12 de mayo de 2006

Crónica C.Viena(2)-La CAN escenifica su desunión en Viena, pese a fijar nueva fecha para iniciar negociaciones con la UE

Un abrazo de Toledo a Morales calificado por éste de "payasada" agudiza su enfrentamiento mutuo

VIENA, 12 May. (de las enviadas especiales de EUROPA PRESS, Carolina Jiménez y Clara Pinar) -

La Comunidad Andina de Naciones (CAN) dejó patente su desunión y los distintos puntos de vista sobre los fines que debería perseguir su integración regional durante la Cumbre UE y América Latina y Caribe, a pesar de que en sus conclusiones definitivas la UE insistió en fijar la fecha del 20 de julio para volver examinar la posibilidad de empezar a negociar un acuerdo de asociación birregional.

En los dos días de la Cumbre, la UE ha tratado de mantener vivo el proceso andino insistiendo en su oferta de negociar un acuerdo de asociación, pero también dejándole claro que sólo se negociará en bloque, no país por país.

De hecho, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, precisó que hicieron un "llamamiento" a la CAN para que "vaya en la misma dirección y logre integración suficiente" para iniciar las negociaciones. "La política de futuro de Latinoamérica es, como lo ha sido en la UE, la integración", dijo, añadiendo que desea que en esa integración participen "todos" los países.

En este contexto, el presidente de Bolivia, Evo Morales, no sólo fue centro de atención por las consecuencias de su decreto de nacionalización de los hidrocarburos, sino también porque a día de hoy y tras el abandono de Venezuela del grupo andino, es el único de los cuatro países que defiende una integración de los pueblos y en contra de "alimentar la economía neoliberal", según dijo hoy. Los otros tres países -Colombia, Ecuador y Perú- negocian en la actualidad sendos acuerdos de libre comercio con Estados Unidos.

Por otra parte, diferentes gestos y declaraciones dejaron hoy patente la animadversión entre Morales y el presidente peruano, Alejandro Toledo, quien, no obstante, será relevado por el ganador de la segunda vuelta de las elecciones en su país que se celebrarán el 4 de junio.

A pesar de todo esto, la UE consiguió que la CAN aceptara someterse a una nueva evaluación sobre su preparación para iniciar las negociaciones de un acuerdo de asociación cuyo lanzamiento estaba previsto para la Cumbre que concluyó hoy pero por el que nadie apostaba a medida que fueron creciendo los problemas en la CAN, empezando por la salida de Venezuela.

En concreto, el texto recuerda "el objetivo estratégico común de la Declaración de (la Cumbre) de Guadalajara" y da la bienvenida "a la decisión adoptada por la UE y la CAN de entablar durante el 2006, un proceso conducente a la negociación de un acuerdo de asociación, que incluya un diálogo político, programas de cooperación y un acuerdo comercial".

"A estos efectos, la CAN y la UE acuerdan celebrar todas las reuniones necesarias antes del 20 de julio próximo para clarificar y definir las bases de la negociación que permitan una participación plena y beneficiosa para todas las partes", agregó.

También se consiguió salvar la reunión entre la CAN y la UE que tendrá lugar mañana y que esta mañana ni siquiera estaba en la agenda.

PRESIDENCIA BOLIVIANA

A pesar de las dudas sobre la continuidad de Bolivia en la CAN, La Paz asumirá a partir de ahora la presidencia pro tempore del grupo y Morales se mostró dispuesto a "asumir la responsabilidad buscando la unidad, sobre todo desde los principios básicos de la CAN, que son cuidar el mercado regional y nacional".

En referencia implícita a Ecuador, Colombia y Perú, Morales lamentó que "algunos países asuman la responsabilidad de alimentar la economía neoliberal", pero esperó que "podamos superar las diferencias internas de la CAN y nuestra tarea estará orientada a unir a los presidentes y a los pueblos".

Por su parte, el vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, -el presidente, Álvaro Uribe, no participó en la Cumbre-, no quiso valorar la hipótesis de que Bolivia, al igual que ya hizo Venezuela, también se desvincule de la CAN y subrayó que este país "firma y acepta el lenguaje" de la declaración final.

"Luego, por ahora, lo que tenemos que hacer es trabajar fuertemente en los próximos dos meses hasta el 20 de julio para que podamos ir a la negociación conjuntamente", dijo Santos en una conferencia de prensa en la que aseguró que mañana el grupo se reunirá con la UE tal y como estaba previsto en principio.

Después de asegurar que Venezuela ha hecho ya todos los trámites para salir de la CAN, destacó que "lo cierto es que hay humo blanco, lo cierto es que estamos los cuatro, que tenemos que trabajar intensamente los próximos dos meses hasta el 20 de julio para buscar que el escenario de las negociaciones entre la CAN y la UE sean los cuatro países".

TENSIÓN MORALES-TOLEDO

Las cautelas y el espíritu optimista del vicepresidente colombiano contrastaron con el enfrentamiento entre Morales y Toledo, que hoy volvió a hacerse patente en un nuevo cruce de gestos y declaraciones.

El presidente peruano pronunció un discurso durante el plenario de clausura de la Cumbre, puesto que Lima acogerá la próxima Cumbre en 2008 pero, antes de comenzar, se dirigió a Morales, que estaba sentado en su puesto, y le tendió la mano "como gesto de acercamiento y hermandad", según explicó él mismo, y también le mandó un mensaje similar al venezolano Hugo Chávez, que ya no estaba en la sala.

Sin embargo, en rueda de prensa posterior, el boliviano afirmó que ese "saludo" fue "parte de una payasada que hacen algunos presidentes". "Me sorprendió la actitud de Toledo, que no acostumbra a esa clase de actitudes de figuración", declaró añadiendo: "no tengo ningún acercamiento con el presidente Toledo".

Fuentes diplomáticas peruanas consultadas por Europa Press calificaron de "descortesía" unas palabras que consideraron "altisonantes".

Las fuentes insistieron en que Toledo hizo esfuerzos muy intensos para lograr un acuerdo entre todos los miembros de la CAN, con reuniones con Toledo, con el presidente ecuatoriano Alfredo Palacio y Santos. También llamó a Bogotá al presidente Alvaro Uribe y se reunió con los ministros de Exteriores de Colombia, Ecuador y Bolivia, pero no con Morales.

Éste insistió en su última aparición ante los medios en que para la integración regional "no sólo se trata de integrar a dirigentes sino también a los pueblos, atendiendo a su demanda". Toledo, a su vez, reaccionó a las palabras de Morales diciendo que "con Bolivia o sin Bolivia el proceso de integración de la CAN y la UE tiene que continuar".