18 de enero de 2007

Crónica Mercosur.- La Cumbre del Mercosur buscará soluciones a las asimetrías internas y estudiará la entrada de Bolivia

La adhesión venezolana a la Tarifa Externa Común y las relaciones de Uruguay con Argentina y EEUU, entre los asuntos más importantes

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

Hoy comienza en la ciudad brasileña de Río de Janeiro la 32 Cumbre de Jefes de Estado del Mercado Común del Sur (Mercosur), que este año, estará centrada en la integración y en medidas para reducir las asimetrías económicas entre los miembros del bloque, tal y como llevan pidiendo Uruguay y Paraguay desde hace unos años, así como la posible entrada de Bolivia en el bloque, patrocinada por el Gobierno de Hugo Chávez.

Sin embargo, también adquirirán protagonismo otros temas que no están dentro de la agenda oficial pero que cobran especial importancia, como la crisis entre Argentina y Uruguay por el conflicto de las papeleras o la probable firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos y Uruguay.

A esta reunión multilateral, que se celebra al menos una vez al año, asistirán numerosos mandatarios sudamericanos, ya que no sólo estarán presentes los ministros de Exteriores y Economía de los países miembros --Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay--, sino que también participarán los de estados asociados --Bolivia, Chile, Perú, Colombia y Ecuador-- la mayoría pertenecientes, además, a la Comunidad Andina de Naciones (CAN), el otro gran bloque de Sudamérica. El peruano Alan García será el único presidente que faltará a la cita.

La petición de ingreso de Bolivia en el Mercosur, formalizado por el presidente de este país, Evo Morales, así como la concreción de la entrada de Venezuela, que tuvo lugar a mediados de 2006 pero se hace necesario definir un calendario para que adopte la Tarifa Externa Común (TEC), serán dos de los principales temas de discusión esta noche y mañana, viernes.

Precisamente, la TEC es uno de los temas más polémicos que se tratarán durante la Cumbre de Río de Janeiro, concretamente en cómo se vería afectada con la posible integración de Bolivia. Brasil y Argentina se muestran favorables a la entrada de este país, pero el Gobierno de Morales pide un tratamiento diferenciado en relación con la tarifa, uno de los pilares de la unión aduanera.

En este sentido, una propuesta de Brasil de eliminar la tarifa doble para los productos de fuera del bloque que entran por Paraguay y Uruguay --las economías más débiles del Mercosur, que además se oponen a la el dólar como moneda oficial de las transacciones dentro del grupo--, y que tienen Brasil como destino, también divide a los países miembros.

Esta propuesta ha sido defendida por el Gobierno de Luiz Inácio 'Lula' da Silva para "disminuir las asimetrías" del grupo. Las enormes diferencias entre unos estados y otros dentro del Mercosur, además de la búsqueda de medidas para recortarlas, es una de las prioridades del encuentro.

FONDO DE CONVERGENCIA ESTRUCTURAL

Por otro lado, la agenda oficial de la Cumbre incluye también las discusiones para el acuerdo especial que podría firmarse con países del Golfo Pérsico, concretamente Arabia Saudí, Bahrein, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Omán.

Otra iniciativa que se llevará a debate en el encuentro multilateral es la aprobación de los dos primeros proyectos que se ejecutarán con dinero del Fondo de Convergencia Estructural (Focen), el cual, con 100 millones de dólares (más de 77 millones de euros) de los que el 70 por ciento son aportados por Brasil, pretende promover el desarrollo de equipamientos sociales e infraestructuras.

Los conflictos entre Uruguay y Argentina por el tema de las plantas de celulosa en las inmediaciones de un río fronterizo y por la posible firma de un TLC entre Estados Unidos y Uruguay son dos de los asuntos más polémicos a los que deberán hacer frente los países presentes en la Cumbre.

Con respecto a la primera cuestión, los presidentes de ambos países, el argentino Néstor Kirchner y el uruguayo Tabaré Vázquez, estarán presentes en Río de Janeiro, el segundo ya ha dicho que, mientras no cesen los cortes de carreteras por parte de manifestantes ecologistas argentinos que están en contra de la papelera de la empresa finlandesa Botnia, no tienen ninguna intención de mantener un encuentro con su homólogo del país vecino para intentar llegar a una solución al diferendo bilateral.

Por otra parte, el convenio de inversiones y comercio (TIFA) que será suscrito a finales de este mes por Washington y Montevideo es visto en el Mercosur como un acuerdo previo a la firma de un TLC, lo cual es considerado como inviable para la permanencia de Uruguay en el bloque sudamericano, el mayor productor de alimentos del mundo.

CONFLICTO ENTRE ECUADOR Y COLOMBIA

Las ministras de Exteriores de Colombia y Ecuador, que han sido invitados a este encuentro como países asociados, mantendrán por su parte una reunión en la que abordarán el conflicto que mantienen por las fumigaciones colombianas en la frontera común para erradicar los cultivos ilegales de coca plantados por la guerrilla.

El nuevo presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha manifestado en más de una ocasión que no permitirá que las aspersiones continúen, ya que alega que el herbicida glifosato utilizado es perjudicial para los seres humanos y el medio ambiente. Incluso, ha anunciado que elevará el caso a organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) o Naciones Unidas.

Sin embargo, su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, descarta este extremo y se basa en la lucha que mantiene su país contra la financiación del terrorismo y el narcotráfico para continuar fumigando.

Tanto la colombiana María Consuelo Araújo como la ecuatoriana María Fernanda Espinosa han mostrado su disposición a acercar posturas durante la cita del Mercosur, aunque también han dejado claro que ninguno de sus gobiernos está dispuesto a ceder en sus posturas.

"IMPENSABLE" SIN EL MERCOSUR

A lo largo del día de hoy fueron llegando a Río de Janeiro los asistentes a la Cumbre, que fue inaugurada por el anfitrión, el mandatario brasileño. Al finalizar esta cita mañana, viernes, la Presidencia pro tempore pasará al Estado paraguayo.

Al inaugurar la reunión de ministros de Exteriores y Economía, el jefe de la diplomacia brasileña, Celso Amorim, se refirió a los avances experimentados por el bloque sudamericano subrayando que las relaciones en América del Sur son "impensables" sin tener en cuenta a ese bloque, cuyo comercio interno actual asciende a 25.000 millones de dólares (más de 19.000 millones de euros).

"Pocos grupos en el mundo, sobre todo de países en desarrollo, tuvieron un crecimiento tan grande", consideró Amorim, quien afirmó que hoy se trabaja también para superar las asimetrías entre sus miembros, cuestión que se tratará mañana y que él espera que se pueda contar con la cooperación de todos los miembros.

Asimismo, señaló que es una "alegría tener ya como miembro pleno a Venezuela, que trae un aporte muy fuerte e importante al Mercosur, no sólo por la economía, sino por sus logros sociales". Para el ministro brasileño, "a los críticos les molestan estos avances y resaltan sólo los problemas, pero a pesar de las dificultades" el bloque "creció, es reforzado con acuerdos energéticos y tiene más fuerza".