30 de julio de 2007

Crónica Cuba.- Un año sin Fidel Castro tras el trapaso "temporal" de poderes a su hermano Raúl

El presidente interino reconoce hace días la necesidad de "cambios y ajustes estructurales" y tiende la mano al próximo gobierno de EEUU

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

Mañana se cumple el primer aniversario del histórico traspaso de poderes anunciado por sorpresa el 31 de julio de 2006 por el que Fidel Castro se apartaba por primera vez del poder desde el triunfo de la Revolución. Un año después la situación en la isla permanece prácticamente inalterable, lo que demuestra que, a pesar de los distintos pronósticos que se hicieron entonces, Raúl Castro ha optado por un régimen "continuista" sin cambios en temas fundamentales como los Derechos Humanos o los presos políticos.

"Delego con carácter provisional mis funciones como Presidente del Consejo de Estado y del Gobierno de la República de Cuba, como Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y como Comandante en Jefe de las heroicas Fuerzas Armadas Revolucionarias en el compañero Raúl Castro Ruz".

Así rezaba el 31 de julio de 2006 la 'Proclama del Comandante en Jefe al Pueblo de Cuba', en la que Castro anunciaba por primera vez desde el triunfo de la Revolución en 1959 su decisión de ceder "temporalmente" el poder a Raúl tras un crisis intestinal aguda que le obligó a someterse a una "complicada operación quirúrgica".

Entonces sólo bastaron unas horas para que cientos de cubanos en Miami se echaran a las calles de la 'Pequeña Habana' para celebrar el anunciado traspaso de poderes y el hecho de que, según aseguraban, el fin del régimen castrista estaba cada vez "más cerca". Hubo incluso quienes estaban convencidos de que Fidel Castro había fallecido.

Ante el hermetismo de las autoridades y la falta de información sobre su estado de salud y en medio de continuos rumores sobre su posible fallecimiento, el 13 de agosto, coincidiendo con el día de su ochenta cumpleaños, se difundieron las primeras fotos y vídeos de un Fidel Castro enfermo y demacrado junto a su 'amigo' Hugo Chávez.

¿DONDE ESTA RAUL?

La pregunta que rondaba esos días entre los cubanos, los de dentro de la isla y los del exilio en Miami y otras partes del mundo, y también en la comunidad internacional, era dónde se encontraba Raúl. No fue hasta el 18 de agosto hasta que el nuevo "presidente interino" realizó su primera declaración pública.

Pasaron los meses, con la celebración entre medias de la Cumbre de Países los No Alineados en La Habana, y el 2 de diciembre tuvo lugar el tradicional desfile militar por el aniversario de las Fuerzas Armadas, que en aquella ocasión se dedicó a Fidel Castro y que finalmente se realizó sin su esperada presencia.

Siguieron los meses hasta que aparecieron nuevas imágenes de un Castro más recuperado y a finales de marzo se estrenó como columnista con la aparición de la primera de sus "reflexiones" publicadas en el diario Granma. Todos esperaban la reaparición en público de Fidel en las celebraciones del 1 de mayo, hecho que tampoco se concretó.

Hace unos días se lanzó en las librerías de La Habana un libro con 18 de esa 31 "reflexiones" que Fidel Castro viene escribiendo desde marzo, en las que aborda temas internacionales como la producción de agrocombustibles, los problemas del medio ambiente, la guerra contra Irak o la política exterior de la Administración Bush.

A finales de mayo Castro reveló que en los últimos meses había sufrido "varias" operaciones, de las cuales las primeras no fueron exitosas. lo que prolongó su proceso de recuperación y puso en peligro su vida. Pero días después apareció en la televisión cubana en una entrevista asegurando que su salud no era secreto de Estado.

VISITA DE MORATINOS

Sin duda, uno de los momentos clave de estos últimos doce meses fue la visita que realizó a Cuba a principios de abril el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Angel Moratinos, ocasión en la que se entrevistó con altas autoridades como Raúl Castro, su homólogo Felipe Pérez Roque o el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón.

Entonces, Madrid y La Habana acordaron establecer un mecanismo de consulta sobre Derechos Humanos en el que no quedaba excluido ningún tema, ni siquiera los presos políticos, así como la reanudación de la cooperación sin condicionamientos, en lo que supuso restablecer plenamente la comunicación y el diálogo político entre ambos países.

Pero la visita no estuvo exenta de polémica ya que por esos días tanto el Partido Popular como las organizaciones de cubanos en España reprocharon al ministro que no aprovechara su estancia en la isla para recibir personalmente a los líderes de la disidencia interna y otras organizaciones de la sociedad civil.

Y es que finalmente la diplomacia española optó por esperar a que Moratinos abandonara la isla y que fuera su director general para Iberoamérica, Javier Sandomingo, quien se reuniera con la disidencia, hecho que fue muy criticado y que incluso provocó que muchos de los opositores decidieran no acudir a la cita.

"DE UN DICTADOR A OTRO"

Mucha gente pensó que el traspaso de poderes podría traer consigo algunos cambios en la isla, y que incluso Raúl Castro ofrecería algún signo de apertura y mejoras en la situación de los Derechos Humanos. Sin embargo, muchos otros tenían claro que la decisión de Fidel era sólo una muestra más de que el plan era la continuidad del régimen.

Lo cierto es que lejos de haber mejorado la situación de los Derechos Humanos, el método represivo "ha evolucionado ligeramente", pasando de grandes oleadas de detenciones y procesos estalinistas a una "brutalidad ordinaria contra los disidentes", lo que sigue convirtiendo a Cuba en la segunda cárcel del mundo para periodistas.

Así lo asegura Reporteros sin Fronteras al hacer un balance de estos doce meses sin apariciones públicas de Fidel Castro, asegurando que se ha pasado "de un dictador a otro" ya que desde que Raúl sucedió a su hermano Fidel la situación de los Derechos Humanos y de la libertad de prensa en Cuba no ha experimentado mejoría alguna.

La organización de defensa de la libertad de prensa recuerda que desde aquel 31 de julio de 2006, en la isla caribeña han sido encarcelados otros tres periodistas cubanos y que otros 40 han sufrido registros abusivos, citaciones de la policía política, agresiones o amenazas.

NECESIDAD DE CAMBIOS

Hace unos días, en su última aparición pública con motivo del Día de la Rebeldía, Raúl Castro sorprendió con un discurso con claro tono de autocrítica en el que reconoció que la isla todavía no ha superado el llamado 'Periodo Especial', tras la caída del bloque soviético, y la necesidad de emprender "ajustes estructurales".

Además, el presidente interino advirtió a los cubanos que ante los actuales problemas a los que se enfrenta la isla no habrá soluciones "espectaculares" ya que, según precisó, se necesita tiempo y sobre todo "trabajar con seriedad y sistematicidad", consolidando cada resultado que se alcance.

"Es justo y necesario reconocer lo logrado en los últimos años pero con clara conciencia de nuestros problemas, de las deficiencias, errores y actitudes burocráticas o indolentes", indicó Raúl, quien sin embargo subrayó que pese a la retirada temporal de Fidel "no se detuvo ninguna tarea y en el país hay orden y mucho trabajo".

En otro momento de su discurso, Raúl tendió la mano a la futura administración estadounidense, que saldrá de las urnas en noviembre de 2008, a la que invitó a decidir si mantiene la "absurda, ilegal y fracasada" política contra Cuba o acepta el "ramo de olivo" que extendimos en ocasión del 50 aniversario del desembarco del Granma.