparecen las fronteras" que dividieron en los últimos meses a los ciudadanos. "Dejaremos de ser los del 'Sí' y los del 'No'. A partir de hoy somos una sola Costa Rica, un solo pueblo que quiere, necesita y merece alcanzar el desarrollo", declaró Arias en su discurso al país que duró unos diez minutos en el que estuvo respaldado por todos los ministros del Ejecutivo y numerosos colaboradores.

El mandatario esperó que los antagonismos se transformen en compromisos "para que el país resuelva sus problemas". "Sé que no es fácil, pero vale la pena intentarlo una y otra vez", añadió.

Ahora la Asamblea Legislativa dispone hasta el 29 de febrero para aprobar el CAFTA y todos los proyectos previos necesarios para que entre en vigor el acuerdo comercial que incluye la apertura del mercado de las telecomunicaciones (aún hoy monopolio del Estado) y del sector de los seguros. En ese sentido la jefa de fracción del Partido de Liberación Nacional, Mayi Antillón, anunció hoy que ya este mismo lunes comenzó a coordinar reuniones y acercamientos.

Por su parte, el ministro de Comercio Exterior, Marco Vinicio Ruiz, recomendó prudencia para esta tarea, ya que consideró que con el referéndum el país se integrará a los mercados internacionales, pero remarcó que ese reto debe realizarse "dentro del marco de un Estado solidario", según informa hoy el diario costarricense 'La Nación'.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, llamó a respetar el resultado del referéndum celebrado el domingo 7 de octubre y en el que él mismo participó como observador electoral. "Que se respete la autoridad", dijo Insulza.

"El pueblo costarricense, estoy seguro, va a dar una muestra de civismo al que nos tiene acostumbrados de siempre. Va, vota y respeta los resultados de la elección", comentó.

Según el secretario de la OEA que durante el proceso electoral estuvo acompañado por una misión de 93 observadores, la jornada discurrió de manera tranquila. De acuerdo al primer informe, el jefe de la misión, Paul Durand, sostuvo que la jornada transcurrió con "absoluta normalidad".

El presidente del TSE dijo que el referéndum "asegura el respeto a la voluntad popular bajo el emblema de la bandera tricolor".

SEGURIDAD.

Más de 7.000 policías dirigidos por el Tribunal Supremo de Elecciones trabajaron este domingo para garantizar el orden en el país. Además de estos agentes participaron todas las aeronaves de la sección aérea y las lanchas de guardacostas del ministerio de Seguridad Pública, según confirmó el director de la Fuerza Pública, Daniel Calderón.

La seguridad del Estado, según la costumbre en la historia del país, pasa a manos del TSE cuatro meses antes de la cita en las urnas. Para ello, el pasado 12 de julio cuando el TSE fue convocado de forma oficial, el ministro de Seguridad, Fernando Berrocal traspasó a los magistrados el mando de la Fuerza Pública.