16 de octubre de 2007

Crónica FAO.- La FAO denuncia que 854 millones de personas padecen hambre pese a que hay alimentos "suficientes"

El director general pide más compromiso internacional y el Papa afirma que la alimentación es un "derecho universal"

ROMA, 16 Oct. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, instó hoy a la comunidad internacional a renovar una vez más el compromiso en lucha contra el hambre y se preguntó cómo es posible que 854 millones de personas se vayan "a dormir con el estómago vacío" cuando hay alimentos "suficientes" para alimentar a todo el mundo. Por su parte, el Papa Benedicto XVI manifestó que la alimentación es un "derecho universal" para la Humanidad.

"Si nuestro planeta produce alimentos suficientes para mantener a toda la población mundial, ¿por qué 854 millones de personas todavía se van a dormir con el estómago vacío?", se preguntó Diouf durante su intervención en la ceremonia del Día Mundial de la Alimentación, que tuvo lugar esta mañana en la sede de la FAO en Roma y cuyo tema es este año el Derecho a la Alimentación. "Un derecho no es un derecho si no puede exigirse", aseveró.

Diouf recordó que a pesar de que el Derecho a la Alimentación fue incluido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada por Naciones Unidas en 1948, el compromiso para hacer cumplir este derecho ha sido solamente gradual, según el organismo.

Sin embargo, Diouf recordó que "las campañas nacionales para hacer cumplir el derecho a la alimentación habrían sido impensables tan sólo hace una década, pero actualmente ya están dando sus frutos". "En Brasil, por ejemplo, este derecho se halla ahora firmemente asentado, y el hambre está en retroceso", manifestó.

Once años después de la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996, la cifra de personas desnutridas en el mundo permanece "inaceptablemente alta", según la FAO, con 820 millones de personas en los países en desarrollo, 25 millones en los de economías de transición y nueve millones en los países industrializados. Como resultado, la promoción del derecho a la alimentación "no es tan sólo un imperativo moral o una inversión con grandes beneficios económicos, es un derecho humano básico", manifestó hoy la organización.

El organismo advirtió además de que cada vez se ejerce mayor presión en el suministro de alimentos y productos básicos como el trigo y la leche, cuyos precios han subido debido principalmente a una combinación de factores como las fluctuaciones meteorológicas causadas por el cambio climático y que afectan a las cosechas, el avance de los biocombustibles y la creciente demanda de los nuevos mercados emergentes.

PAPA: EL HAMBRE ES UN DERECHO UNIVERSAL

En un mensaje leído durante la ceremonia, Benedicto XVI resaltó que la alimentación es un "derecho universal" para la Humanidad sin que pueda haber distinción o discriminación, por lo que pidió "a todos los miembros de la sociedad que garanticen el derecho a la alimentación, cuyo incumplimiento es una violación de la dignidad humana".

La directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PAM), Josette Sheeran, afirmó durante la ceremonia que "el crecimiento demográfico, el cambio climático y el precio de los productos básicos parecen estar trabajando en contra nuestro en estos momentos, amenazando con convertirse en una tormenta perfecta con una abrumadora situación de necesidad". "No obstante, existe la esperanza de poder acabar con el hambre, y la ciencia y la educación están de nuestra parte", añadió.

"Tres cuartas partes de los mil millones de personas que viven en condiciones de extrema pobreza lo hacen en áreas rurales", advirtió por su parte el presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Lennart Bage.

"Muchas personas sufren ya de hambre y malnutrición, pero hay problemas nuevos y crecientes, como el cambio climático que les hace todavía más vulnerables", prosiguió. "Por ello ahora, más que nunca, el mundo tiene una urgente obligación moral de invertir en desarrollo agrícola como forma de combatir el hambre y devolver la dignidad a los pobres", manifestó.

POLÍTICAS ADECUADAS

Por su parte, el presidente de Alemania, Horst Köhler, aseguró durante el acto que "el hambre no es un destino sin escapatoria, puede ser eliminada con las políticas adecuadas". Ello requiere, añadió, que los gobiernos de los países en desarrollo conviertan la seguridad alimentaria en una prioridad.

"Todo el mundo tiene derecho a alimentos sanos producidos de forma sostenible y apropiados a su cultura", declaró. "La participación democrática es la mejor garantía de que los gobiernos entenderán las necesidades básicas de la gente y las tomarán en cuenta", agregó.

Köhler afirmó también que la población debería contar con una cantidad suficiente de alimentos de producción propia y de zonas cercanas, lo que requiere un tipo de agricultura basado en la propiedad de la tierra, estructuras eficaces y conocimientos locales.

El presidente de Tanzania, Jakaya Mrisho Kikwete, recordó que "cada día mueren 40.000 niños en el mundo a causa de la malnutrición y las enfermedades relacionadas". "Son las personas a las que se les está negando el derecho a alimentarse, son las personas a las que se dedica este año el Día Mundial de la Alimentación", manifestó el mandatario africano, quien añadió que la solución definitiva pasa por la mejora de la agricultura, en especial en África.

Por su parte, el ministro italiano de Agricultura y Políticas forestales, Paolo de Castro, subrayó la importancia de las directrices sobre el Derecho a la Alimentación como la forma más eficaz de movilizar a los gobiernos, así como a la sociedad civil, en el objetivo de conseguir la seguridad alimentaria global.

El Día Mundial de la Alimentación se celebra anualmente en 150 países. Entre los eventos más destacados este año figura una vigilia a la luz de las velas que comienza en el Pacífico sudoccidental y se desplaza alrededor del globo para atraer la atención sobre el problema del hambre.

También se han programado conciertos musicales en El Cairo, Roma y Bamako, entre otras ciudades, así como eventos deportivos como la Carrera por Alimentos que tiene lugar en Roma y Turín y encuentros de fútbol profesional en España dedicados a concienciar sobre el Día Mundial de la Alimentación. Con motivo de esta celebración, universidades de Italia, Irlanda e Irán han establecido institutos o puesto en marcha cursos universitarios sobre el derecho a la alimentación.