20 de junio de 2008

Crónica Cuba.- La UE ofrece a Cuba una nueva etapa de diálogo, que condiciona a avances concretos en Derechos Humanos

La Habana dice que evaluará la oferta y una organización del exilio en Miami denuncia la detención de un ex preso y otros opositores

BRUSELAS, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

La UE decidió hoy levantar las sanciones a Cuba vigentes desde 2003 -aunque suspendidas desde 2005-- y ofrecer a las autoridades de la isla una nueva etapa de diálogo y cooperación, cuya continuidad condicionará a que, en el plazo de un año, se produzcan avances concretos en materia de Derechos Humanos.

El texto acordado de madrugada en Bruselas por los ministros de Exteriores de los Veintisiete advierte al Gobierno cubano de que en junio de 2009, cuando tocará revisar como cada año la Posición Común de la UE hacia la isla --vigente desde 1996-- el Consejo de la UE evaluará la "efectividad" del proceso de diálogo, que "sólo continuará" si los ministros están de acuerdo por unanimidad en que ha servido para avanzar en materia de Derechos Humanos.

Los Veintisiete prestarán especial atención a dos peticiones que se incluyen en el texto: que el Gobierno cubano "facilite" el acceso de las organizaciones humanitarias a las prisiones --asunto que califica como una "prioridad clave" de la política europea hacia Cuba-- y que "ratifique y ponga en práctica" los dos pactos internacionales firmados recientemente sobre Derechos Civiles y Políticos, por una parte, y Económicos, Sociales y Culturales.

Estos últimos añadidos al texto --que condicionan de algún modo la nueva política que se ofrece a Cuba-- son el fruto de la posición de aquellos países más reticentes al levantamiento de las sanciones, entre ellos República Checa --cuya política hacia la isla suele ir pareja a la estadounidense--, Países Bajos, y Reino Unido y Suecia en menor medida, a los que se unió en el último momento Alemania, cuya canciller pidió el lunes pasado un aplazamiento de la discusión por supuestas diferencias internas en su Gobierno de coalición.

El documento, que se viene discutiendo en las dos últimas semanas y será formalizado el próximo lunes en el Consejo de Ministros de Agricultura, señala que la política europea de contactos con la oposición democrática "sigue siendo válida", aunque dice que los encuentros con la disidencia en las visitas europeas de alto nivel a la isla deberán incluirse "cuando se considere apropiado". La UE reafirma además su compromiso con la Posición Común del 96 y pide al Gobierno cubano que conceda libertad de información y expresión, "incluido el acceso a Internet".

Aunque todavía no ha habido una respuesta oficial del Gobierno cubano sobre si acepta la oferta de la UE, el ministro de Exteriores, Felipe Pérez Roque, consideró el levantamiento de las sanciones un "paso en la dirección correcta", aunque precisó que las autoridades cubanas se tomarán su "tiempo" para evaluar el documento acordado por la UE, que dijo no conocer aún, e insistió en que Cuba no acepta "tratar bajo presión ni bajo imposiciones".

Desde Miami (Estados Unidos), la organización del exilio cubano Directorio Democrático Cubano denunció a Europa Press el arresto del ex preso político y líder opositor Jorge Luis García Pérez Antúnez en la ciudad de Matanzas, en el centro de la isla, sólo horas después de que la Unión Europea decidiera levantar. Según esta organización, la Policía política detuvo a Pérez Antúnez junto a su esposa, la también activista Iris Pérez Aguilera, y otros opositores.

EEUU SE OPONE A ELIMINAR LAS SANCIONES

En Estados Unidos, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Gordon Johndroe, señaló que Washington cree que "los Castro necesitan dar ciertos pasos para mejorar las condiciones de los Derechos Humanos para los cubanos antes de que sea levantada cualquier sanción".

El ministro esloveno de Asuntos Exteriores, Dimitrij Rupel, cuyo país preside este semestre la UE, admitió que los Veintisiete siguen "bastante divididos" sobre la política a seguir con Cuba y confirmó que la opinión de España fue la que más pesó a la hora de levantar las sanciones. Esta decisión, añadió, se debe a que la UE ha detectado "signos de transición" en la isla, entre los que mencionó la firma de varios acuerdos internacionales.

ESPAÑA ESPERA AHORA PASOS DE CUBA

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó su deseo de que Cuba dé "pasos positivos" como los dados tanto por España como por la Unión Europea tras la eliminación de las sanciones y explicó que el deseo de tener este diálogo con Cuba es para "mejorar la situación de Cuba" y de los cubanos.

República Checa, a través de su ministro de Exteriores, Karel Schwarzenberg, destacó el hecho de que la UE pondrá "punto final" a la nueva política hacia Cuba si "cualquiera" de sus miembros no está de acuerdo en que la política es efectiva. La oferta de diálogo y cooperación a Cuba será revisada en junio de 2009, momento en que República Checa asumirá la presidencia europea.

El comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, consideró el levantamiento de las sanciones "un paso adelante positivo" en las relaciones con La Habana, tras "un estado de limbo" desde que fueron suspendidas en 2005 y expresó su deseo de que esta decisión allane el camino hacia un diálogo "más abierto y franco" con las autoridades de la isla.

Desde Madrid, el periodista y opositor cubano Raúl Rivero expresó su temor de que con la decisión de la Unión Europea de levantar las sanciones a Cuba "se cree un diálogo directo y abierto con el Gobierno cubano y se postergue al olvido y al margen neblinoso a la oposición".