16 de octubre de 2006

Crónica Iberoamérica.-El director de Microrate critica el bajo riesgo que asume la AECI en la concesión de microcréditos

El volumen de negocio de las 57 entidades que ofrecen este producto en América Latina ascendió a casi 1.200 millones de euros en 2005

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El importe medio de los microcréditos que se solicitan en América Latina es de 900 euros. Esta fórmula de financiación, destinada a las personas sin recursos económicos o garantías suficientes para solicitar un crédito comercial convencional es cuanto menos "un fenómeno chocante para los sociólogos", dijo hoy el director de Microrate, una agencia dedicada a la calificación de entidades de microcréditos, Damian Von Stauffenberg.

El directivo alemán explicó hoy, durante la presentación del 'Informe sobre el estado de las microfinanzas en América Latina' en la Fundación BBVA, que el volumen de negocio de las 57 entidades que ofrecen este producto en América Latina ascendió a 1.500 millones de dólares en 2005 (casi 1.200 millones de euros), esto es el doble que en 2004.

"El gran desarrollo es la conexión de estos microcréditos con el mercado de capitales internacional" afirmó el ex directivo del Banco Mundial y de la Corporación Financiera Internacional (CFI).

Von Stauffenberg realizó durante su exposición una crítica a la línea de microcréditos que ofrece la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) puesto que, según él, ofrecen créditos a entidades que podrían acudir a productos bancarios comerciales convencionales.

BAJO RIESGO

Por esto, dijo parte de estos recursos a la cooperación quedan desaprovechados o bien, podrían estar mejor empleados si se concedieran a otras instituciones que, aunque tienen más riesgo, llegan mejor a la "persona sin recursos que quiere solicitar un pequeño crédito para emprender una actividad".

"Quizá es que la AECI no quiere exponer su dinero a un cierto riesgo, pero el microcrédito sin riesgo no es microcrédito" declaró Von Stauffenberg a Europa Press tras la presentación del informe.

Por su parte, la gerente de la Caja Municipal de Arequipa, en Perú, Socorro Acuña, en la exposición sobre el caso peruano, dijo no estar de acuerdo con la crítica del director de Microrate sobre la Agencia de Cooperación española.

"Con esos fondos de la AECI, la Caja Municipal de Arequipa, a la que represento, otorga préstamos hipotecarios a personas que ya tienen experiencia en microcréditos para que puedan mejorar las instalaciones de su pequeño negocio" o incluso para sus casas.

ELOGIOS A LA REINA SOFIA

Algunos, continuó Acuña, con estos fondos de la AECI, mediante el préstamo hipotecario que les damos, "pueden cambiar el techo de lata de su casa por uno de cemento, mucho mejor cuando llueve".

"Las entidades como la AECI no tienen rival. Al principio, hace unos cinco años, la ayuda de las agencias de cooperación fue fundamental para el desarrollo de las instituciones especializadas en microcréditos. Estas ahora son las más consolidadas. Por eso las agencias de desarrollo tendrían que dirigir mejor estos recursos", critica Von Stauffenberg.

En declaraciones a Europa Press, al término de la presentación Von Stauffenberg destacó el esfuerzo y empeño personal de la Reina Sofía en el desarrollo de esta línea de cooperación con los más pobres. "Probablemente en cierta medida, el Gobierno español, está más volcado con los microcréditos gracias a la ayuda inestimable de doña Sofía, que ha creído firmemente en este modelo desde el principio", dijo el director de Microrate.

La presentación de este informe cobra mayor interés después de que la pasada semana se diera a conocer el ganador del Premio Nobel de la Paz 2006, Mohamed Yunus, el ya conocido como 'el banquero de los pobres'. "Yunus tiene completamente merecido este premio Nobel de la Paz", destacó Von Stauffenberg en este acto. El banco Grameen, de Yunus ha concedido préstamos por valor de 4.500 millones de dólares (casi 3.600 millones de euros) y con un porcentaje de morosidad mínimo.

RENTABILIDAD

Los factores clave para asegurar el éxito de los microcréditos son la rentabilidad, cuyo promedio en América Latina es mucho mayor en este sector que en el de la banca comercial, según datos que se presentan en el citado Informe y, por otro lado, el crecimiento sostenido que viene experimentando desde los últimos cinco años esta fórmula de financiación. Además otro factor principal es el riesgo.

Todo esto, según Socorro Acuña "ha incentivado que los bancos comerciales se interesen en ofrecer productos similares". "Hacer microcrédito está ligado a la sostenibilidad y a la rentabilidad, sin esto es imposible el crecimiento", explicó Acuña. Así se genera competencia, lo que es fundamental en este mercado. "Si hay competencia, es más efectivo, ya que los precios bajan, como decía Adam Smith", afirmó Von Stauffenberg.

"Hemos demostrado a los bancos que atender a los pobres puede ser un magnífico producto, con los pobres se puede hacer negocios rentables", afirmó Acuña.

El promedio de nivel de retorno de la inversión, en las entidades calificadas por Microrate, según Von Stauffenberg es del 16,7 por ciento, "este es un índice que ya querrían obtener los bancos convencionales obtener en todos sus productos", dijo el director de Microrate.