4 de abril de 2007

Crónica Cuba.- El sector 'duro' de la disidencia cubana rechaza verse con Sandomingo tras ser ignorados por Moratinos

Desde el PSOE recuerdan que el Gobierno tiene "la mano tendida" a la oposición y el PP critica que hayan rendido "pleitesía" al castrismo

MADRID/LA HABANA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La decisión del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, de no recibir personalmente a representantes de la disidencia durante su estancia en Cuba y dejar el tema en manos de un miembro de su delegación ha provocado un aluvión de críticas del PP, de las organizaciones del exilio cubano en España y del llamado sector 'duro' de la disidencia interna, que ha rechazado la invitación para reunirse con el director general para Iberoamérica.

Tal como ya adelantó Europa Press la semana pasada, Moratinos ha abandonado la isla sin reunirse personalmente con la disidencia, pese a las exigencias del principal partido de la oposición, de los exiliados cubanos en España y de organizaciones como las Damas de Blanca, el Movimiento Cristiano de Liberación de Oswaldo Payá o la Asociación para Promover la Sociedad Civil, de Martha Beatriz Roque.

El encuentro con Sandomingo ha sido convocado para las cinco de la tarde (las once la noche en España) en la Embajada española. Al cierre de esta crónica, la incógnita es saber qué grupos acudirán a la cita. Mirian Leyva, de las Damas de Blanco, aseguró a Europa Press que estaban dispuestas a reunirse con Moratinos durante su estancia en La Habana pero ahora "no tiene sentido hablar con nadie".

Por su parte, Oswaldo Payá, premio Sajarov para los Derechos Humanos del Parlamento europeo, también anunció que no asistirá al encuentro a través de un comunicado que distribuyó entre la prensa extranjera representada en Cuba. Payá Sardiñas dijo "no juzgar la visita de Moratinos" porque "no tenemos información", pero se quejó de que el ministro "no tomara contacto" con su organización.

Desde Madrid, la ONG 'Solidaridad Española con Cuba' considera un "grave error" que Moratinos no se haya reunido con disidentes y dice comprender que ahora una parte de los grupos opositores no quiera verse con Sandomingo. "Entendemos esta decisión y consideramos que el gesto del ministro es una falta de solidaridad", indicó.

SECTOR 'MODERADO'

Uno de los que sí asistirá a la reunión es Eloy Gutiérrez Menoyo, del grupo Cambio Cubano, que residió por décadas en Miami (Florida) y recientemente se trasladó a La Habana. "Voy al encuentro para saludar a un amigo español", explicó a Europa Press. No obstante, le hubiera interesado que la cita fuera "por separado" con los grupos opositores porque estos tienen "diferentes plataformas políticas".

Manuel Cuesta Morúa, que se define como socialdemócrata, elogió el diálogo que ha quedado abierto entre Cuba y España tras la visita de Moratinos y confirmó que asistirá al encuentro con Sandomingo, sobre el cual dijo que será un buen momento para la "interlocución" con autoridades españolas. "No queremos el aislamiento sino el diálogo", subrayó a Europa Press.

Desde el Partido Popular acusan al Gobierno de "progre casposo y trasnochado" por rendir "pleitesía" al castrismo y anuncian que solicitarán que Moratinos comparezca en la Cámara Baja para informar de la visita que la cúpula de su departamento realizó estos días a Cuba con el único objetivo, a su juicio, de "hacerse fotos como progres casposos y trasnochados" con el Gobierno cubano.

"IGNORAR" A PREMIOS SAJAROV

Su secretario general, Angel Acebes, acusa al Gobierno de apoyar "la continuidad" del régimen castrista "en vez de apoyar la transición" hacia la democracia. "No ha querido reunirse con la oposición, con los disidentes, y no ha exigido un acuerdo para la liberación de los presos políticos y de los periodistas", dijo.

Por su parte, el portavoz adjunto del PP en el Parlamento Europeo, Gerardo Galeote, criticó a Moratinos por ignorar a los galardonados con el premio Sajarov Oswaldo Payá y las Damas de Blanco, y pidió a la Comisión Europea y a la presidencia alemana de la UE que valoren si los resultados de esta visita se ajustan a la Posición Común.

Sin embargo, la Comisión Europea ha asegurado ver como un "paso positivo" el mecanismo de consulta sobre Derechos Humanos creado por Cuba y España tras la visita, y espera que se extienda al conjunto de la UE, según el portavoz de Desarrollo, Amadeu Altafaj, para quien ese acuerdo "está en línea con la posición común" que busca la democratización de la isla y promover el respeto a los DDHH.

"El hecho de que Cuba acepte este diálogo también sobre temas que afectan a los Derechos Humanos es en sí mismo un paso positivo y nos alegramos de él. En estos momentos lo que esperamos es que esta evolución abra también una ventana de diálogo más amplia, no sólo a nivel bilateral sino también a nivel europeo", subrayó el portavoz.

"MANO TENDIDA" A LA DISIDENCIA

Desde el PSOE ven "positivo" el viaje de Moratinos y recuerdan que el Gobierno tiene "la mano tendida" a los disidentes, según destacó a Europa Press la secretaria de Relaciones Internacionales del partido, Elena Valenciano, quien restó importancia al hecho de que finalmente no hubiera un encuentro con los disidentes ya que, según dijo, desde un principio "no estaba previsto".

Así, precisó que "tal como estaba diseñado el viaje" de Moratinos "nunca estuvo previsto" que el ministro se reuniera con disidentes, sino "un miembro de la delegación". No obstante, Valenciano dijo comprender que los opositores "hubieran preferido ver al ministro" pero, añadió, "hay que entender el contexto de la visita y cómo funcionan las relaciones diplomáticas".

El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Julio Villarrubia, aseguró que el Gobierno ha manifestado "discrepancias expresas" con el régimen cubano durante la visita, y aclaró al PP, ante sus críticas, que no se puede ir a "insultar" a los dirigentes del país que se visita. "Cuando se va a visitar a alguien no se puede ir atropellando, insultando y con exabruptos", indicó.

Por su parte, el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, afirmó que España debe mantener con Cuba una "buena relación con discrepancias" y admitió que no ve ningún "conflicto" en que el Gobierno tenga en cuenta a los disidentes en sus relaciones con La Habana, puesto que "forman parte de la realidad cubana".

Llamazares, aun admitiendo que cuando viaja a Cuba suele reunirse on el Gobierno y no con la disidencia, aseguró que IU ha mostrado su solidaridad con la disidencia en varias ocasiones. "Algún gesto de solidaridad hemos tenido cuando se ha producido algún encarcelamiento con el que no hemos estado de acuerdo, o cuando se han producido algunos hechos con los que no hemos coincidido", declaró.

"IRRESPONSABILIDAD HISTORICA"

Las críticas de los grupos de exiliados cubanos en España tampoco se han hecho esperar. Cuba en Transición tacha de "irresponsabilidad histórica" que Moratinos cediera a las "presiones" del régimen y no recibiera a disidentes. "Desde 1996 (año de la Posición Común) había un diálogo con las autoridades y la oposición, y ahora asistiremos al monólogo de los hermanos Castro", añadió.

La Unión Liberal Cubana considera que 'el feo' de Moratinos a la disidencia ha abierto una "nueva herida" entre España y el pueblo cubano. La oposición es un actor "importantísimo" de la sociedad cubana de hoy y su papel será "primordial" en la transición pacífica, por lo que esta visita se percibirá no solamente como "cómplice" del régimen sino también como una actitud únicamente interesada en salvaguardar los intereses económicos y empresariales de España.