26 de enero de 2006

Crónica Iberoamérica.- El BBVA estima que Latinoamérica crecerá un 4,1% en 2006

Advierte del riesgo de inflación a medio plazo si siguen las políticas expansivas en la región

MADRID 26 (EUROPA PRESS)

El Servicio de Estudios de BBVA considera que Latinoamérica entrará en un período de crecimiento más estable, con reducciones en la inflación, mejoras en la posición fiscal corriente, menores niveles de endeudamiento externo neto, incremento del grado de apertura comercial y un menor grado de vulnerabilidad del sistema financiero.

Según el informe sobre las principales economías de América Latina, Latinwatch, elaborado por el Servicio de Estudios de BBVA, en los últimos años se ha observado una mejora en tres áreas estructurales: mantenimiento de los equilibrios macroeconómicos fundamentales, mayor apertura del comercio internacional, y fortalecimiento de los sistemas financieros.

Así Latinoamérica continuará creciendo a una tasa muy superior al promedio del período 1980-2005 que fue del 2,1% anual. El avance de un 4,4% del PIB en la región durante 2005, con previsiones similares para 2006 (4,1%), unido a la mejora de las tres áreas estructurales fundamentales, "hacen que el escenario macroeconómico sea benigno en la región" según el informe. Sin embargo, estos factores deberán reforzar en el futuro la capacidad de la región para absorber posibles choques externos.

A pesar de la mejora relativa de las cuentas públicas, los datos muestran que los mayores ingresos corrieron paralelos a un crecimiento de los gastos, debilitando la posición estructural, a excepción de Chile.

Según explicó el economista jefe del Servicio de Estudios, José Luis Escrivá "las suaves correcciones de la liquidez internacional y de los precios de las materias primas deberían impactar marginalmente sobre el crecimiento de la región en 2006". Además la demanda externa mantendría por tercer año consecutivo una cifra notable de avance (4,1%)en la región.

AÑO ELECTORAL

Además, "esta ligera desaceleración se podría agravar si el contexto electoral afecta más de lo esperado a la demanda interna", dijo Escrivá. "Además -señaló- la combinación de políticas económicas cambiará ligeramente, esperando un ligero impulso fiscal en un intenso año electoral, pero con correcciones en la postura monetaria, pasando a una posición menos expansiva, con las excepciones de México y Brasil, que parten de posiciones más restrictivas que en el resto de los países."

Este año se celebrarán elecciones en Costa Rica (Presidenciales, 5 de febrero), El Salvador (Parlamentarias, 12 de Marzo), Perú (Presidenciales, 9 de Abril), Colombia (Presidenciales, 28 de mayo), México (Presidenciales, 2 de julio), Nicaragua (Presidenciales, octubre), Ecuador (Presidenciales,15 de octubre), Brasil ( Presidenciales, noviembre) y Venezuela (Presidenciales).

Según el estudio, el periodo de crecimiento estable de la región ha redundado en una mayor atracción de inversión extranjera directa. "Si bien es cierto que esto es positivo, también es cierto que se han hecho pocos esfuerzos por retomar las reformas estructurales que quedaron pendientes en la década pasada", dijo el economista jefe del Servicio de Estudios de BBVA.

RIESGO DE INFLACIÓN

Escrivá añadió no obstante que "las actuales tasas de crecimiento están por encima de los niveles potenciales y no son compatibles con la productividad de la región y la reducida capacidad para generar ahorro".

Ante la desaceleración de la economía mundial y si continúan las políticas expansivas en los países para mantener altas tasas de crecimiento, se podrían empezar a observar mayores tasas de inflación en el mediano plazo (la previsión para 2006 es del 6%, una décima más que en 2005)" advirtió.