7 de mayo de 2007

Crónica Vaticano/Brasil(2).- Con más 155 millones de fieles, Brasil continúa siendo el mayor país católico del mundo

A pesar de la pérdida de creyentes, que disminuye en los últimos años, el catolicismo sigue siendo la religión mayoritaria

El 83% de los brasileños asegura que la religión ocupa un lugar "muy importante" en sus vidas

SAO PAULO, 7 May. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Laura Caldito) -

Brasil cuenta con 155,63 millones de católicos, un 84,5% de su población, según las últimas informaciones dadas a conocer por el Vaticano, días antes de que comience la visita del Papa Benedicto XVI al país suramericano. Sin embargo, otras encuestas publicadas durante los días previos a la llegada del Santo Padre muestran datos diferentes y apuntan a un número de católicos bastante menor.

En lo que sí coinciden todos los sondeos es que, a la hora de observar períodos más largos, se aprecia la tendencia, que tanto preocupa a la Iglesia Católica, de pérdida de fieles en Latinoamérica. Para el Vaticano en 1980, el 90,12% de los brasileños era católico, y en 1990, el 87,7%.

De hecho, uno de los objetivos de la visita del Romano Pontífice a Brasil, que comenzará el próximo miércoles 9 de mayo, es precisamente renovar la fe católica y revertir la tendencia de la pérdida de fieles. En ello confía el nuevo arzobispo de Sao Paulo, Odilo Scherer, quien recientemente reconocía que la pérdida de fieles es un fénomeno mundial que afecta también a otras religiones y manifestaba su esperanza en que la llegada de Benedicto XVI "ayudara a la Iglesia a ver más clara la manera de posicionarse" en este asunto.

Poco después de que se conociera la decisión del Papa de acudir a Brasil, en 2005, el cardenal Claudio Hummes, entonces al frente del Arzobispado de Sao Paulo, ya apuntó que la visita papal supondría "un impulso muy grande para la Igliesa en su actuación misionera".

Por encima de esto, el objetivo principal del viaje de Benedicto XVI es inaugurar la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y Caribe, en la localidad de Aparecida. Desde el día 13 de mayo y hasta el día 31, cerca de 300 obispos y otros representantes de la Iglesia, llegados de todos los países del continente y algunos invitados de Europa, Asia y Africa, harán un diagnóstico de las situaciones vividas por los pueblos de Latinoamérica y Caribe y de la situación de la Iglesia. Se espera que de la Conferencia de Aparecida surjan las directrices para la acción de la Iglesia en Latinoamérica en los próximos años.

El otro gran momento de la visita del Sumo Pontífice será la canonización, dos días antes, de Frei Galvao, el que será el primer santo brasileño. Además, Benedicto XVI protagonizará un encuentro con miles de jóvenes en el estadio de Pecaembu.

DISPARIDAD DE DATOS

Las estimaciones del Vaticano respecto al número de católicos en Brasil contrastan, no obstante, con las del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) y las de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB, por sus siglas en portugués).

Así, según los últimos estudios del IBGE, que datan del año 2000, Brasil contaría con 125 millones de católicos, un 73,8% de su población. Sin embargo, una de las estimaciones más modestas procede de la Iglesia brasileña: según una encuesta de la CNBB, en 2005 sólo un 67% de los brasileños eran católicos. No obstante, Brasil continúa siendo considerado el país con un mayor número de católicos del mundo, según todas las estadísticas.

Junto a la religión católica, conviven en Brasil otras creencias. Según la última encuesta del IBGE, además del 73,6% de católicos, hay en el país un 15,4% de cristianos evangélicos y un 1,3% son espiritistas. Además, un 0,3% de los brasileños son fieles a religiones de origen africano.

El último estudio en publicarse apareció este fin de semana en uno de los diarios más importantes del país, 'O Folha de Sao Paulo', y en él los datos diferían aún más con los del Vaticano. En concreto, el informe elaborado por Datafolha, a partir de ocho encuestas elaboradas en todo el país entre 2006 y 2007, con un total de 44.642 entrevistas, muestra que un 64% de la población brasileña se declara católica, un 17% evangélico pentecostal y un 5% evangélico no pentecostal.

Mientras, los espiritualistas son un 3%, los umbandistas (religión que sincretiza elementos de otras confesiontes, especialmente de las afrobrasileñas) y los adeptos al candomblé (principal religión afrobrasileña) y a otras religiones afrobrasileñas, el 1%. Mientras, un 7% de los brasileños se declara ateo o dice no tener religión.

Cuando Datafolha hizo esta pregunta a los brasileños por primera vez, en agosto de 1994, el 75% de los brasileños se decían católicos, el 10% evangélicos y el 4% evangélicos no pentecostales. No obstante, el director de Datafolha, Mauro Paulino, explicó que la pérdida de fieles por parte de la Iglesia católica ha disminuido en los primeros años del siglo XXI.

Si se estudian los datos por regiones se observan importantes contrastes en lo que se refiere a las dos religiones con mayor número de fieles, el catolicismo y las Iglesias evangélicas pentecostales. Así, en las ciudades del interior del país, el porcentaje de brasileños que se declaran católicos es de 70%, seis puntos por encima de la media. Mientras, en las capitales la tasa cae al 56%, ocho puntos por debajo de la media.

Por su parte, los evangélicos pentecostales se destacan en las regiones metropolitanas del país, donde hasta el 29% de sus habitantes se declaran fieles a estas iglesias. Según Datafolha, el avance del evangelismo en estas zonas puede explicarse por el perfil de estas regiones: carentes de servicios públicos y sometidas a altas tasas de criminalidad, con una población de renta baja y baja escolarización.

Por otra parte, el estudio también señala que cuanto mayor es la escolarización y la renta de los entrevistados, menor adhesión al catolicismo se observa. Así, son católicos el 67% de los que tiene una educación elemental, 62% de los que completaron la enseñanza media y 59% de los que tienen estudios superiores. Entre los brasileños más escolarizados, el 9% se declararon espiritualistas, tasa seis puntos superior a la media nacional. Asimismo, la tasa de católicos es superior entre los mayores de 60 años (71%).

Según el estudio de Datafolha, presentado bajo el título 'Los brasileños y la religión', Brasil ha visto modificado su "mapa de fe", con el movimiento de fieles, pero no su religiosidad. Al menos el 97% de los brasileños entrevistados aseguraron creer totalmente que Dios existe, el 86% cree que "María dio a luz a Jesús, siendo virgen" y el 93% aseguró creer que "Jesús resucitó después de morir en la cruz".

Mientras tanto, otro estudio también presentado en los últimos días mostraba que el 83% de los brasileños considera que la religión ocupa un lugar "muy importante" en sus vidas. El sondeo, elaborado por las universidades federales de Sao Paulo y Juiz de Fora, también señala que el 55% de los brasileños acude a un templo religioso al menos una vez por mes y que el 11% de los entrevistados aseguró tener más de una religión.