17 de agosto de 2007

Crónica Perú.- La ayuda internacional comienza a llegar a Perú donde siguen las tareas de rescate de las víctimas

Gobiernos e instituciones de todo el mundo han comprometido ya el envío de casi 30 millones de euros

LIMA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

Apenas dos días después de que el miércoles se produjera un terremoto en la costa sur de Perú, los equipos de rescate y la ayuda internacional comienzan a llegar a la zona, en especial a la devastada ciudad de Pisco, donde se estima que el 70 por ciento del municipio ha quedado completamente destruido.

El desolador balance de 510 víctimas mortales, más de dos mil heridos y 85.000 damnificados en la región no parece aumentar de momento, al menos oficialmente, tras el movimiento sísmico que llegó a sentirse en los países vecinos como Chile, Bolivia, Ecuador y Colombia. Sin embargo, la desesperación por la situación vivida y por los hasta ahora pocos recursos disponibles para contrarrestar los efectos del temblor, crece por momentos.

De momento, según informó el director ejecutivo de la Agencia Peruana de Cooperación Internacional (APCI), Agustín Haya de la Torre, la ayuda humanitaria internacional comprometida a Perú asciende a 40 millones de dólares (cerca de 30 millones de euros).

Hoy el presidente peruano, Alan García, hizo un llamamiento a la población de las zonas más afectadas a no caer en la desesperación e insistió en que el Estado estará presente para prestarles ayuda. "Nadie va a morir de sed ni de hambre (...) cualquier grito destemplado forma parte de la desesperación o la histeria comprensible", subrayó el mandatario.

García también anunció la actuación del Ejército peruano para imponer el orden y evitar así saqueos y actos de violencia. Así, aunque reconoció que habrá problemas momentáneos, dio garantías a los peruanos de que se enviarán alimentos y agua potable de forma paulatina. "Lo más urgente en este momento era enterrar a las personas fallecidas y desplazar a los heridos más graves a Lima", precisó.

El mandatario, que hoy visitó Pisco, la ciudad más afectada por el terremoto del miércoles, indicó que en las últimas horas llegaron a la ciudad más de 300 ataúdes y ya han sido trasladados 436 heridos. Además, se habilitarán centros educativos que tengan solidez suficiente como albergue momentáneo para los damnificados.

El presidente peruano recordó que ahora lo más necesario son alimentos y que si alguna entidad nacional desea realizar algún tipo de donación puede coordinarla directamente con el Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI).

PROBLEMAS

En las últimas 48 horas, desde que se produjo el seísmo de 7,9 grados en la escala Richter, se registraron numerosos saqueos en viviendas y establecimientos. El presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo, apeló a la tranquilidad de los afectados "para que no se compliquen las tareas" e instó a los peruanos a permanecer unidos para sacar adelante al país.

Del Castillo agradeció también en nombre del conjunto de ministros el compromiso de los gobiernos, organizaciones internacionales, y organizaciones no gubernamentales, de los que destacó su apoyo y solidaridad con los más de 85.000 damnificados por el terremoto y confirmó que "la magnitud de la catástrofe es muy grande".

Por último, el jefe de los ministros confirmó que durante la mañana del viernes la Agencia Peruana de Cooperación Internacional (APCI) mantuvo un encuentro con los embajadores acreditados en el país para coordinar la ayuda internacional.

Otro de los principales problemas es la falta de ataúdes y según informaron los medios de comunicación peruanos hay numerosos cuerpos que yacen por las calles, además de los que aún no se han podido rescatar.

En la Iglesia de Pisco, que se derrumbó cuando aproximadamente 300 personas asistían a una misa funeral, el equipo de 100 bomberos voluntarios llegados de Lima, la capital, han rescatado con vida a cinco personas y extraído unos 80 cuerpos.

Los esfuerzos de los peruanos para sobreponerse a la tragedia se ven interrumpidos continuamente por las constantes réplicas que les atemorizan nuevamente, sobre todo en Lima y Pisco. Algunos de los movimientos sísmicos registrados desde el miércoles alcanzaron los 6 grados en la escala Richter. A primera hora de la mañana de este viernes, se registró un sismo de 5,5 grados, según confirmó el Instituto Geofísico de Perú (IGP) que detalló que horas antes tuvo lugar otra réplica de 4,2 grados con epicentro a 72 kilómetros al suroeste de Ica, otra de las ciudades más afectadas desde el miércoles.

Los habitantes de Pisco revivieron el miedo y pánico de la noche anterior ante este nuevo movimiento de tierra que duró apenas unos diez segundos. Solo este viernes se sintieron cuatro movimientos superiores a los 4 grados en la escala de Richter, aunque de momento no se han registrado nuevos daños o heridos.

AYUDAS

Gobiernos, instituciones y ONG de todo el mundo anunciaron hoy el envío de ayuda a la zona afectada. La primera ayuda en llegar fue la de Bolivia, que envió un avión de la Fuerza Aérea Boliviana. El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, anunció hoy que viajará este domingo a Perú para expresar la solidaridad de sus compatriotas.

Así lo anunció hoy su homólogo peruano, Alan García, que destacó el "estímulo y apoyo" que Colombia está mostrando. Desde el día después del devastador terremoto el presidente ha dado muestras del agradecimiento de Perú a todos los países por la ayuda que está llegando.

DESDE ESPAÑA

La Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) enviará a partir de hoy a Perú tiendas de campaña, material sanitario, medicamentos y generadores de luz, así como especialistas en emergencias sanitarias y en rescate de personas atrapadas entre los escombros, informó hoy la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín.

En total, "100 toneladas" de ayuda humanitaria que saldrán previsiblemente a primeras horas de la madrugada del sábado desde el aeropuerto de Barajas en un avión rumbo a la ciudad costera de Pisco (al sur de Lima), según precisó Pajín a los medios de comunicación tras reunirse con representantes de los ministerios de Defensa, Interior, Sanidad, de todas las Comunidades Autónomas y de ONG para coordinar el envío de la ayuda.

De esas 100 toneladas, 36 forman parte del material de la AECI y el resto lo aportan las demás instituciones que han querido contribuir al envío de asistencia a Perú, matizó la secretaria.

Parte de los medios humanos, que sumarán alrededor de 30 bomberos y personal de los servicios de emergencia 112, podrían salir en este primer avión, que tiene sólo 13 plazas, bien hacerlo en una segunda aeronave alquilada por la AECI o mediante los vuelos regulares a Lima, donde ya está abierto el puente aéreo con Pisco, precisó la secretaria.

Esta ayuda se sumará a las tres plantas potabilizadoras de agua que ayer desplegó en el terreno la Embajada de España en Lima y que tienen capacidad para atender las necesidades de 3.000 personas al día, recordó.

Por último, la secretaria de Estado destacó la "respuesta inmediata y contundente, una vez más, del pueblo español y de cada una de sus instituciones" a una situación de emergencia como ésta. Asimismo, explicó que la AECI entabló desde ayer conversaciones con las autoridades peruanas, ONG que trabajan sobre el terreno, la UE y diversas organizaciones internacionales con el objetivo de coordinar esta "explosión de solidaridad".