26 de junio de 2006

Crónica Iberoamérica.- España tiene previsto destinar hasta el 0,5% del PIB a ayuda al desarrollo en 2008

Caldera inaugura del I Foro Iberoamericano de Desarrollo Social, donde hasta mañana se discutirán propuestas para la Cumbre de Uruguay

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, destacó hoy el compromiso del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en la lucha contra la pobreza y la desigualdad en regiones como la latinoamericana, asegurando que, en tan sólo cuatro años, España tiene previsto duplicar su ayuda oficial al desarrollo hasta llegar en 2008 hasta los 0,5% del Producto Interior Bruto (PIB).

"El compromiso de España con la cohesión social dentro y entre los países latinoamericanos no deja lugar a la duda. Sus aportaciones a importantes programas de desarrollo social en Iberoamérica (...) así como la relevante aportación financiera para el mantenimiento de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) son sólo parte de un conjunto de actuaciones que abarcan a toda la sociedad española", manifestó.

Caldera realizó estas declaraciones durante la inauguración del I Foro Iberoamericano de Desarrollo Social, que se celebra entre hoy y mañana en Madrid. El acto contó con la presencia de la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín; el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, y la ministra de Desarrollo Social de México, Ana Teresa Aranda, país impulsor de la iniciativa junto a España y la Secretaría General Iberoamericana.

"En sólo cuatro años, vamos a conseguir duplicar la ayuda oficial al desarrollo, pasando del 0,25% del Producto Interior Bruto (PIB) en el año 2004 al 0,5% en el año 2008 y, si los españoles nos siguen dando su confianza, en el año 2012 (...) Ahora, vamos a aportar 240 millones de dólares en los próximos 20 años para ayudar a salvar la vida de 25.000 niños", anunció.

"Todo ello --añadió Caldera-- unido a los programas que han hecho posible que más de 100.000 niños de 17 países iberoamericanos se integren en el sistema educativo o que más de 35.000 familias mejoren sus niveles de ingresos y sus expectativas vitales".

LA MITAD POBRE DE LATINOAMERICA

Durante el evento, Caldera destacó la importancia de desarrollar, como se acordó en la pasada Cumbre de Salamanca, una agenda iberoamericana "que refuerce la calidad de nuestras democracias y su capacidad para responder a las expectativas de los ciudadanos en términos de protección de sus derechos y satisfacción de sus necesidades socioeconómicas" y en la "perentoria necesidad de enfrentar los desafíos de la pobreza y la desigualdad".

"Fruto de las reuniones previas (a la Cumbre de Salamanca) se lanzaron iniciativas como la Carta de Derechos Fundamentales de los Jóvenes o el compromiso de la consecución de un Convenio Iberoamericano de Seguridad Social que garantice los derechos adquiridos de los trabajadores inmigrantes de distintos países (que), me recuerda el secretario de Estado de la Seguridad Social, va por buen camino", aseveró Caldera, quien expresó su deseo de contar "pronto" con este importante "instrumento" para garantizar los derechos de los trabajadores inmigrantes en los distintos países.

El ministro hizo hincapié también en la necesidad de impulsar mecanismos contra los "graves déficits de ciudadanía que existen entre nosotros", como la marginación, la miseria, el hambre o el trabajo precario, entre otros. A su juicio, estos problemas "exigen medidas complejas" con diferentes enfoques y actuaciones relacionadas entre sí.

Caldera resaltó que, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el 40% de la población en Iberoamérica es pobre, más de la mitad de ellos viven en la extrema pobreza. En esta región, según la UNESCO, "mientras que los niños procedentes de hogares con mayores ingresos alcanzan casi los 12 años de escolaridad media, los niños de los hogares menos favorecidos sólo llegan a estar tres años en la escuela", señaló.

"No podemos seguir hablando de pobreza y desigualdad en abstracto, son personas las que las padecen". "Como desde España sabemos que, además de predicar, hace falta dar trigo, quiero mencionar el compromiso del pueblo español y su gobierno con toda la ayuda al desarrollo", insistió.

POR UN DESARROLLO SOCIAL INCLUYENTE

Por su parte, Pajín destacó la necesidad de desarrollar un debate "a fondo" sobre el desarrollo social incluyente en Iberoamérica y la importancia de tener como prioridad el desarrollo social y la lucha contra la desigualdad y la pobreza en la región, "uno de los retos del siglo XXI y una urgente necesidad" para estos pueblos.

La secretaria de Estado de Cooperación Internacional aseguró que la actual agenda iberoamericana "marcha razonablemente bien" pero aseguró que este es el momento de "concretar con hechos" las decisiones e iniciativas dibujadas en cumbres iberoamericanas como las de San José o Salamanca a través de una agenda "práctica y centrada".

Por su parte, el secretario general iberoamericano destacó que los temas sociales son "centro de debate en todo el mundo" pero en especial en Latinoamérica, donde la población experimenta una "peligrosa" sensación de "fatiga e impaciencia" ante reformas que podrían acabar realmente con problemas como la desigualdad o la pobreza pero que "no acaban de llegar". A su juicio, esta "intranquilidad" y falta de respuestas "pone en peligro la democracia".

LAS DESIGUALDADES EN MEXICO, PERU Y BRASIL

Resaltó también el problema de la exclusión social en la región, que presenta un componente étnico, además del desempleo o la distribución desigual de las riquezas, como temas a resolver. Este año, dijo, la SEGIB empleará sus esfuerzos en el tema de la inmigración y en 2007 se centrará en la desigualdad.

Durante estos dos días, los ministros y altos responsables de política social de los 22 países que forman parte de la Cumbre Iberoamericana --19 países de Latinoamérica, España, Portugal y Andorra-- debatirán sobre las prácticas de desarrollo social llevadas a cabo en Iberoamérica y sobre el diseño de un Programa de Cooperación Técnica para el Desarrollo Social en la región.

Así lo hicieron la ministra de Desarrollo Social de México, que habló de los buenos resultados logrados por el Programa Oportunidades, destinado a las familias de menores ingresos que viven en el país, donde el 47% de la población no tiene ingresos suficientes para vivir. Por este programa, unos 5 millones de familias mexicanas pudieron acceder a becas, cuentas de ahorro y transferencias a personas mayores, entre otras ayudas.

También intervino en esta primera jornada ministra de la Mujer y Desarrollo Social de Perú, Ana María Romero Lozada, quien habló del programa de transferencias al desarrollo llamado 'Juntos', que lleva nueve meses funcionando y que está destinado a combatir la desigualdad social, la desnutrición y la pobreza entre los más necesitados.

Según la ministra peruana, el Gobierno de Alan García se comprometió a dar seguimiento al programa, en el marco del que también se está dando asistencia a las familias damnificadas por la violencia política que asoló en la década de los 80 muchos poblados del país.

Romero Lozada informó de que, en los últimos cuatro años, la pobreza en Perú descendió en un 2,7%, en un 4,9% la pobreza extrema. Así, a su juicio, aunque las cifras no son alentadoras se puede decir que el país va "al menos en la ruta adecuada" para resolver el problema.

También intervino hoy la ministra de Ingresos Ciudadanos de Brasil, Rosani Evangelista da Cunha, quien destacó que en su país el conflicto es creado "por la desigualdad, no por la pobreza". Según Da Cunha, en su país, que tiene unos 200 millones de habitantes, unos 12,6 millones son pobres y cuatro millones de familias viven en la extrema pobreza. A pesar de que, en los últimos años, se redujo esta cifra, el problema está aún por resolver.