12 de febrero de 2007

Cronica Perú/Chile.- Fujimori pactó con García presionar a Chile para evitar su extradición, según un periódico

Los aliados políticos del ex presidente rechazan esta información y dicen que lo que se intenta es justificar el "fracaso" del proceso

LIMA/SANTIAGO, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Perú, Alan García, llegó a un pacto con el ex mandatario Alberto Fujimori, actualmente en Chile y a quien la Justicia de su país mantiene procesado por delitos de violaciones a los derechos humanos y corrupción, para ejercer presión al Gobierno de Michelle Bachelet y evitar así su extradición a Perú, según publicó ayer el diario chileno 'El Mercurio'. Sin embargo, un parlamentario fujimorista negó hoy este acuerdo, añadiendo que lo que se está intentando es justificar el "fracaso" de la extradición.

El periódico asegura en su artículo que, desde Santiago, Fujimori "articuló un acuerdo secreto" con García que "no sólo contempla el respaldo de sus filas al actual gobierno, sino también la promesa de que no volverá" a territorio peruano hasta 2011. "A cambio, García está haciendo valer su peso para convencer a La Moneda de que la extradición de Fujimori 'no le conviene a nadie'".

Fujimori se encuentra en Chile desde noviembre de 2005, cuando llegó procedente de Japón, país al que huyó cuando abandonó Perú durante su tercer gobierno, en 2000. Tras enviar desde Tokio su renuncia por fax, permaneció refugiado mientras era procesado en ausencia en Lima por los presuntos delitos cometidos durante sus tres gobiernos, que comenzaron con su victoria en las elecciones presidenciales de 1990.

Después de pasar seis meses en una cárcel especial, el ex presidente permanece en Santiago en libertad bajo fianza y con la prohibición de salir de Chile, a la espera de que se inicie el juicio por la petición de extradición de Perú, cuyo sumario fue cerrado definitivamente el pasado 11 de enero, tras lo cual la Justicia podrá dictar sentencia, lo que se espera para marzo o abril de este año.

Según el diario chileno, cuando Fujimori supo que Alan García era candidato a la Presidencia, envió a su hija Keiko a una reunión privada con el líder del APRA en su oficina en Lima, lo que supondría el primero de una serie de encuentros que continuaron con García ya instalado en Palacio Pizarro --sede del Ejecutivo peruano-- y Keiko como miembro de la primera mayoría nacional parlamentaria.

Las negociaciones, indica 'El Mercurio', "tomaron un rumbo más certero: el apoyo del fujimorismo a García a cambio de 'custodiar y proteger a Fujimori', y evitar así su extradición". Asimismo, García se habría comprometido también a revisar los juicios pendientes para que el ex mandatario peruano pueda regresar al país, mientras que éste le habría asegurado que no cruzará la frontera hasta 2011.

DEPENDE DE CHILE

Estos acuerdos beneficiarían a los dos políticos, de manera que el APRA conseguiría la mayoría parlamentaria al sumar los 13 escaños del fujimorismo. Por su parte, el ex jefe del Ejecutivo evitaría tener que presentarse ante la Justicia peruana, lo cual, según el rotativo chileno, "fortalecería su imagen pública en Perú, donde quiere volver a ser presidente".

Sin embargo, la viabilidad de este acuerdo depende de Chile, ya que es la Corte Suprema de este país la que debe decidir si extradita a Fujimori. Por ello, 'El Mercurio' afirma que García puso en marcha una "maquinaria para convencer a La Moneda de la inconveniencia de enviar al ex presidente a Perú".

Si bien en el Ejecutivo chileno "hay coincidencias en que lo mejor para las relaciones con Perú es que Fujimori no sea extraditado, también hay discrepancias sobre la señal a enviar a la Corte Suprema", cuyo fallo definitivo se espera para mayo de este año.

"La extradición es el escenario que más fobia le produce al Gobierno actual", dice el analista peruano Jorge Bruce, citado por el rotativo chileno, ya que considera que si el ex mandatario queda detenido en terreno peruano, el fujimorismo se convertirá en opositor de García, pues deberá asumir la defensa de su líder ante el Estado. Preso en Perú, Fujimori podría pasar a ser una especie de "mártir", generando presión popular contra el actual presidente.

CONSECUENCIAS

'El Mercurio' ejemplifica lo que han podido ser los resultados de estos acuerdos. Así, los dos procuradores (fiscales) anticorrupción que llevaban en Perú el caso contra Fujimori, Ronald Gamarra y Antonio Maldonado, dejaron su cargo acusando al Gobierno de García de no querer realmente extraditar al ex mandatario.

Además, recuerda que el presidente peruano consiguió el "quórum" para dar al fujimorismo la tercera Vicepresidencia del Parlamento, además de la Presidencia de la Comisión de Relaciones Exteriores, que quedó a cargo del ex abogado de Fujimori Rolando Souza.

"A esto se suma que en todos estos meses, García no se ha pronunciado en público sobre el tema Fujimori. Además, la justicia de su país, que tuvo un año para entregar documentos clave para que la Suprema chilena estudie la petición de extradición, presentó los escritos exactamente el día antes de que venciera el plazo", señala.

El periódico sostiene que "Fujimori confía en que no será extraditado, pero está preocupado de que Chile le pida que deje el país". "Por eso, ya mira otros lugares en Latinoamérica para vivir", entre los cuales figuran "Argentina, Ecuador e incluso Venezuela".

REACCIONES

El artículo del diario chileno ya ha provocado reacciones dentro de Perú, tanto de parlamentarios oficialistas y compañeros de partido de García, como de los propios fujimoristas. Así, el Partido Aprista descartó la existencia de este "pacto secreto" para obstaculizar el proceso de extradición.

En declaraciones a los medios de comunicación, el congresista aprista y secretario general de este partido, Mauricio Mulder, reiteró hoy en nombre de su partido su compromiso a impulsar la extradición del ex presidente para que responda ante la Justicia por los delitos que se le imputan.

El parlamentario calificó como "versión absolutamente falsa y provocadora" el artículo de 'El Mercurio', y aseguró que el Gobierno de Alan García "ha dado total libertad" a los procuradores para que impulsen el proceso de extradición del ex mandatario.

"El objetivo (de la publicación) es perturbar las relaciones entre Perú y Chile y no es tan sorprendente viniendo de un diario como 'El Mercurio', que apoyó directamente el golde Augusto Pinochet y a su gobierno represivo y antipopular. Es un sector oscurantista, pretoriano, pegado al militarismo que ya está en retroceso en Chile", agregó.

Por su parte, el parlamentario aprista y ex ministro de Exteriores Luis Gonzáles Posada rechazó la existencia de un pacto entre García y Fujimori, y reiteró que el Gobierno peruano carece de cualquier injerencia en el proceso de extradición al que está sometido el ex gobernante peruano en Chile.

Gonzáles no descartó que el artículo sea una maniobra de los sectores ultranacionalistas chilenos, los cuales, en su opinión, pretenderían bloquear cualquier acercamiento con Perú y, por el contrario, tuvieran el objetivo de generar tensiones entre ambos países.

Asimismo, el parlamentario fujimorista Carlos Raffo negó la versión del diario chileno, y responsabilizó a la "izquierda caviar" de estar detrás de esta información. En declaraciones a la emisora peruana 'RPP', el congresista indicó que esta desinformación ha tenido que salir de Perú y no de Chile, ya que expone supuestos hechos ocurridos en su país.

En este sentido, rechazó categóricamente que haya existido una reunión entre la hija de Fujimori, Keiko, y el presidente García para tratar estos temas, subrayando que los encuentros entre ambos siempre fueron "públicos y transparentes".

Según Raffo, la "izquierda caviar" estaría desinformando a la prensa de ese país, en un intento de poner el "parche" que les sirva de justificación para lo que anticipa será el "fracaso" de la extradición del ex presidente.