5 de noviembre de 2007

Crónica Guatemala.- El socialdemócrata Álvaro Colom gana, con el 52,82% de los votos, las elecciones presidenciales

CIUDAD DE GUATEMALA, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El candidato socialdemócrata del partido de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Álvaro Colom, ganó anoche (madrugada en España) la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Guatemala, al candidato del Partido Patriota el general retirado Otto Pérez Molina, en una jornada dominical marcada por la baja participación y una campaña que estuvo manchada por la violencia.

Colom, de 56 años de edad, declaró que será "el presidente de la unidad" porque a partir de hoy es gobernante "de una nación" y no representante de un partido. Como primera muestra de sus objetivos anunció que convocará un "acuerdo nacional en el que participen todos los sectores de la sociedad y los partidos políticos" para escuchar las demandas de los guatemaltecos y tratar de solucionar los principales problemas del país.

Con los resultados de la segunda vuelta electoral (52,82% frente al 47,18% de Pérez Molina, según el escrutinio oficial al 97,46 por ciento) que le dieron una ajustada victoria en 20 de los 22 departamentos de Guatemala, Álvaro Colom se convierte en el sexto presidente electo durante la, aún corta, era democrática del país centroamericano después de intentarlo tres veces en unos comicios generales. Además será el primer presidente de centro izquierda que ocupa el poder Ejecutivo, una vez que se puso fin a treinta años de sucesivas dictaduras.

"Con este resultado se voltea una historia trágica del país; corresponde ahora ir adelante. Vamos a hacer un llamado a los secretarios generales de los partidos políticos porque queremos impulsar un gobierno de unidad nacional", señaló Colom en sus primeras declaraciones de anoche tras resultar elegido ganador.

Mientras, su contrincante Otto Pérez Molina, el candidato de la "mano dura", reconoció que perdió "la batalla, pero no la guerra" y aseguró que el Partido Patriota (PP) está "dando la cara" porque es una agrupación "de largo plazo" y que reconoce "la voluntad del pueblo".

Los datos, sin embargo, no serán oficiales hasta dentro de cinco días, plazo que establece la ley para audiencias de revisión "siempre y cuando haya impugnaciones", según explicó el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Óscar Bolaños, quien destacó "la calma y tranquilidad" del domingo electoral.

La participación en la segunda vuelta electoral alcanzó el 47 por ciento, según los datos oficiales ofrecidos en la noche del domingo. La cifra es similar a la de las anteriores elecciones presidenciales cuando ganó Óscar Berger en las que mostró su opinión en las urnas el 46,8 por ciento de los guatemaltecos.

Colom superó por 4,8 puntos y más de 120.000 votos al general retirado Otto Pérez Molina, del PP. Esa tradicional baja participación, según consideran hoy los medios de comunicación guatemaltecos, se debe a la debilidad de las instituciones políticas, a la falta de liderazgo y de propuestas concretas de los candidatos, quienes fueron arrogantes, para los guatemaltecos por no aceptar participar en debates electorales y, en general, al desencanto de los ciudadanos con los políticos del país.

PRESIDENTE DE LA UNIDAD.

En una entrevista concedida al diario guatemalteco 'La Prensa Libre', el ganador de las elecciones se mostró "satisfecho" por el trabajo de su equipo y "agradecido con todos los guatemaltecos que creyeron en mí y en mi propuesta, y que me han confiado dirigir al país los próximos cuatro años".

Por otra parte, Colom indicó que pedirá a Otto Pérez Molina "que siga haciendo su labor política y que trabajemos juntos, pensando en el bienestar de todos los guatemaltecos" e hizo un ofrecimiento al contrincante y perdedor de la segunda vuelta a que "si él quiere, será bienvenido" a su proyecto político.

El socialdemócrata anunció que impulsará "con fuerza" el acuerdo nacional del que habló en su campaña y que incrementará los presupuestos de Educación, Salud, Seguridad y Vivienda "para acabar con las enormes brechas sociales".

En ese sentido, el ex general retirado Pérez Molina anunció que el PP será crítico con el gobierno y sobre todo "contra la pobreza, la impunidad y la corrupción desde el Congreso". Además, indicó que seguirán de cerca la labor de la UNE, sobre todo en el Legislativo, donde consideró que se debe realizar "el trabajo más inmediato".

El sexto presidente electo de la democracia --que sustituirá al frente del Ejecutivo a Óscar Berger-- se graduó como ingeniero industrial en la Universidad de San Carlos de Guatemala en 1974; es católico y está casado con Sandra Torres. En su periodo universitario fue vicedecano de la Facultad de Economía de la Universidad Rafael Landívar, donde impartió Administración de Producción, Mercados y Costos Industriales. Posteriormente, en la Universidad de San Carlos de Guatemala impartió la asignatura de Métodos y Administración de Empresas.

Posteriormente ocupó el cargo de viceministro de Economía durante el gobierno del presidente Jorge Serrano Elías, de enero a junio de 1991. Fue entonces cuando fue nombrado director del Fondo Nacional para la Paz, cargo que ocupó hasta 1997. Ese mismo año fue asesor de la secretaría de la Paz y director ejecutivo de la dependencia presidencial de Asistencia Legal y Resolución de Conflictos de Tierra.

La misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), consideró hoy que la jornada electoral se desarrolló sin mayores inconvenientes en los 22 departamentos en los que se desplegaron y que los que se produjeron fueron de tipo menor. En un informe indicaron que algunas personas quisieron depositar su voto en mesas que no les correspondían; otras llegaron al centro de votación en estado de embriaguez y seguidores de los partidos que concurrían pedían el voto para el partido político en cuestión a cambio de un regalo.

"El objetivo del recorrido fue ver cómo se iniciaba el proceso en los distintos centros de votación del país, tomando en cuenta que históricamente Guatemala reporta un 10 por ciento menos de votantes en la segunda vuelta electoral", indicó el jefe de la misión de observación electoral de la OEA, Diego García-Sayán.

Por último, el procurador de Derechos Humanos, Sergio Morales denunció ante el Ministerio Público y el Tribunal Supremo Electoral varios hechos que en su opinión afectaron a las votaciones como la presencia de un movimiento de cerca de 200 ex patrulleros civiles en la localidad de Mazatenango, lo que según él, intimidó a los votantes. Por otra parte según informa el diario Siglo XXI, el procurador de Derechos Humanos recibió varias denuncias de actos de campaña sucia en San Marcos y San Juan Sacatepéquez, donde seguidores de un partido político en contienda ofrecían cupones para vivienda mínima a cambio del voto. Asimismo, denunció la falta de transporte urbano en las zonas 11, 18 y 19, lo que pudo dificultar a los votantes acudir a las urnas.