29 de marzo de 2007

Crónica ONG.- Las ONGD aumentaron en 2005 un 20% sus fondos, de los que el 57% procedieron de donantes privados

América Latina y Africa Subsahariana, prioridades para la cooperación española

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las organizaciones no gubernamentales miembros de la Coordinadora de ONG de Desarrollo (CONGDE) aumentaron en un 20% sus fondos para el ejercicio de 2005, de los cuales el 57% procedió de donantes privados, según el Informe 2006 presentado hoy en Madrid por la coordinadora. De sus conclusiones se extrae que Africa Subsahariana se ha convertido en la segunda región de destino de la cooperación española, que continúa teniendo a América Latina entre sus principales prioridades.

En concreto, las ONGD contaron en 2005 con un total de 538 millones de euros, de los que 307,6 procedieron de particulares o empresas. Respecto al año anterior, 2004, la ayuda privada experimentó un incremento del 34%. Entre otros aspectos, a la hora de explicar este incremento hay que tener en cuenta la respuesta masiva que recibió la catástrofe del tsunami en el sureste asiático que copó, además de la atención internacional, 69 millones de euros de la ayuda española privada.

Asimismo, otro de los aspectos destacables en 2005 fue el importante incremento de ayuda a Africa, de un 28%. Además, del total de 99,86 millones destinados al continente africano, 89,29 millones fueron a la región subsahariana.

Según explicó el presidente de la CONGDE, José María Medina, las ONG españolas ya venían manifestando desde hace unos años su voluntad de incrementar la ayuda a Africa. Consideró que este interés creciente está relacionado, más que con el fenómeno de la inmigración en sí, con las causas que generan que los subsaharianos dejen sus países.

Así, explicó que la orientación de la ayuda española se enfoca desde la "preocupación por la realidad que vive el pueblo africano", que "se está quedando en el vagón trasero del tren del destarrollo". "Si tuviesen oportunidades de desarrollarse en su patria, en su cultura, con su familia no saldrían de allí", señaló Medina.

Desde la coordinadora, dijo, se considera que una "buena política de cooperación puede tener una buena incidencia" a medio-largo plazo en el Africa subsahariana.

Sin embargo, a pesar de este interés creciente, los países de América Latina continúan estando en lo más alto de las prioridades de la cooperación española. En concreto, los países de Centroamérica, Caribe y América del Sur recibieron en 2005 el 51% de la ayuda de las ONGD. Entre los 15 países de todo el mundo que reciben un nivel mayor de fondos de las ONGD se encuentran Perú, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Guatemala, El Salvador, Honduras, Colombia y República Dominicana.

Mientras tanto, los países de Oriente Próximo recibieron un 36% menos de fondos que en 2004 "debido principalmente a la disminución de fondos en Irán, territorios palestinos o Irak por parte de muchas de las 19 ONGD que trabajan en la zona".

AYUDA PUBLICA

Respecto a la ayuda pública recibida por las ONGD, el informe muetra cómo las aportaciones por parte de la cooperación descentralizada son proporcionalmente superiores a los fondos de origen estatal, principalmente procedentes de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI). De hecho, la financiación pública en el ámbito estatal disminuyó un 16% respecto al año anterior.

Así, de los 234,18 millones de euros recibidos por las ONGD procedentes de fondos públicos, un total de 117,81 millones procedieron de los Gobiernos autonómicos, diputaciones y ayuntamientos.

En cuanto al destino de los fondos, el 69% del gasto fue destinado a la cooperación al desarrollo, a sus programas y sus proyectos, mientras que el 14% fue a parar a ayuda humanitaria y de emergencia. Medina quiso poner de manifiesto como, al contrario de lo que muchas personas creen, la "mayor parte del trabajo es de medio-largo plazo".

En la presentación, la vicepresidenta de la CONGDE, Pilar Orenes, subrayó cómo el 65% del presupuesto de las organizaciones es gestionado a través de las ONG locales en los países del sur.

Orenes también destacó el aumento de los recursos humanos de las organizaciones tanto en lo que se refiere al voluntariado como a personal remunerado y personal local. En concreto, el voluntariado en las ONGD en España creció un 12%, mientras que el personal local creció un 7%, y el remunerado, un 3%.

Así, en 2005, un total de 20.296 personas colaboraron de manera voluntaria con las ONGD, de los que 630 lo hicieron en el terreno. Mientras, hubo 2.838 trabajadores locales, en terceros países, y 3.880 trabajadores remunerados en oficinas centrales (1.422), delegaciones (1.660) y otros países (798).

La vicepresidenta explicó que el perfil del personal remunerado y voluntario de las ONGD es "mujer, entre los 25 y 45 años". Sin embargo, según el informe, esta tendencia se revierte en los cargos que suponen una mayor responsabilidad.

COORDINADORAS AUTONÓMICAS

Por primera vez, el informe de la CONGDE incluye información sobre la estructura, los recursos humanos y económicos y las acciones desarrolladas por las coordinadoras autonómicas que forman parte de la CONGDE, un total de 15. Según explicó Orenes, la ONGD autonómicas y locales "nacieron con el 'boom' de los 90 y han ido creciendo y consolidándose".

En total las 15 coordinadoras agrupan a 326 ONGD de ámbito autonómico y estatal, más las 90 que forman parte de la CONGDE. La vicepresidenta señaló que el trabajo de estas coordinadoras, con "escaso presupuesto", es más de sensibilización, ya que "no ejecutan proyectos concretos". Además, sirven de "principales interlocutores con las administraciones territoriales en políticas de cooperación". La financiación pública de estas coordinadoras supone el 87% de sus recursos.

Todas las organizaciones miembro de la CONGDE han suscrito un Código de Conducta que establece principios éticos de actuación aceptados y asumidos por todas. Como organizaciones al servicio de la sociedad, las ONGD facilitan información periódica sobre sus políticas, sus prácticas, sus presupuestos y someten a control externo sus actividades y recursos, mediante auditorías. Estas informaciones permiten la elaboración de los informes de la CONGDE.