24 de enero de 2006

Cuba.- Castro rechaza los "ultrajes" de Bush "a la dignidad y soberanía" durante una multitudinaria manifestación

El líder cubano presidió una marcha frente a la Oficina de Intereses de EEUU contra "los planes agresivos de la Casa Blanca"

LA HABANA, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

Fidel Castro advirtió hoy, durante la multitudinaria manifestación que se desarrolló frente a la Oficina de Intereses estadounidense en La Habana, que Cuba "nunca aceptará ultrajes a su dignidad y soberanía" y consideró que eso "lo sabe muy bien el presidente de Estados Unidos, George w Bush".

Castro habló poco antes de que se iniciara la marcha frente a la Oficina de Intereses estadounidense en esta capital, "en protesta por los planes agresivos de la Casa Blanca y contra el terrorismo", es decir, contra la posible liberación de Luis Posada Carries y contra la colocación, en la fachada de ese edificio, de lo que las autoridades cubanas consideran "letreros provocadores".

El pasado lunes, 16 de enero, la sede de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA) inició la difusión de mensajes en un panel electrónico con artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, informaciones de actualidad y frases de Martín Luther King con el objetivo, según dijeron, de "romper el bloqueo informativo".

LA "CAMPAÑA ANTICUBANA"

El mensaje del Jefe de Estado, dirigido "al noble pueblo de Estados Unidos y a la opinión pública mundial", relacionó los objetivos de Washington en la nueva y "peligrosa campaña anticubana", ya dados a conocer en su comparecencia televisada del pasado domingo.

Recordó que, como parte de la trama, se pretende poner en libertad a Luis Posada Carriles, acusado de ser autor intelectual de la voladura de un avión comercial cubano en pleno vuelo, en 1976, con el saldo de 73 personas muertas.

Dijo que Posada fue reclutado y entrenado por los servicios de inteligencia norteamericanos desde 1961 y participó en monstruosos crímenes y en la Operación Cóndor, organización internacional terrorista que asesinó a personalidades latinoamericanas.

Agregó que fue liberado por la CIA de la prisión en Venezuela en 1985, vinculado a la guerra sucia contra Nicaragua y utilizado durante cuatro décadas para tratar de asesinar al presidente cubano.

Fue excarcelado en Panamá por gestiones del actual presidente de Estados Unidos, mediante un indulto firmado por la entonces presidenta de ese país, Mireya Moscoso, en agosto de 2004 y entró clandestinamente a territorio estadounidense en marzo de 2005.

BUSH, "PELIGROSAMENTE DESESPERADO"

"Bush está peligrosamente desesperado por el fracaso total de sus planes para aislar y asfixiar económicamente a la isla y no se resigna a ello, por lo que hace todo lo posible para satisfacer los deseos de la mafia terrorista cubano-americana", indicó.

"El Gobierno de Bush adoptó medidas para privar a Cuba de ingresos absolutamente legítimos, obstaculizando el envío de remesas de residentes en aquella nación a sus familiares y se propone violar el acuerdo migratorio suscrito bilateralmente", añadió.

Asimsimo, Castro denunció que, "además de buscar pretextos para impedir la venta de productos agrícolas a La Habana por empresarios norteamericanos, se propone forzar una ruptura de los actuales vínculos diplomáticos mínimos existentes desde 1977".

Para ello, según señaló, son las groseras provocaciones que se vienen realizando desde su Oficina de Intereses en esta capital, las cuales no tienen otro propósito.

Castro recalcó que las respuestas de Cuba frente a las provocaciones del Imperio serán absolutamente pacíficas, pero golpearán con toda la fuerza de su moral el insulto.

"Estaremos dispuestos a responder con todas las armas y a derramar hasta la última gota de sangre para rechazar cualquier agresión bélica del Imperio revuelto y brutal que nos amenaza", concluyó.